ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 6 de Febrero de 2005

Banco de Chile Los coletazos del caso Riggs:
Este es un trago muy amargo

Segismundo Schulin-Zeuthen explica las fallas y errores cometidos por su institución en Estados Unidos, el acuerdo al que llegaron para enfrentar la situación y anuncia que no se presentará a la reelección en la próxima Junta de Accionistas.

Bernardita del Solar y Alejandro Sáez

Después de una maratónica reunión de directorio del Banco de Chile y de semanas de tensiones que culminaron con el acuerdo suscrito con la autoridad de la "Office of the Comptroller of the Currency" y la Reserva Federal, Segismundo Schulin-Zeuthen se ve abatido. Y no es para menos. Podría haber cerrado su gestión con las mejores cifras. "En 2004 logramos resultados récords. Casi $153.000 millones de utilidad y vamos a proponer a la junta repartir $2,2993 por acción". Sin embargo, las derivaciones del caso Riggs y las cuentas del general (r) Augusto Pinochet marcaron un fin de año ingrato.

El 17 de marzo próximo, cuando se celebre la Junta de Accionistas, Schulin-

Zeuthen no se presentará a la reelección. Pese a que había acordado ya hace un tiempo su retiro de la Presidencia del Directorio con Andrónico Luksic, el anuncio de su alejamiento inevitablemente se mezcla con los problemas que se produjeron en las oficinas de Nueva York y Miami.

En esta entrevista, la primera que concede una autoridad del Banco de Chile luego del compromiso acordado con los organismos reguladores norteamericanos, Schulin-Zeuthen explica cómo se generaron los acontecimientos, los errores cometidos y ocultados, y las medidas que deberán adoptar para poder seguir operando en Estados Unidos.

-En lo personal, ¿cómo se siente el irse de un banco al que le ha ido muy bien en sus resultados, pero donde este caso aparece como una mancha?

"Quiero dejar en claro que no me estoy yendo del banco. Llevo casi 20 años ligado a esta institución y desde hace ya un tiempo, bastante antes de todo esto, yo ya había tomado la decisión de no volver a presentarme como presidente. Ahora, en lo personal, este es un trago bastante amargo. Voy a cumplir casi seis años como presidente del banco, me quedé en el cargo mientras el grupo Luksic tomaba el control del banco y durante el proceso de la fusión. Posteriormente, cuando se renovó el directorio, también me pidieron que permaneciera como presidente. A Andrónico Luksic hace ya tiempo que le había dicho que al término del próximo mandato voy a tener 60 años y que el trabajo en el Banco de Chile es jornada completa. Quiero tener más tiempo para mí. Siempre el acuerdo fue que en marzo de 2005 dejaba la presidencia y si los accionistas me siguen eligiendo, seguiré como director".

-Claro que para la opinión pública será difícil no vincular su salida de la presidencia con este caso.

"Uno no elige los momentos en que las cosas pasan. Pero eso tampoco hace cambiar mi decisión de dedicarme más a mis actividades. Es lógico que el grupo controlador ponga a alguien del grupo a cargo de la presidencia".

-¿Cuándo se supone que se hace el cambio de directorio?

"Se citará a junta ordinaria para el 17 de marzo, y luego se debería designar la nueva mesa. En esa junta corresponde que haya elección de directorio, tal y como sucede normalmente cada tres años".

-¿Por qué están realizando ahora cambios en el directorio?... Se fue Máximo Silva y llegó Fernando Cañas.

"La decisión en el directorio es que a la reelección que corresponde hacer del directorio en la junta ordinaria de accionistas de marzo próximo, vayan quienes se espera que sean electos. Por eso se realizó ahora ese cambio".

-¿Por eso entró Fernando Cañas?

"Entiendo que el grupo controlador quiere proponer como presidente del directorio del banco, a partir de marzo próximo, a Fernando Cañas".

Fallas en los controles

-¿Desde cuando Augusto Pinochet era cuentacorrentista del Banco de Chile?

"Pinochet es cuentacorrentista del banco desde que era teniente de ejército".

-¿Y probablemente también lo son los miembros de su familia...?

"Es conocido y público que familiares de Pinochet tenían cuenta en el banco".

-¿Cómo se enteraron de que había problemas en su filial?

"Este tema se empieza a conocer en Chile a propósito del Informe Riggs del Senado norteamericano. Es a partir de ese informe que el banco hace consultas, investiga y empieza a informar a la autoridad americana al respecto"

-No fue detectado internamente...

"Fue detectado sólo a partir del Informe Riggs. Entonces, el banco tomó la iniciativa e investigó"

-¿Cuándo sale efectivamente el gerente general de la sucursal de Nueva York, Hernán Donoso, de su puesto? Se dice que fue dos meses y medio antes de que se diera conocer.

"Donoso termina la relación contractual con el banco el 31 de diciembre, pero estuvo con permiso administrativo prácticamente 90 días antes de esa fecha, mientras se realizaba la investigación interna".

-¿Y quiénes eran los encargados de esa investigación?

"Abogados externos del banco contratados en Estados Unidos".

-¿A quién le tocó coordinar el tema desde acá en Santiago?

"El directorio del banco decidió que iba a ser manejado por el Comité de Auditoría".

-¿Cuál es exactamente el delito que cometió el Banco de Chile?

" Primero que nada, el Banco de Chile no cometió ningún delito. Esto hay que verlo en el contexto de lo que pasa en Estados Unidos después del 11 de septiembre de 2001, cuando se dicta la Patriot Act, que pone normas muy rígidas sobre lo que se debe informar según la Bank Secrecy Act (normas sobre secreto bancario) y la Anti-Money Laundering Law (normas sobre lavado de dinero). En ellas se establece que los bancos deben elaborar una lista de los llamados PEP, politically exposed persons (personas políticamente expuestas), e informar sobre cualquier actividad sospechosa que se detecte".

-¿Cuáles, entonces, diría que son las fallas que se cometen?

"Nuestros controles internos no funcionaron. El problema es que no se informó a la autoridad supervisora norteamericana de los dineros que desde el Riggs llegaron a la sucursal del Banco de Chile en Nueva York en 2002, y que hoy se sabe que eran del general Pinochet. Esto, porque los dineros fueron transferidos a la cuenta de un tercero. De hecho, el general Pinochet dejó de ser cliente del Banco de Chile en Estados Unidos en 1999".

-¿Eso quiere decir que son las cuentas a nombre de Oscar Aitken las que generan el problema?, ¿o pertenecen a miembros de la familia Pinochet?

"Son algunas cuentas relacionadas al caso, a nombres de terceros y no del general Pinochet ni de su familia, pero desgraciadamente no puedo dar más detalles, porque es parte de la investigación".

Las listas de PEP

-¿Esa lista de personajes PEP la genera el propio banco o hay una lista definida por las autoridades norteamericanas?

"Son las sucursales de Estados Unidos quienes definen la lista de PEP y deben informar de cualquier actividad sospechosa, de acuerdo a lo que establece la normativa. En todo caso, me parece importante aclarar que no existe una categoría de clientes VIPS".

-¿Y hay otros chilenos que estén incluidos en esa lista de PEP, por ejemplo, otros políticos, militares, funcionarios de Gobierno?

"El directorio no maneja información detallada sobre otros clientes. Esa es una información que está cubierta por el secreto bancario y se maneja a nivel de los oficiales de cumplimiento".

-¿El directorio no sabe quién está definido como PEP?

"Lo importante no es la información que maneja el directorio, sino aquella que manejan los funcionarios del Banco que tienen a su cargo establecer los controles e informar a las autoridades competentes respecto de actividades sospechosas".

Y no hay información...

"Claramente sí, sobre todo en casos puntuales y, sobre todo, en este caso en particular. El directorio ha estado preocupado en detalle de esta situación, especialmente a través del Comité de Auditoría".

-¿El gerente general podría saber quiénes eran los PEP?

"La situación del gerente general en este caso es muy parecida a la del directorio, con respecto a este tema de las Personas Expuestas Políticamente. En general, en el día a día, esto le compete al oficial de cumplimiento, salvo en una ocasión como esta".

La salida de Donoso

-Entonces, la falla esencial es esto de no haber informado...

"Primero, el no haber identificado y al no haber identificado, no haber informado".

-¿A quién le corresponde identificar?

"A las sucursales en los Estados Unidos, las cuales dependían de Hernán Donoso, como country head manager".

-O sea a Donoso.

"Sí, a él".

-Donoso llevaba 18 años. ¿Qué evaluación tenían de su desempeño?

"El era un funcionario antiguo, su evaluación era buena. Para nosotros todo esto fue una tremenda sorpresa".

-La cuerda se cortó por el lado de Donoso, independiente si tuvo o no conocimiento

"En un problema de esta magnitud hay un responsable. Y el responsable es el gerente general de la sucursal".

-¿El Banco echó a Donoso?

"El fue desvinculado por decisión del banco".

-¿Qué pasa con el gerente general de la matriz, Pablo Granifo, si seguimos la cadena de responsabilidades?

"Estas no son materias que le correspondan al gerente general de la matriz del Banco de Chile, sino que son competencia de funcionarios especializados en el banco. Pablo Granifo ha contado con la confianza total del directorio del banco siempre".

-La percepción es que los funcionarios de la oficina de Nueva York ocultaron información premeditadamente.

"Realmente es una materia que todavía está bajo investigación".

-Y eso lo está investigando el propio banco y también la OCC.

"Cada cual ha tenido que hacer lo suyo. El Banco de Chile ha debido tomar acciones y la OCC sigue investigando".

-Eventualmente, las autoridades americanas podrían someter a proceso a Donoso si se comprueba que premeditadamente se ocultó información.

"Lo desconozco".

-¿No se ha comprobado que se haya entregado algún tipo de información falsa desde la oficina de Nueva York?

"Eso es parte de la investigación".

-¿Cualquier depositante importante puede ser sujeto de investigación?

"Las investigaciones tienen como contexto la normativa mundial de lavado de dinero. Un cliente que mantiene un comportamiento normal, habitual y consistente con su patrimonio no debiera ser objeto de investigación. Ahora, si alguien tiene un patrimonio declarado en el banco de 200 millones de pesos, y de pronto aparece con depósitos por 5 millones de dólares, el banco debe preguntar".

-¿También incluye dineros provenientes del narcotráfico?

"Sí, para eso está la "Watch list". La investigación incluye ese tema además de los dineros que provienen de la prostitución, pornografía, tráfico de personas, corrupción... Uno tiene que identificar las cuentas como de alto, mediano o bajo riesgo y monitorearlas con énfasis en las primeras. Si se detecta algo sospechoso, reportarlo. En concreto, el acuerdo logrado con la OCC implica revisar todos los movimientos de las cuentas de los PEP a partir del 1° de enero de 1999 y chequear si se hicieron las informaciones correspondientes a la autoridad americana (los SAR)".

-¿Todo el personal que trabaja en la oficina de Nueva York está trabajando normalmente o está suspendido? ¿No ha habido otros despidos?

"En Nueva York todos están trabajando normalmente. No hay nadie que esté suspendido y a la fecha no ha habido más despidos. Ahora, dentro de los acuerdos con la OCC se estableció que vamos a revisar toda la estructura de las oficinas de Nueva York y Miami, las definiciones de cargo y ver si la gente cumple con los perfiles adecuados. Si no lo hacen, van a tener que dejar la institución. Eso, sin perjuicio de tener que someter al personal a un proceso de entrenamiento bastante riguroso".

-Y acá en Santiago, porque entiendo que se ha despedido a algunos empleados de la sucursal donde Pinochet y su familia tenían cuentas.

"En esa sucursal no ha habido despidos".

-La orden de la OCC contempla nombrar una suerte de contralor, denominado Compliance Officer, ¿ese cargo existía?

"Ese cargo existe en el banco y sus sucursales. Se trata del oficial de cumplimiento y su función es verificar el "cumplimiento" de todas las normas internas y todas las regulaciones que rigen tanto para el banco como para las oficinas en el exterior".

-¿En Estados Unidos existía ese cargo?

"Sí hay una persona y es norteamericano".

-¿Y no cumplió sus funciones?

"Eso es una de las materias que se están analizando en el marco de los acuerdos adoptados con la OCC".

-Al leer el acuerdo, parece que hay una suerte de intervención del banco por parte de la OCC. ¿Es así?

"No, para nada; no se trata de una intervención ni de nada parecido. Este es un proceso, en el que de común acuerdo, hemos establecido plazos para mejorar una serie de deficiencias y que entre otras cosas ordenó cerrar las cuentas de Aitken, del general Pinochet y de las personas relacionadas a ellos, aquí y en Estados Unidos".

-Es difícil creer que efectivamente el banco desconocía las vinculaciones de Pinochet con Aitken.

"Desgraciadamente es así. Por lo menos a nivel de la casa matriz, no teníamos información de que había dineros del General Pinochet a nombre de terceras personas en Nueva York".

La reacción de los clientes

-¿Con este acuerdo el banco no tiene restricción alguna a sus operaciones en Estados Unidos?

"Estamos funcionando normalmente. No tenemos restricciones para nuestros actuales clientes y estamos trabajando en la ejecución de los compromisos adquiridos con la autoridad supervisora norteamericana".

-¿Estos requerimientos de información son iguales para todos los bancos extranjeros que operan en Estados Unidos o son acuerdos a la medida?

"Los requerimientos de información son iguales para todos los bancos".

-¿Ha habido algunos retiros de clientes, tras estos hechos?

"Afortunadamente, no; los accionistas y los clientes del banco pueden estar absolutamente tranquilos. El Banco de Chile es una institución muy sólida, que obtuvo resultados históricos durante 2004. Este es un hecho absolutamente puntual y lamentable, en las casi dos décadas de reconocida trayectoria que ha tenido el banco en los Estados Unidos, y que dice relación a ciertos y determinados ex clientes del banco".

-¿No hay ningún tipo de restricción para que funcionen las oficinas mientras no se termine este proceso?

"Reitero que seguimos operando en forma absolutamente normal. Las principales restricciones que tenemos son no abrirles cuentas a nuevos PEP y que el nombramiento de ejecutivos importantes en las sucursales de Estados Unidos requiere del consentimiento de la autoridad supervisora norteamericana".

-¿Con esto, cómo se ve afectada la imagen del país?

"No creo que esto tenga un efecto importante. Después de los hechos por todos conocidos, el banco ha actuado en este sentido de una forma tremendamente responsable; llegó a un acuerdo con la máxima autoridad supervisora norteamericana para reforzar sus controles internos y asegurar el cumplimiento de las normativas vigentes. En tal sentido, el banco obtuvo de parte de la OCC la autorización para que Germán Tagle O'Ryan asumiera la gerencia general de la sucursal del Banco de Chile en Nueva York".

La orden de la OCC

El acuerdo al que llegó el Banco de Chile con la Office of the Comptroller of the Currency (OCC) y con la Reserva Federal de Estados Unidos establece un estricto itinerario de los plazos y las medidas que la institución chilena debe adoptar. Entre la larga lista se mencionan:

Formular un completo plan de acción que debe ser sometido a la supervisión de la OCC y que comprende los siguientes programas:

a) Libros y Archivos En un plazo que no exceda los 120 días, todas las cuentas identificadas en la "Watch List" como de mediano y alto riesgo, incluido un análisis de las transacciones de moneda en cada caso para asegurarse que todos los SAR hayan sido completados.

b) Estándares de Empleo que establezca acciones disciplinarias para los funcionarios que falten a la verdad al personal de la OCC y que participen en cualquier transacción que oculte la identidad del que la realiza.

c) Controles internos que estén de acuerdo a las leyes y regulaciones norteamericanas, identificando los parientes de las cuentas identificadas como de alto riesgo, los parientes de cuentacorrentistas que controlen varias cuentas, las relaciones de las cuentas que envuelven transferencias electrónicas desde organizaciones financieras que no tienen su domicilio en Estados Unidos y la revisión de todas las cuentas de las Personas Políticamente Expuestas, los PEP, desde el 1° de enero de 1999, el monitoreo y la revisión de las transacciones en cuentas abierta a nombre de cualquier corporación gubernamental o país -incluyendo las organizaciones militares,_ en orden a identificar transacciones sospechosas que puedan provenir de acciones de corrupción.

d) Bank Secrecy Act (BSA): el plan debe contemplar un sistema de controles internos, sistema de pruebas y auditorías independientes para asegurar el cumplimiento de esta norma. Debe incluir también los procedimientos operativos para abrir nuevas cuentas y monitorear las de alto riesgo. Y al mismo tiempoasegurar que todas las transacciones de moneda importantes y sospechosas sean identificadas y reportadas, en especial en el caso de efectivo o transferencias electrónicas. Un completo programa de entrenamiento del personal para asegurar su conocimiento de esta norma.

d) Auditoría del BSA y Reporte de Actividades Sospechosas (SAR): Desarrollar un programa por escrito para los procedimientos tendientes a identificar o reportar actividades sospechosas.

El estallido del conflicto

El viernes 21 de enero se supo en Santiago que las autoridades regulatorias norteamericanas realizaban una profunda investigación al Banco de Chile en sus sucursales en los Estados Unidos. Salía a la luz un proceso que había comenzado en octubre. Aparentemente, la institución no había informado sobre transacciones de personas políticamente relevantes. Entre ellas, las del ex Mandatario Augusto Pinochet Ugarte.

El Banco de Chile recibía así un coletazo del seguimiento que se efectuó a las cuentas que Pinochet mantenía en el Riggs Bank y que se conocieron por las pesquisas efectuadas por el Congreso norteamericano a transacciones sospechosas de terrorismo internacional, como la que involucraba a diplomáticos saudíes.

El atentado a las Torres Gemelas en septiembre de 2001 llevó a que los reguladores endurecieran la mano, en una actitud que al final no sólo involucró a terroristas, sino también a otras figuras cuestionadas, como el Presidente de Guinea Ecuatorial y Pinochet.

La investigación interna del Banco de Chile tuvo a su primera víctima. El fin de semana del 22 de enero se supo que Hernán Donoso Lira había cesado en su cargo de gerente general de la sucursal de Nueva York, después de 18 años en la entidad. La salida se había concretado el 31 de diciembre, pero en la práctica Donoso dejó de trabajar para el banco 90 días antes. Muchos pensaron que Donoso era el chivo expiatorio de la situación y que su caída serviría para blindar a las autoridades del banco en Santiago.

El Banco de Chile continuó con intensas gestiones con los organismos reguladores norteamericanos. Al final, esta semana se conoció el conjunto de medidas que reestructuran ampliamente las actividades del Banco en Estados Unidos. Se está a la espera de si la entidad recibe o no una multa por las fallas cometidas.

Regreso con gloria

Una vuelta en gloria y majestad es la que protagoniza Fernando Cañas. Justo en medio de una de las crisis más importantes del Banco de Chile, es llamado nuevamente para encabezar esta institución. A Cañas, ingeniero comercial egresado de la Universidad de Chile de Valparaíso, lo liga una vasta trayectoria profesional con la familia Luksic, controladores del banco en cuestión. Andrónico Luksic Abaroa y Vladimir Radic, por allá en 1973, lo entrevistaron para darle su primer puesto laboral, según artículos de prensa.

A sus 55 años, cuenta ya con una larga historia en el mundo financiero, donde se desempeñó como gerente general del Banco O'Higgins y del Banco Santiago. En esta última entidad se encargó de liderar el proceso de fusión con el Banco Santander. Desde esa fecha, su nombre siempre sonó para volver a la primera línea de la banca.

Entre sus funciones se desempeñó como gerente de finanzas de Lucchetti, presidió el Banco Tornquist de Argentina y fue director general del Grupo Santander, con sede en España, y responsable del negocio de medios de pago para América Latina.

Los que lo conocen lo describen como analítico, riguroso y muy trabajador.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El presidente de la institución destaca los buenos resultados obtenidos en 2004:
El presidente de la institución destaca los buenos resultados obtenidos en 2004: "Casi $153.000 millones en utilidades"
Foto:El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales