VIDA SOCIAL

Domingo 26 de Diciembre de 2004

Gustavo Lagos Matus


Se fue calladamente, al amanecer, hace un año. Sin estridencias, como había vivido, creando ideas nuevas y construyendo instituciones que perduran hasta hoy. Creó y fue el primer secretario de Flacso que contribuyó poderosamente a levantar el nivel de las Ciencias Sociales en Chile. Más tarde -llamado por su amigo Felipe Herrera, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, y de acuerdo con la idea de que ese Banco era "algo más que un Banco"- creó la Unidad de Adiestramiento del Banco que ha hecho realidad, para decenas de profesionales en América Latina, una mayor igualdad de oportunidades en el campo de las Ciencias Sociales y Económicas.

Posteriormente y siempre con Felipe Herrera, creó y fue el primer director del Instituto para la Integración de América Latina, Intal, con sede en Buenos Aires, pionero y diseminador de la idea de la necesidad de la integración del continente.

Formó parte, como miembro representante de América Latina, de un grupo de Orden Mundial, que postuló, promovió y publicó un conjunto de propuestas para un mundo preferido, propuestas que contenían, en 1960, algunas de las ideas que hoy están siendo aceptadas como necesarias para un desarrollo sostenido y una paz posible. La propuesta de Gustavo se expresó en un libro que lleva por título "La sociedad docente" y allí se postula que la paz y el desarrollo se deben afirmar en una continua educación de toda la sociedad.

Fue autor de varios libros, uno de los cuales, "International Stratification and Underdevelopped Countries", publicado en Estados Unidos, ha sido usado como libro de texto por varias universidades norteamericanas.

En el breve espacio de tiempo en que fue ministro de Justicia del Presidente Frei Montalva, alcanzó a dar forma y terminó la Reforma Constitucional que propulsaba ese gobierno.

Como secretario de Partido Conservador Social Cristiano, estuvo en la formación de la actual Democracia Cristiana, de la que fue un miembro fiel.

Sólo he mencionado lo más saliente de una vida muy plena, que incluyó asimismo la pintura, donde expresó libremente sus concepciones del mundo y de la vida.

He querido dejar estampado este testimonio en homenaje, también, a todos aquellos, que, como él lo hizo en su vida, laboran hoy en silencio, para que el mundo sea mejor.

Marta Cruz-Coke de Lagos


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales