VIDA Y SALUD

Viernes 18 de Noviembre de 2005

Discriminación juvenil:
¿Quiénes están detrás de la campaña anti-flaite que circula en internet?

Son universitarios que dicen interpretar un sentimiento antidelincuencia. Expertos advierten del peligro de esta iniciativa, que puede llevar a la intolerancia y a la violencia.

LEONARDO NÚÑEZ y CARMEN RODRÍGUEZ

"El flaite es un ser miserable que merece ser atacado". Cronopios (19 años), como se identifica en internet, es un estudiante de medicina, que ha pasado casi una hora -frente a una cerveza en un pub de Providencia- explicando su rechazo hacia los delincuentes juveniles, a los que él, de manera despectiva y casi con asco, simplemente llama "los flaites".

Lo acompañan tres amigos, que lucen como cualquier joven universitario de clase media. Todos muestran carnés que los acreditan como estudiantes de universidades privadas y estatales: uno de auditoría, otro de ingeniería informática y su polola, próxima a egresar de periodismo. Ellos crearon hace un mes el blog "pitéate un flayte", inspirados en una cadena de internet sobre la campaña "Por un mundo mejor, pitéate un...", del programa "Máximo Volumen" de Radio Carolina. Este espacio llamaba a combatir a quienes ellos llaman "flaites", aunque en un tono de humor e ironía.

Juego peligroso

Pero el lenguaje usado era tal que horrorizó a la diputada Carolina Tohá, quien el martes interpuso un recurso de protección en contra de "Máximo Volumen" y de la radio Carolina, acusándolos de discriminatorios y de atentar contra los derechos de las personas. Al día siguiente, la emisora sacó el espacio del aire, diciendo que su intención nunca fue discriminar ni estigmatizar sino "solidarizar y hacerse parte de la inquietud de los jóvenes frente al fenómeno de la delincuencia juvenil".

Sin embargo, el movimiento sigue a través de la web. En su blog, Cronopios y compañía describen que los "flaites" son delincuentes juveniles de clase baja, que hablan y huelen mal. Enumeran las palabras que usan e instruyen cómo eliminarlos en caso de encontrarse con uno en la calle.

"Creo que esto partió, efectivamente, como una broma, pero se desbocó", advierte el sociólogo Raúl Zarzuri, especialista en culturas juveniles. "Hay grupos de 'skinheads' que se pueden agarrar de algo como esto para agredir a personas que ellos ven como diferentes".

El sociólogo Mario Sandoval, director del Centro de Estudios de Juventud de la Universidad Católica Silva Henríquez, concide con que esto puede haber partido como un juego pero que ahora es más que eso: "Ellos están usando un lenguaje de violencia verbal. Es una verdadera provocación para los grupos que se sientan aludidos por estos mensajes", precisa.

Los creadores del blog admiten que esto partió como un juego pero que empezó a tener una resonancia que no esperaban. "Nuestra página tiene varias visitas y en nuestras universidades nos reconocen. Y hay más personas armando sus propias páginas. Nos hemos dado cuenta de que recogimos un sentimiento de molestia que hay en la ciudadanía hacia estos tipos", dice Cronopios.

Xolosqui (21), alumno de auditoría, intenta explicar tanta animadversión: "Muchas personas están frustradas de que ellos los asalten o los amedrenten sin que después vayan a la cárcel. Y si ellos rayan nuestras murallas, por qué nosotros no podemos atacarlos por internet. Pero que quede claro: nosotros no atacamos a los pobres, sino que a los delincuentes que hacen daño".

Los sociólogos coinciden en que este movimiento puede haber partido de personas que han sido víctimas de la delincuencia, "pero de ahí a inferir que todos los jóvenes de estrato bajo y que se visten de una determinada manera son peligrosos es muy diferente... Y muy peligroso, sobre todo en una sociedad tan clasista como la nuestra", dice Zarzuri.

Y agrega Sandoval: "Según ellos, un flaite pasa a ser cualquiera que se viste con zapatillas y pantalones de tiro bajo. Pero resulta que muchos de los jóvenes que se visten así son completamente pacíficos".

Para los especialistas, los líderes de este movimiento virtual también son marginales, aunque en un sentido distinto al de los supuestos flaites: "Al decir 'pitéate un flaite', están llamando a cobrarse justicia con la propia mano; están diciendo no confíes en las instituciones. En el fondo, están disparando desde fuera de la cancha. Y son un grupo minoritario: si no fuera por internet, muy pocos sabrían de ellos", dice Mario Sandoval.

A pesar de considerarlo aún un fenómeno marginal, los sociólogos consideran positivo que una situación como ésta se haga pública. Por un lado, dicen, en los chilenos suele haber desconfianza y temor frente a las personas que son diferentes, como lo consignó un informe del PNUD. "Y esto nos aleja de ser una sociedad realmente moderna", precisa Mario Sandoval.

"Ser civilizados tiene que ver con que podamos encontrarnos en sociedad entre personas diversas -puntualiza Zarzuri-. Pero aquí está muy fuerte la idea de que debemos ser lo más homogéneos posible".

Un término amplio

Desde que se popularizó en el lenguaje juvenil a comienzos de esta década, el término "flaite" (que viene del inglés "flight, volar), ha tenido diversas acepciones. Según cuenta el sociólogo Raúl Zarzuri, experto en culturas juveniles, uno de los usos de "flaite" apunta al ámbito de la delincuencia. Pero hay otro que sindica a los "flaites" como aquellos que se visten de lo que no son. Es decir, alguien que usa un look de hip-hopero o graffitero, pero que realmente no pertenece a esa cultura.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Los creadores del blog
Los creadores del blog "Pitéate un flayte" prefieren mantenerse en el anonimato para "no tener problemas" en sus universidades.
Foto:HÉCTOR FLORES


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales