DEPORTES

Sábado 7 de Agosto de 1999

Flechas de Plata

La arquera Denisse Van Lamoen, de sólo 19 años, se alzó con el segundo lugar, a un punto de la ganadora, para sumar la décima medalla de Chile en estos XIII Juegos Panamericanos.
A eso se llama acertar medio a medio en el blanco. Confiar en la propia supremacía. Sentirse ganador desde el primer momento y llegar a disputar la gran final. Como lo hizo ayer la juvenil Denisse Van Lamoen, quien con su flamante medalla de plata en el tiro con arco, y a un escaso punto de haberse quedado con el oro, dio a Chile su décimo podio en estos XIII Juegos Panamericanos, y una tremenda alegría no sólo para este deporte - antiguo y clásico- , sino para todo un país que tanto necesita de ejemplos como éste.

Denisse Van Lamoen llegaba a este certamen continental precedida de tres medallas de oro, una de plata y dos de bronce, conseguidas el año pasado en la Copa de Las Américas, en La Habana. Casi un Panamericano específico, que incluía a la mayor parte de las deportistas que la chilena debía enfrentar aquí en Winnipeg.

Sin embargo, la deportista sabía que para alcanzar el podio tendría que ser muy fuerte y enfrentar no sólo el nerviosismo lógico de un deporte que requiere de una claridad mental a toda prueba: la iquiqueña tendría que lidiar contra dos meses sin entrenamiento debido a la fractura de una costilla, en abril pasado; contra el hecho de no tener entrenador; y contra el esguince de tobillo que sufrió a su llegada a Winnipeg.

Nada la amilanó. Es más, como ella misma lo explicó luego de la gran final, "yo sí que estaba consciente de lo que era capaz de hacer. No muchos creían en mí, pero yo me creía mi cuento. "Aperré". Me torcí el tobillo cuando llegué, incluso los médicos dudaban que pudiera recuperarme bien, pero ya había trabajado mucho para llegar aquí y tenía que luchar por lo que sabía que podía conseguir".

Así las cosas, la deportista fue pasando rondas y distancias durante los tres días de la competición individual, celebrada en el parque Assiniboine, terminando cuarta el primer día de clasificaciones; tercera, en el segundo; y segunda en el ranking que daba derecho a entrar a cuartos, semifinal y final por las medallas en disputa. En el camino quedaron canadienses y estadounidenses.

Y allí, una vez en el enfrentamiento final, la deportista se tuvo que medir con la experimentada cubana Yaremis Pérez, con quien sostuvo una medición parejísima. La isleña ganó el oro con un score digno de un filme de suspenso: 107-106.

"NECESITAMOS APOYO"

"Nací en Arica, pero viví mucho tiempo en Iquique, así es que me considero iquiqueña. Empecé en el tiro con arco a los 13 años, y el '96 empecé a competir. Partí ganando el Panamericano Junior, y desde allí seguí mejorando poco a poco, hasta llegar a estos Juegos. No tengo entrenador. Tuve uno, hace tres años, que era ruso y que me enseñó prácticamente todo lo que sé. Pero ahora, junto con Oscar Pérez, que es arquero también y que es mi mejor amigo, nos ayudamos entre los dos. Entrenamos y nos ayudamos mutuamente. Pero no tengo entrenador", comentó la arquera tras su presea de plata.

Es claro que el caso de Denisse Van Lamoen lleva a pensar, entonces, que lo suyo es talento innato. Antes, practicó tenis de mesa, vóleibol y carreras en patines. "Pero al final encontré el tiro con arco y es lo mío. He dejado todo por este deporte. Estoy dedicada en un 100 por ciento. Y seguramente por eso es que los resultados se han dado", agrega la deportista.

"Este resultado me deja totalmente feliz. Ahora vendrá una semana de relajo y luego, no sé, me gustaría mucho poder ir a entrenar fuera de Chile. Creo que este resultado me ayudará a conseguir el apoyo necesario. Mi idea es ir a Francia, a entrenar. Además, aún no lo he confirmado, pero con este resultado estaría clasificando para Sydney 2000", anunció la feliz medallista.

Denisse Van Lamoen Gómez, a los 19 años, ya se ganó un lugar en la historia del deporte chileno. Y, por cierto, el derecho a tener un deseo ferviente: "Así como yo, hay muchos otros buenos deportistas en Chile. Muchos otros que tal vez no estén aquí en Winnipeg. En Chile hay campeones, pero que no los han sabido aprovechar. Por eso, hay que ayudarlos, para que no estén tan solos como ahora".

Por María Elena Guzmán M.,
Enviada Especial a Winnipeg

Camino de Metal

Su desarrollo a través de todas las fases del torneo panamericano fue ejemplar. Y, de hecho, si se hubiesen premiado, como es lo normal, cada una de las distancias en forma separada - tal como en las pesas y las carreras en patines, en el tiro con arco se disminuyó el número de medallas en disputa- , Denisse Van Lamoen habría logrado dos preseas de oro y una de bronce, más la de plata en la clasificación total.

Porque la arquera chilena fue la mejor en los 70 metros; la mejor en los 30 metros; y la tercera en el total. Por lo que su medalla de plata tiene aún mayor solidez.

En la primera jornada (70 y 60 metros), la arquera nacional terminó en el cuarto lugar, con 625 puntos, siendo superada por las estadounidenses Denise Parker (637) y Adrienne Dykman (635), y por la cubana Yeremis Pérez (626), su gran rival de ayer.

Luego, en el segundo día de competiciones, correspondiente a las distancias cortas (50 y 30 metros), pasó a situarse tercera, con 1.283 puntos. En esa clasificación era superada ahora sólo por las norteamericanas (Parker, con 1.304, y Dykman, con 1.290).

De manera que a la ronda final, ayer, llegó con lógicas expectativas de subir al podio. En la ronda matinal, terminó segunda. Y con ello pasó a los octavos de final, en la que se midió con la canadiense Caroline Labrecque, con triunfo de 157 a 148. Con ese resultado, pasó a los cuartos de final, donde dio cuenta fácil de otra canadiense, Angela Cramer, por 106-88.

Con eso, Denisse Van Lamoen ya estaba casi frente a la medalla. Y pasó a la semifinal, en la que midió fuerzas y puntería con la estadounidense Kathleen Loesch, y triunfó por otro score de excelencia: 106-99. Era el paso previo a la gran final.

Y una vez, entonces, en esa ronda definitoria por el oro, y ante la cubana Pérez, la chilena debió hacer uso de sus nervios de acero. El enfrentamiento a 70 metros se dio flecha a flecha: 24-26 (a favor de la cubana); 27-29 (a favor de la cubana); 28-27 (a favor de la chilena); y de 27-25 (de nuevo para la arquera nacional): total, 107-106.

Toda una batalla.

Una gran batalla.

Winnipeg




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales