ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 1 de Marzo de 2009

Manuel Marfán, consejero del Banco Central:
El Central no tiene que ser predecible, sino creíble

A dos semanas de la baja de tasa más fuerte que se recuerde, este economista de Yale defiende la medida y explica que lo importante es que el mercado les creyó: "Se alineó enseguida".

Magdalena Winter y Claudio Storm

Manuel Marfán acaba de cumplir la mitad de su mandato como consejero del Banco Central (BC), tras asumir en diciembre de 2003. Desde entonces, dice, siempre ha favorecido los acuerdos.

"Soy peleadorazo y discutidor. Me gusta la esgrima intelectual, pero creo en el valor de los acuerdos. Vendo caro mi disenso", explica. Sin ir más lejos, sus votaciones y las de José De Gregorio, actual presidente del instituto emisor, son exactamente iguales en los últimos cinco años.

Aunque tiene congelada su militancia socialista mientras está en el cargo, en esta entrevista hace uno que otro guiño político y se da tiempo para comentar los llamados a la "sensatez" que hicieran al BC algunos ministros del gobierno. Son comentarios "amateur", refuta. Y también dice que si tuviera que decirle algo al próximo presidente de Chile, le recordaría que "los gobiernos pasan a la historia más bien por la forma en como terminan, que como empiezan".

Pero ya de vuelta de unas breves vacaciones en Isla de Pascua, entra de lleno a la coyuntura económica: "Ha habido cambios muy drásticos de escenario en todo el mundo".

-Una baja de 250 puntos base es muy fuerte. ¿Es un reconocimiento de que el Banco Central llegó tarde a la baja de tasas en diciembre?

"El Banco Central en diciembre lo que dijo fue que no bajaba la tasa, pero dijo 'hay un sesgo a la baja'. Lo que está diciendo en el comunicado es que la tasa va a empezar a bajar".

"Y lo que ocurrió es que la curva de rendimiento se desplazó entera para abajo y eso es súper potente como estímulo de mando, aunque no hayamos cambiado la tasa diaria. Esto tuvo un efecto reactivador, yo diría que incluso hasta más potente que haya bajado 25 puntos base, que es lo que se nos exigía".

-¿Se puede interpretar la baja de tasas como un reconocimiento de la gravedad de la situación económica en el país? Fue una lectura bastante extendida por estos días....

"No, lo que significa es que básicamente todo lo que se pensaba hacer para manejar la demanda interna, que es lo que hace la política monetaria, ya ocurrió. Si tú querías frenar la demanda interna que estaba acelerada, hasta un cierto nivel y de repente te das cuenta de que estaba ya baja, no tiene ningún sentido mantener una política monetaria tan contractiva. Y ese es un caso que está ocurriendo en todas partes. Claramente el mundo está en una recesión".

-¿Influyó que algunos ministros del comité político del gobierno llamaran al Banco Central a actuar con "sensatez"?

"Nosotros tenemos el deber de cuidar esta institución y su autonomía, por lo tanto, cuando a uno le dicen ese tipo de cosas, lo correcto es tomarlo como un dato más. Pero de todas maneras nosotros entendemos que nuestro interlocutor en el gobierno es el ministro de Hacienda y la Presidenta. La relación es profesional y yo creo que ese comentario fue amateur, pongámoslo en esos términos, sin ser peyorativos porque no todo el mundo tiene que ser economista".

-Usted fue subsecretario y luego ministro de Hacienda a fines del gobierno de Frei... ¿cree que ahora la relación entre el Banco Central y Hacienda es distinta?

"Sí, lo que pasa es que hay que recordar que el 89 se inauguró la autonomía del Banco Central, entonces nadie sabía cómo se hacía. Pero yo tengo la impresión de que hubo problemas de coordinación, yo fui parte involucrada, no quiero hacer un juicio, se imaginarán mi opinión de dónde estaba el problema. Pero hubo problemas de coordinación, que no son de peleas, sino de falta de información mutua".

-La teoría dice que los bancos centrales tienen que ser predecibles, pero esto no pasó en febrero.

"No tiene que ser predecible, sino creíble, que no es lo mismo. Si bien el Banco Central sorprendió con su decisión en enero bajando 100 puntos base y ahora nuevamente sorprendió bajando 250 puntos base, lo que hizo es que va adelante de la curva, hizo algo que el mercado no esperaba, pero el mercado se alineó en seguida, le creyó".

"Nosotros no tenemos hoy, a febrero de 2009, un problema de reputación ni de credibilidad. Lo que sí ocurrió fue que en noviembre y diciembre el cambio de escenario fue tan fuerte, que el Banco Central tuvo muchas dificultades para señalizar al mercado qué es lo que estaba pensando y, por lo tanto, el rango de las apuestas que había era de una amplitud muy anormal. Eso fue lo que llevó a que hiciéramos por primera vez una actualización del IPoM, de manera de poner por escrito qué es lo que estábamos pensando".

-¿Qué quiso decir el banco exactamente en febrero?

"Lo que quiere decir el Banco Central es que hubo un cambio de escenario. Y cuando tú bajas 250 puntos base con sesgo a la baja, lo que está diciendo es que 'pegamos un golpe, pero no es el último'. Lo más probable es que no sea el único".

"Y lo que también está diciendo es que cambió transitoriamente su regla de política monetaria, porque si no habríamos puesto sesgo neutral, los 250 puntos base habrían sido suficientes. Pero hay un cambio en la regla de política monetaria".

La regla que el instituto emisor dejó de lado

"La decisión de irse de a 100 puntos base es una decisión que significó cambiar la regla de Taylor, lo que es una decisión mayor", aclara el consejero.

La regla de Taylor es la fórmula matemática que se usa para calcular el nivel adecuado de la tasa de política monetaria. Considera variables como el crecimiento y la inflación, y usa datos del pasado, como también proyecciones.

"Lo que hicimos es que el parámetro de persistencia lo achicamos y dijimos 'hay que irse más rápido'. El coeficiente de persistencia es cuánta importancia le das a de dónde vienes".

-¿Entonces para el último cálculo de la tasa se ponderaron más las variables futuras?

"Nos fuimos más rápido. La decisión de febrero es 'olvidémonos de la persistencia, hay que llegar rápidamente, no de a 4 a 5 golpes, sino de 2 a 3' ".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Manuel MarfánConsejero del Banco Central de Chile.Fue subsecretario de Hacienda (1994-1999) y ministro de Hacienda (1999-2000).Estudió Economía en la U. de Chile.Hizo su doctorado en Yale University.
Manuel MarfánConsejero del Banco Central de Chile.Fue subsecretario de Hacienda (1994-1999) y ministro de Hacienda (1999-2000).Estudió Economía en la U. de Chile.Hizo su doctorado en Yale University.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales