ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Lunes 1 de Julio de 2002

Sanitarias:
Ángel Simón culpa al Gobierno de falta de apoyo

A días de dejar su cargo, el gerente de Aguas Andinas repasa su gestión y dice que las tareas pendientes requerirán mayor compromiso estatal.
CRISTIÁN RODRÍGUEZ

La falta de apoyo del Gobierno para emprender las grandes tareas del país, y la excesiva y burocrática fiscalización que ejercen las autoridades sobre el sector sanitario, son las dos mayores críticas que hace el saliente gerente general de Aguas Andinas, Ángel Simón, después de dirigir a la mayor empresa del rubro en Chile por más de tres años.

A pocos de días de dejar su cargo - para asumir un alto puesto, aún no definido, en la matriz Aguas de Barcelona (Agbar)- , el ingeniero hispano repasó los mayores hitos de la industria desde su llegada al país. También delineó las tareas prioritarias que deberá asumir la empresa bajo la nueva administración, y planteó las principales falencias que a su juicio deben corregirse.

Entre éstas destaca la falta de compromiso del Gobierno para llevar adelante, en conjunto con el sector privado, las grandes obras del rubro sanitario, como el saneamiento de las aguas servidas y la solución para las aguas lluvia.

A juicio de Simón, este vacío se demuestra claramente en el primer caso. Lo que en teoría debió asumirse como una tarea conjunta entre privados y autoridades - debido a que el costo de las obras y la consecuente mejora del servicio significaría un alza en las tarifas- sólo tuvo el apoyo de los primeros y, en muy baja medida, del sector público.

Según el alto ejecutivo, a esto debe agregarse el casi nulo apoyo que recibieron las empresas sanitarias privadas de parte del Gobierno durante la polémica por los supuestos cobros excesivos en las cuentas de agua, situación que finalmente fue desestimada por la propia superintendencia del ramo.

Concesiones

Otro de los cuestionamientos que Simón hace al sector es la excesiva fiscalización, la que considera se realiza de forma burocrática y poco eficiente. El español comentó que no existe ningún otro sector en el país que deba atenerse a más de 5.000 normas y entregar el detalle del 1,3 millón de cuentas que factura mensualmente.

Como ejemplo, explicó que la empresa aún mantiene algunas reglas de su época estatal, obligándosele a licitar públicamente cualquier contrato por sobre 5.000 UF. "Y sin embargo, ¡nos lo impide hacerlo a través de internet!.. Eso es lo que no entendemos".

Respecto del nuevo modelo de concesiones, Simón sostuvo que no necesariamente es menos atractivo para los inversionistas. Sin embargo, explicó que no entiende por qué Chile echó marcha atrás a un sistema tan exitoso como el de las privatizaciones.

Además, aseguró que si la legislación sanitaria se lo hubiese permitido, Agbar habría participado en otros procesos, ya sea como propietario mayoritario o concesionario.

En el plano corporativo, Simón estuvo a cargo del "Plan Vita", que incluyó el cambio de nombre desde Emos hasta Aguas Andinas.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El inicio de las obras de la planta de tratamiento de aguas El Trebal es parte de la gestión del ejecutivo hispano.
El inicio de las obras de la planta de tratamiento de aguas El Trebal es parte de la gestión del ejecutivo hispano.
Foto:El Mercurio
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales