NACIONAL

Miércoles 14 de Diciembre de 2005

Lagos cambia norma y visa salida de Bitar

Hecho fue interpretado como una muestra de inquietud de La Moneda.

MARIO GÁLVEZ Y VÍCTOR ZÚÑIGA

El Gobierno salió en ayuda de la candidata presidencial de la Concertación, Michelle Bachelet, y aceptó que el ministro de Educación, Sergio Bitar (PPD), renunciara al cargo para integrarse a su comando.

Con esta actitud, el Presidente Ricardo Lagos dio claras muestras de la preocupación que tiene por el balotaje y confirma los peores temores de los asesores de La Moneda, en el sentido de que el peor contendor que podría tener Bachelet era Piñera.

La situación contrasta con lo ocurrido antes de los comicios, cuando el Jefe de Estado tuvo una postura absolutamente distinta frente a los rumores de la salida del titular de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, tras conocerse la encuesta CEP que reflejaba una baja de Bachelet.

Pero ahora, con los resultados definitivos sobre la mesa, las piezas comenzaron a moverse el mismo lunes, luego de los análisis realizados tanto en la sede del Gobierno como en el comando bacheletista.

El propio Lagos se reunió con su comité político para revisar los pasos que se podrían dar para apoyar a la candidata. Pero advirtió que sólo ella estaba en condiciones de decidir si incorporaba a ministros y señalar los nombres de quienes necesitaba.

El elegido, el titular de Educación Sergio Bitar, se entrevistó ayer muy temprano con ella para finiquitar detalles del papel que quería en el comando.

Aunque el compromiso era mantener absoluta reserva hasta la noche, porque querían presentarlo como la sorpresa del acto, el hecho trascendió.

En una actividad pública, el Presidente se mostró sorprendido por la reunión matinal Bitar-Bachelet. Pero dio señales de que algo venía al responder: "No se descarta nada. Si al comando le interesa eso para fortalecerlo y hay disponibilidad, sí. No veo problema, no hay drama".

Y antes de retirarse, un periodista le preguntó si no encontraba grave que el ministro de Educación concurriera a una actividad al comando de Bachelet en horas de trabajo. Lagos, con sonrisa cazurra, le respondió: "Voy a averiguar lo que pasó... pero averigua tú lo que va a ocurrir a la tarde".

Pasado el mediodía, el Presidente se dio por enterado de la renuncia de Bitar y el asunto quedó hasta ahí, porque el resto quedaba en manos del comando, ya que el Gobierno no quiere aparecer interviniendo en sus decisiones.

Se jugó al misterio hasta las 19 horas, en el que el vocero Osvaldo Puccio, quien ya estaba en el acto de Bachelet, recibió la orden de anunciar la dimisión.

El propio Bitar confirmó que formalizó su renuncia ante Lagos a eso de las 19 horas, dejando de lado las respuestas evasivas que dio al mediodía.

Mientras había rumores de su partida durante todo el día, la otra gran incógnita era quién lo sucedería en el cargo.

Sucesión y desafíos

Entre los posibles nombres estaban el del subsecretario de Educación, Pedro Montt (DC), o de la jefa de División Superior, Pilar Armanet (PPD).

Ambos, desde el Estado Nacional, dijeron no saber nada y todo dependía de La Moneda.

Otra alternativa podría ser alguien "externo" a la cartera.

Bitar concurre hoy temprano al Mineduc para esperar la decisión final que adopte el palacio para el ajuste de gabinete.

Mientras ese tema debe aclararse en las próximas horas, oscuros nubarrones -aún en diciembre- deja la abrupta partida de Bitar como ministro de Educación por los temas relevantes que quedan, literalmente, en el aire en ese sector.

De hecho, su última actividad ministerial la desplegó ayer por la tarde en el Senado buscando agilizar el proyecto de acreditación de carreras e instituciones de educación superior, una iniciativa que ya lleva varios años "empantanada" en el Congreso.

Gracias a la "muñeca legislativa" que Bitar adquirió como senador, ese proyecto ha logrado avances desde que asumió el marzo de 2003, pero persisten severos reparos opositores.

Otro de los temas monumentales para esa cartera es el proyecto de ley sobre subvención preferencial, también ya en el Congreso. Se trata de una subvención de 18 mil pesos mensuales para ayudar a las escuelas y alumnos más pobres del país, unos 400 mil niños de primero a cuarto básico, a cambio de resultados comprometidos.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales