EL SÁBADO

Sábado 5 de Junio de 2010

 
Materialismo sísmico (y 2)

(Este libro anónimo fue quemado el 14 de septiembre de 1973, seguramente por error. Sólo se conservan dos páginas y ambas son para personas con criterio formado)  
Liberty Valence 2                                   Los falsos poderes de la sismología y la ciencia nos han impedido llegar a la verdad.Los chilenos estamos condenados a la destrucción y al desastre, si seguimos atados a unas creencias que se resquebrajan y se hunden con cada terremoto.

Los sismólogos comulgan con las ruedas de carreta de los enjambres sísmicos, la energía acumulada y las placas tectónicas que siempre acaban donde mismo: es imposible predecir los sismos.

¡Falso!

¡Falso de falsedad absoluta!

El capitán de corbeta de la Armada nacional, don Arturo Middleton, anunció diez días antes y con una carta que se publicó en el diario, el terremoto de 1906.

Esos son los hechos, pero los sismólogos en vez de mirar al cielo, lo que hacen es mirar al suelo y con el seso enterrado, difícilmente van a descubrir el patrón de los sismos y jamás los van a predecir.

¿Por qué no escuchan a la abuela del conventillo, que cuando hace calor y llueve, anuncia que va a temblar? ¿O al campesino que si por frío le duele la rodilla en un día que amaneció con sol y acaba nublado, entonces, seguro que por la noche la tierra se mueve?

La sabiduría popular y ancestral lo sabe: las lluvias y los terremotos son los cordones umbilicales que unen a la Tierra con el universo y consigo misma. Entre medio está el hombre.

¡Los sismos se pueden predecir!

Que no sigan los sismólogos recitando la tabla del uno: si en el norte no pasa nada hace años, es probable que ahí ocurra un sismo enorme, pero no podemos asegurarlo; y cuando el enorme sismo es en el otro extremo, en el sur, la probabilidad se hace total: Chile es un país sísmico y debemos estar preparados para el próximo, que probablemente sea en el norte.

Probablemente inútiles: ¡cuánto mal le han hecho a Chile!

¿Por qué no se van a la Luna?

¿Por qué no siguen la suerte de fariseos, asirios o celotes; y se extinguen?

Middleton, para su predicción, siguió las enseñanzas de David Cooper, capitán mercante y prestigioso autor de la Teoría Cooper: la diferente distancia de los astros con la Tierra es lo que provoca una alteración en la fuerza de gravedad y los cambios de la presión ocasionan los sismos.

Vayan a Villa Alemana y que el astrónomo Carlos Muñoz Ferrada les explique los secretos de la geodinámica, para ver si los sismólogos entienden y ayudan con algo, en vez de decir que todo lo que saben no sirve para lo esencial: la predicción.

¿Por qué el distinguido astrónomo provinciano, que estudió en la Escuela Náutica de Pilotines y es Piloto de la Marina Mercante, contempla la bóveda celestial desde su observatorio en Villa Alemana?

Lo hace porque la gente de mar, y vaya si no lo son don Carlos y los dos capitanes, lo que más hacen es mirar el cielo con la humildad e inteligencia del antiguo navegante, que descubre en los astros más lejanos los secretos de los terremotos. 

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:FRANCISCO JAVIER OLEA
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales