EDITORIAL

Viernes 29 de Febrero de 2008

Kosovo y Chile


La proclamación de independencia de Kosovo es cuestionada internacionalmente. Se estima que es una fórmula, pero no la mejor, para proteger a los kosovares albaneses, mayoritariamente musulmanes, que durante el régimen de Milosevic sufrieron expulsiones y asesinatos masivos en ese territorio serbio. En los hechos, Kosovo seguirá siendo un protectorado, y no un Estado: el control territorial y la convivencia entre casi dos millones de kosovares albaneses y alrededor de 200 mil serbios, cristianos ortodoxos, continuarán indefinidamente garantizados por 17 mil soldados de la OTAN, entre ellos un uniformado chileno. Su economía tampoco es autosuficiente, está en deterioro y depende decisivamente de la ayuda externa.

La independencia fue reconocida por EE.UU. y la Unión Europea (con excepción de España, Rumania, Bulgaria y Grecia) e impugnada, entre otras naciones, por China, Rusia y Serbia, que pedirán su anulación y vetarán su ingreso a Naciones Unidas. Numerosos países -incluidos Chile y gran parte de América Latina, salvo Perú y Costa Rica- se han abstenido de reconocer al nuevo Estado. Serbia anunció sanciones a quienes lo reconozcan, retiró a su embajador en Washington -lo que no podría hacer en Chile, por carecer de embajador residente-, y sostiene que su gobierno es muy distinto del de Milosevic, es democrático y ofrece una autonomía extrema a Kosovo.

Las prevenciones en contra de la independencia son diversas: inviabilidad del nuevo Estado, atentado contra derechos territoriales soberanos de Serbia, tensiones en los Balcanes y precedente ante situaciones independentistas étnicas, religiosas o políticas, como los vascos, chechenos, turco-chipriotas, habitantes de Malvinas y de Gibraltar, minorías en el Cáucaso, Asia y África. Evo Morales comparó la situación a la del departamento de Santa Cruz.

La estabilidad de Kosovo es un objetivo mundial, allí comenzó la guerra de los Balcanes 16 años atrás y, hace casi un milenio, fue el escenario de la principal batalla entre serbios y turcos. El futuro del nuevo Estado es incierto: dependerá del establecimiento de instituciones propias que garanticen su seguridad y convivencia interna y vecinal, el desarrollo de su economía y la cooperación internacional.

La declaración de independencia de Kosovo es discutible en derecho y puede ser contraproducente en los hechos, al constituir una eventual nueva forma de colonialismo y de proliferación de estados fallidos, y crear más desencuentros entre las naciones.

En consecuencia, es razonable la prudencia chilena y de la mayoría de los países que no concurren a su reconocimiento.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales