DEPORTES

Lunes 17 de Abril de 2000


Wanderers: Por lo menos la embocó

La igualdad frente a O'Higgins provocó frustración en Valparaíso. Pero los hinchas porteños tienen a lo menos un consuelo: su equipo convirtió.
Suena a maleficio, pero en Wanderers todavía no pueden abrazarse luego de su regreso a Primera división. Finalizaron su participación en el torneo de Apertura sin victorias y ahora iniciaron su periplo en el Campeonato Nacional con una trabajada igualdad. Su delantera estaba invicta: no habían convertido ningún tanto y al menos ayer en Playa Ancha lograron perforar la valla del rival.

Pero, como manda la costumbre, debieron sufrir. Mauricio Dinamarca abrió el marcador para O'Higgins. El tanto del volante rancagüino instaló los fantasmas de temporadas no muy lejanas en el puerto, cuando planteles numerosos y de buen cartel terminaron descendiendo o salvándose en la última fecha. Fue un volante, Moisés Villarroel, el encargado de romper con el maleficio. Convirtió el tanto del empate que sirve al menos para tranquilizar al plantel y su cuerpo técnico.

El desempeño de los verdes fue confuso, sobre todo en el segundo tiempo, cuando la expulsión de Mauricio Rojas se notó demasiado. De pronto, expectativas algo desmesuradas presionan en exceso a los jugadores, que terminan transformándose en un equipo previsible, sin sorpresa, carente de profundidad. Ayer chocaron frente a la muralla que dispuso el cuadro de Eduardo Salas, sufriendo además con la velocidad del paraguayo Alcídes Fleita y de Ricardo Viveros, que complicaron al fondo caturro salían en contragolpe. No se vio bien el colombiano Francisco Cassiani, uno de los debutantes en el cuadro que adiestra Jorge Garcés.

Aún es prematuro emitir juicios. Wanderers incorporó buenos jugadores, pero la puesta a punto requiere tiempo. Y en el fútbol, se sabe, los plazos suelen ser muy cortos.

Por Jaime Valencia
Corresponsal en Valparaíso


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Moisés Villarroel terminó con la maldición caturra. El volante mundialista convirtió el primer gol oficial de Wanderers en la temporada. Aunque no alcanzó para quedarse con la victoria.
Moisés Villarroel terminó con la maldición caturra. El volante mundialista convirtió el primer gol oficial de Wanderers en la temporada. Aunque no alcanzó para quedarse con la victoria.
Foto:Alejandro Carballal
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales