DEPORTES

Lunes 15 de Abril de 2002

PERFILES: JUAN CARLOS LOAIZA Y EDUARDO TAMAYO
A caballo por la vida

Montando a Talento y Almendra, los representantes de la Asociación Valdivia dieron una nueva clase en el Campeonato Nacional. Jinetes experimentados y seguros, la historia ya les reservó un sitial de honor. Pero ellos van por más.
Loaiza, a la puerta del récord

Tras la consagración del domingo 7 de abril en Rancagua, Juan Carlos Loaiza (46 años) suma tres títulos nacionales de rodeo en forma consecutiva, un logro inédito.

Pero el jinete del Criadero Santa Isabel (Asociación Valdivia) se aproxima a una meta aún más impresionante: está a un cetro de igualar al legendario Ramón Cardemil como el corralero con más campeonatos a su haber: siete (ver infografía).

Cuando se habla de eso, suena muy bonito. Pero no es mi finalidad superar a una u otra persona. Este es un trabajo que hay que tomar en forma muy seria para responder a la confianza que en uno han depositado, cuenta Loaiza, ya instalado en su casa de Metrenco (Novena Región).

- ¿Pero qué siente al ver el lugar que ya ocupa en la historia?

Uno mira hacia atrás y ve que el camino recorrido ha sido el correcto. Y no queda otra que sentirse realizado. Uno se fija metas y no siempre las cumple. Por eso, cuando se logra un objetivo, después de haberse preparado con mucha dedicación, la alegría es grande.

Loaiza se crió en Lanco. Y aunque siempre estuvo cerca de los mancos, tal como su padre Ernesto, nunca imaginó lo que podría venir. En ese época, jamás me tracé las metas que conseguiría ya grande. Andar a caballo se tomaba como algo natural, lo mismo que topear y otras actividades en el campo, recuerda.

Su primer Nacional vino en 1974, en Talca. Se me venía la medialuna encima, admite el representante del Club Futrono.

- ¿Y qué siente ahora? ¿Todavía hay nerviosismo?

Hay una preocupación lógica, sobre todo cuando los caballos no están aptos físicamente. Tuvimos la posibilidad de llegar con varias colleras a la final, lo que nos causaba un mayor desgaste, pero también más tranquilidad. Además, entrando a la medialuna a uno se le pasa todo, como que agarra energía.

- ¿Cómo es correr con Eduardo Tamayo?

Corrimos juntos por primera vez en 1992, cuando llegué al Santa Isabel. Con él, salgo confiado. Sé que si tiene la posibilidad de atajar, lo va a hacer. Nos complementamos y conocemos tan bien que ni siquiera nos hablamos cuando estamos corriendo.

- ¿Qué pasará con Talento, que ya igualó a Papayero con dos títulos?

Es un caballo relativamente nuevo (29/10/91), así que espero que pueda tenerlo durante por lo menos un par de años más en el Campeonato Nacional. Para nosotros, es muy importante que el Criadero Santa Isabel nos permita disponer de material de primera calidad para realizar nuestro trabajo. Además, somos un verdadero equipo.

Tamayo, un ejemplo de vigencia

Un cuarto de centuria ha transcurrido entre el primero y el cuarto título nacional obtenido por el parralino Eduardo Tamayo (52 años). Ningún jinete ha conseguido siquiera acercarse a tal proeza de vigencia en las alturas.

No sé cómo explicarlo, si ni siquiera sabía ese dato, dice sonriente el corralero. Luego, ya más serio, ahonda en su método: El que se considera bueno, llega hasta ahí no más. Uno nunca termina de aprender en esto. Siempre hay que trabajar para ir superándose.

No por ello, eso sí, ha rehuido el festejo posterior a su consagración en la Medialuna Monumental de Rancagua.

Estos días han sido de pura celebración. Asados, partidos de fútbol, salir a cazar y, por supuesto, disfrutar con la familia... Pero si uno se queda celebrando siempre, puede ser el último título, comenta Lalito.

Desde 1981 en el Criadero Santa Isabel, Tamayo es un confeso admirador de Ruperto Valderrama (cinco veces campeón de Chile), Ramón Cardemil (siete), Santiago Urrutia (una) y Ricardo de la Fuente (tres).

También lo es del delantero Marcelo Salas y de quien lo ha acompañado en tres de sus cuatro coronaciones en el Chileno, Juan Carlos
Loaiza. El 'Matador' es lo más grande que hemos tenido los hinchas de la U, dice sobre el futbolista. Correr con Juan Carlos es fácil, es un placer. Es un jinete muy efectivo y un muy buen compañero, dice del corralero.

Tamayo volverá a reunirse con su partner recién para el 18 de septiembre. Ahora me dedicaré a preparar los caballos nuevos, que vienen muy buenos, sostiene.

- La yegua Almendra llegó lesionada al Champion. ¿Cómo logró disimular el asunto?

Tratando de que no estuviera delicada, que el dolor no fuera tan agudo. Se le hizo hidromasaje y se le dio el mayor descanso posible. Al comienzo, no sabíamos de qué lesión se trataba, hasta que descubrimos que era un desgarro en el pecho.

- ¿Cómo evalúa el último Nacional?

La competencia fue bastante pareja. Es que a Rancagua llegan los mejores. Al empezar el cuarto animal, eran varias las colleras que podían ganar.

- ¿De qué manera explica, entonces, que el Santa Isabel ya tenga tres títulos seguidos?

Por la dedicación al trabajo. Además, por ejemplo, el Escorpión se retiró y ya hay caballos para reemplazarlo. Uno no se puede quedar dormido.

- ¿Cómo proyecta su futuro corralero?

Uno trata de estirar la cuerda al máximo. Por ahora, me siento muy bien. Me gusta correr, no me cansa.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
EL ABRAZO DE RANCAGUA: Juan Carlos Loaiza (izquierda) y Eduardo Tamayo celebran la obtención del título nacional, el segundo consecutivo para la exitosa dupla del Criadero Santa Isabel.
EL ABRAZO DE RANCAGUA: Juan Carlos Loaiza (izquierda) y Eduardo Tamayo celebran la obtención del título nacional, el segundo consecutivo para la exitosa dupla del Criadero Santa Isabel.
Foto:Mario Muñoz


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales