ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Lunes 19 de Junio de 2000

JOSE PABLO GOMEZ:
No Voy a Defender Una Cuota de Mercado

Reformas en sistema de Isapres deben conseguir una cobertura mínima, señaló.
Hasta marzo del 2001 la Superintendencia de Isapres se concentrará en mejorar el sistema de salud privado con la normativa actualmente existente, aunque teniendo en claro que una de las prioridades en materia de transformaciones normativas que se avecinan será reglamentar la existencia de un plan básico de cobertura de patologías mínimas, incluidas la salud dental y mental.

Al menos así lo considera la máxima autoridad regulatoria del sistema, José Pablo Gómez, quien advierte el gran cambio de escenario que a partir del año pasado se produjo, con una marcada tendencia a la disminución de los cotizantes.

Se estima que en el período se retiraron más de 460.000 cotizantes, lo que además se tradujo en una histórica caída de utilidades para las Isapres, en torno al 80%.

Y es que no sólo la crisis las golpeó fuerte. Las reformas implementadas en el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) también contribuyeron, ya que las mejorías en la atención, el aumento de las coberturas en el terreno de las enfermedades catastróficas se transformaron en una dura competencia para el sector privado, en una tendencia que podría continuar acrecentándose en el futuro, a la luz de las metas impuestas por el Ministerio de Salud en el área.

- A la luz de la actitud de la gente el año pasado, pareciera que a las Isapres les salió al camino una fuerte competencia...

- Fonasa empezó a cubrir mejor, a buscar reformas legales que cubrieran mejor a su gente. Buscaba primero tener más facilidades para recaudar y bonificar mejor en libre elección y algunas prestaciones en lista prioritaria. La pregunta es por qué eso no se puede empezar a hacer en el sistema privado. Por qué no se puede establecer cobertura catastrófica, patologías prioritarias, mezcla entre atención hospital preferente y libre elección.

Además hay otra materia, relacionada con el equilibrio de poder entre las personas y las Isapres. Si nosotros observamos que las personas se sienten débiles frente a la Isapre, por ejemplo frente a un alza de precios, a lo mejor no estamos haciendo bien las cosas y eso refleja cierto desequilibrio de información y de poder a la larga.

- ¿En su gestión buscará revertir esta situación dada el año pasado?

- Lo que me interesa a mí es que las personas que están en el sistema tengan la mejor cobertura posible, que las Isapres se sientan confiadas e incentivadas a hacer mejoras en la gestión, con mejores beneficios y planes. Mientras más simples y útiles sean los planes será mejor para la gente que está en el sistema. Y si eso ocurre, a lo mejor la gente vuelve a entrar en él.

- Pero de parte suya, ¿habrá una búsqueda explícita de que la gente vuelva al sistema privado?

- Yo no puedo defender una cuota de mercado para las Isapres. Lo que yo quiero es que ellas mejoren para darle mejor servicio y cobertura a sus ususarios. Si eso ocurre, está la puerta abierta para que vuelvan a tener la participación de mercado que tenían antes. Si no sucede, no es rol de esta autoridad buscar la manera para que la gente siga estando en el sistema, aun cuando le dé mejor cobertura Fonasa.

A mí me parece que existen espacios para que las Isapres hagan reformas que permitan mejorar la cobertura y transparencia del sistema. Lo demás es efecto de mercado. Si funciona bien, la gente se queda en el sector privado y la que recién entra al mercado laboral se va a sumar.

El rol como autoridad es buscar que las personas tengan la mejor cobertura posible. Pero la mayor cuota de mercado depende de cómo actúen cada una de las empresas. Si el discurso de mejorías lo asumen dos Isapres, igual tendrán una reducción del tamaño de mercado.

- ¿En la actualidad advierte grandes disparidades entre las Isapres en la cobertura que entregan y la disposición para mejorarla?

- Hay Isapres que están más orientadas a grupos ricos y otras, a grupos medios. Por lo tanto, si la persona busca, puede encontrar una buena Isapre para sí. Pero de alguna manera todas comparten los problemas de falta de información o de vacío de cobertura, porque la ley no obliga a tener un mímimo de cobertura, sino sólo a la cotización del 7%.

- ¿Cómo han marchado las relaciones con la Asociaciación de Isapres?

- Estamos viendo una agenda de trabajo que incluye acciones de simplificación; la resolución de los problemas de tercera edad y la transparencia de información, como el alza de precios. Esperamos que nos den una buena propuesta. Y estamos evaluando una estrategia informativa a través de Internet para que las personas escojan sus planes.

REFORMAS NECESARIAS

De acuerdo a la visión del Superintendente del ramo, el mejoramiento de la salud privada implicará implementar una serie de cambios en el sector, aunque es enfático en explicar que como autoridad al menos hasta marzo del 2001 estará abocado a una "fase operativa", que contempla agilizar y proveer más información a las personas de los planes de salud e Isapres disponibles - para que puedan tomar las mejores decisiones- ; simplificar instrumentos y contratos para que la información general sea más comprensible para los usuarios y la fiscalización y retroalimentación con los reclamos de la gente.

Luego de dicha fase desarrollada, Gómez estima que habrá más claridad para analizar las reformas legales necesarias, razón por la cual en la actualidad la Superintendencia no está participando activamente en las propuestas que a nivel legislativo se han formulado para la salud privada.

Respecto de los cambios normativos, una de las tareas que Gómez estima prioritarias es generar un plan de cobertura mínima para todos los afiliados, en vez de centrar la discusión en la posibilidad de cambiar la cotización del 7%, pues, según enfatiza, "primero hay que preguntarse los problemas de salud que queremos resolver y después vemos cuánto cuesta y cómo se financia".

En concreto, la autoridad plantea la necesidad de buscar la incorporación de un cuerpo de patologías mínimas que deben ser cubiertas a todo evento, dentro de la cual estima que no pueden quedar ausentes temas como la cobertura adicional catastrófica para enfermedades de alto costo, la salud dental y mental, así como los grupos de tercera edad, en relación con el mayor costo que ellos deben afrontar para estar cubiertos.

Adicionalmente plantea la necesidad de mejorar las coberturas de los planes, pero sobre todo los modos de gestión, la manera de proveer esas coberturas, para que se realice de la forma más eficiente posible.

Según explica, hoy las coberturas y los planes son sólo una estructura de bonificaciones, por lo que la gran discusión debería centrarse en saber cómo las personas acceden a los servicios de salud, a las prestaciones, porque ello determina el costo, tanto para las personas como para las Isapres. "Yo creo que para las personas es más importante saber dónde se atienden, que saber que les van a cubrir un evento en libre elección.

Respecto de la extensión de los plazos y de los planes, Gómez estima que con el sistema propuesto de extender dicho plazo a 5 años - como algunos sectores han planteado- no está claro si realmente se mejora o no el sistema, ya que se introduce una rigidez que para los requerimientos de algunas personas puede no ser tan beneficiosa o deseada.

Por ejemplo, en el caso de la gente independiente, que cambia de trabajo, que incrementa su número familiar, no es tan claro que le convenga un plan de 5 años, concluyó.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El superintendente de Isapres, José Pablo Gómez.
El superintendente de Isapres, José Pablo Gómez.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales