ENFOQUES

Sábado 22 de Junio de 2002

HERMANOS LAVADOS MONTES. Hijos de la educación pública:
De provincianos a autoridades

De una modesta casa en Talca saltaron a cargos destacados en los '90, como la rectoría de la Universidad de Chile - Jaime- y la Superintendencia de Valores y Seguros - Hugo- . Iván lleva casi 30 años como director ejecutivo del Centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA), donde trabaja en un área de interés de los tres: la educación.
MARÍA CRISTINA SILVA MÉNDEZ

La sencilla niñez de los hermanos Lavados en Talca da luces sobre las características que han ido adquiriendo a lo largo de su vida adulta. Hijos de un pequeño industrial que tenía una fundición en el mismo terreno de su casa, y de una profesora normalista que hacía clases en la Escuela Número 6 de Talca, Jaime (65), Iván (60) y Hugo (52) crecieron en medio de una familia achoclonada, la cual congregaba a más de 20 personas bajo su techo (entre ellas, 4 hijos del matrimonio anterior de su papá y varios tíos maternos y paternos).

Desde temprano los Lavados convivieron con los obreros de la empresa de su padre, lo que fue determinante en su interés por los temas político-sociales.

"Me acuerdo que una vez fui a ver a un obrero enfermo a su casa, y me llamó la atención que el piso era de tierra", comenta Hugo.

La política era un tema cotidiano, ya que su propio padre era dirigente del Partido Agrario Laborista y uno de los tíos que residían en la casa - Jorge Montes Moraga- fue dirigente del PC desde joven y llegó a ser senador por Bulnes, Concepción y Arauco.

Militantes DC desde sus años en la Universidad de Chile, el trío Lavados no derivó hacia la dirigencia política sino hacia el servicio público. "La gente con puestos políticos tiene habilidades que nosotros carecemos. Además, se da una tremenda injusticia: ellos dan mucho y reciben poco apoyo técnico... Por otro lado, está el sacrificio de la vida familiar, que para nosotros es muy importante", argumentan.

Hijos de la educación pública - estuvieron en una escuela, en el Liceo de Hombres de Talca y en la Universidad de Chile- , los tres han estado ligados a temas educativos. El que más lejos ha llegado en este plano es Jaime, rector de la U. de Chile entre 1990 y 1998.

En este interés influyó la figura de su madre, profesora primaria. "Haber sido testigos de su entrega y vocación hizo que los tres siguiéramos temas ligados a la educación", dice Iván.

La modesta infancia de los Lavados sólo les dejó buenos recuerdos, como los paseos en bicicleta por Talca, la entretenida convivencia en la casa familiar - "posible gracias a la gran generosidad de nuestro padre"- y las tardes futbolísticas inspiradas por sus medios hermanos fanáticos de Rangers.

Hoy los tres no son talquinos sino santiaguinos, no vibran con Rangers sino con Colo Colo y no viven en medio de la gran parentela sino que tienen sus propias casas. Siguen, eso sí, ligados a la educación y al servicio público.

La mirada de un ex rector

Reflexivo e intelectual, Jaime (casado con Laura Germain, 5 hijos y 9 nietos) se declara conforme con su gestión en la Casa de Bello.

"Llevamos adelante muchos proyectos y pusimos a la universidad en un papel mucho más moderno del que tenía... Mi protesta siempre ha sido que en el ámbito público no había - y no hay- un reconocimiento de la importancia que significa para el país el desarrollo universitario; y que los medios se ocupan mucho más de los conflictos que de los aspectos creativos que hay al interior de las instituciones", dice enfático.

Cuando Jaime tenía 17 años, dos cambios bruscos se produjeron en su vida: murió su padre - lo que a la pena familiar agregó las apreturas económicas- y se trasladó a Santiago a estudiar medicina a la U. de Chile.

"No sentí el impacto de la capital. Tal vez fue porque en mi pensionado había estudiantes de mi mismo nivel económico", reflexiona.

Tras presidir la FECh el '60, el '61 obtuvo una beca para especializarse en el Instituto de Neurocirugía. Luego sacó un Ph.D. en ciencias neurológicas en la Universidad de Londres.

"Lo que me atrajo de la neurología es lo mismo que me atrae ahora: cómo el cerebro produce el pensamiento. Siempre me han interesado las relaciones entre el conocimiento científico y el mundo de la mente y el espíritu, y el cerebro es donde se da esa relación".

Apasionado por el tema, Jaime Lavados ha desarrollado una trayectoria profesional relacionada con él: desde 2001 es director del Instituto de Neurocirugía (centro de referencia nacional para las enfermedades del sistema nervioso central); fundó y dirigió durante 10 años (1980 a 1990) el departamento de Ciencias Neurológicas de la U. de Chile; y entre 1987 y 1990 presidió la Sociedad Chilena de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría.

Además, desde 1981 a la fecha es profesor titular de Neurología en la U. de Chile.

Sus años de rector los ve como un paso más en su carrera en la educación, y asegura que tuvo "de dulce y de agraz" por la falta de reconocimiento público.

A los sinsabores se sumaron poco tiempo atrás los cuestionamientos a su gestión, en el sentido de que como rector del plantel educacional y presidente del directorio de Editorial Universitaria habría tenido responsabilidad en la quiebra de esta última, lo que fue rechazado por la Corte Suprema.

Cuando Lavados dejó la rectoría partió por 2 años a París como embajador ante la UNESCO. A su juicio, lo interesante de esta institución no está dado por lo que puede hacer (tiene un presupuesto limitado), sino por la discusión que allí se genera; por ejemplo, cómo el conocimiento científico respecto de la vida tiene ciertas limitaciones.

Logros concretos de su gestión fueron haber obtenido el reconocimiento como "patrimonio de la humanidad" del casco viejo de Valparaíso y de las iglesias de Chiloé, además de una importante suma de dinero para la reparación del patrimonio arqueológico de Isla de Pascua.

El año pasado, Lavados volvió a lo propiamente suyo, el Instituto de Neurocirugía, donde está aplicando a su especialidad los conocimientos adquiridos en términos de gestión en sus trabajos previos.

Su jornada ha ido disminuyendo, y hoy no suele pasar las 6 de la tarde trabajando.

Si de entretenerse se trata, el ex rector no tiene problemas. Puede leer alguno de sus montones de libros sobre religión, filosofía y antropología, o las novelas de detectives y de autores chilenos que tiene en su casa. También puede escuchar música clásica ("hasta Stravinsky, los modernos no me gustan"), o tangos y tonadas chilenas.

"Nunca me aburro", dice este hombre que reconoce interesarse por el desarrollo social, la política y el fútbol, e identificarse con Eduardo Frei Montalva.

Iván, académico ante todo

De las paredes de la oficina de Iván cuelgan diplomas que acreditan títulos y honores.

"Esos son los más importantes", dice mostrando los de "mejor profesor" de la Escuela de Derecho de la Universidad Chile, donde él estudió.

Cuando era estudiante, Iván (casado con Mercedes Aubá, 2 hijos y 2 nietas) participó en la DC universitaria y en la UFUCH (Unión de Federaciones Universitarias de Chile). Esos años también fue cautivado por derecho económico: partió como ayudante, y hasta hoy es profesor titular del curso.

Su primer trabajo fue de director de cooperación internacional de Odeplan, y entre el '70 y el '73 fue secretario del Consejo de Rectores, cargo desde el cual le tocó vivir de cerca la revolución universitaria de esos años.

"Terminé cuando anunciaron que iban a poner rectores delegados", asegura.

El '75 partió a hacer un posgrado en Desarrollo Económico en la Universidad de Londres, el que confirmó su interés en esta área.

Durante 10 años ('90 al '2000) Iván fue presidente de la Fundación Chile, puesto que luego asumió el PPD Fernando Flores.

Del '74 hasta la actualidad Iván ha sido director ejecutivo del Centro Interuniversitario de Desarrollo (CINDA), consorcio integrado por 30 universidades latinoamericanas y europeas, que actúa en forma conjunta en distintas materias, como investigaciones, eventos académicos y programas de intercambio.

Esta actividad es la que consume la mayor parte de su tiempo, pero a su vez es presidente de la Comisión Nacional de Acreditación y es miembro del comité directivo de la Corporación de Promoción Universitaria (CPU), desde donde participó en los estudios para la Reforma Procesal Penal.

Gozador de la vida, Iván se reconoce bueno para la lectura, los deportes - especialmente el tenis- , las tardes en Cachagua y los viajes.

Hugo, economía y empresa

El ex Superintendente de Valores y Seguros del gobierno de Aylwin se declara bien sedentario y fanático de la TV. "Algo que poca gente dice con franqueza", plantea.

De los 3 hermanos, Hugo (casado con Mary Rose Mackenzie, 2 hijos) fue el único que terminó su educación escolar en Santiago, ya que su madre jubiló como profesora cuando ya estaba viuda y decidió venirse a la capital.

"Llegué a los 15 años al Liceo Lastarria. El cambio de compañeros fue complicado, no generé grandes amistades del colegio", asegura.

Como sentía interés por los aspectos sociales y tenía habilidades para las matemáticas decidió estudiar economía. Sin dudarlo, optó por la Universidad de Chile.

Si bien integró la Democracia Cristiana Universitaria, tuvo menos participación política que sus hermanos, lo que él atribuye a un asunto "bien pedestre". "Me aburrían las reuniones políticas por ser interminables, circulares y en la noche", comenta.

Tras trabajar en Conicyt y ser académico de jornada completa del Departamento de Economía de la U. de Chile ('73 al '81), Hugo partió a sacar un máster en Economía a la Universidad de Boston.

A su regreso estuvo a cargo de los programas de desarrollo social en CPU (8 años) y fue gerente general de Manpower Chile. Cuando Aylwin asumió la presidencia, lo nombró Superintendente de Valores y Seguros.

"Yo había trabajado con Foxley en Cieplan; además, no eran muchos los economistas de pensamiento DC que tenían cierta visibilidad", comenta a propósito del nombramiento.

Para Hugo participar en el gobierno en esa coyuntura de transición fue muy atractivo. Por otra parte, su gestión fue en un momento interesante desde el punto de vista de la historia económica, ya que comenzó la participación de empresas chilenas en la bolsa de Nueva York y hubo una fuerte expansión del mercado de seguros.

El fin del gobierno de Aylwin lo llevó nuevamente a la empresa privada, esta vez como gerente general del Banco Bhif. En diciembre del '98 asumió como vicepresidente ejecutivo de Habitacoop, en circunstancias en que la cooperativa vivía una verdadera debacle. Se reconoce que su gestión fue positiva.

Desde hace 2 años Hugo es socio de la división de finanzas corporativas de Ernst & Young Chile. "Ha sido muy entretenido, sobre todo en los últimos meses que hemos estado en la fusión con Langton Clarke", cuenta.

El menor de los hermanos asegura ser unido con los otros 2. Pese a que tiene 8 años de diferencia con Iván y 12 con Jaime, su relación es muy cercana. "Con Iván vivimos en casas pegadas y nos juntamos a ver fútbol. Jaime no vive con nosotros porque tenía su casa de antes", asegura.'

Perfiles

Iván Lavados Montes

Egresó del Liceo de Hombres de Talca y se tituló de abogado en la U. de Chile.

Hizo un posgrado en Desarrollo Económico en la Universidad de Londres. Es director ejecutivo del CINDA.

Anteriormente fue presidente de la Fundación Chile y director de cooperación internacional de Odeplan.

Jaime Lavados Montes

Egresó del Liceo de Hombres de Talca y se tituló de médico cirujano en la U de Chile. Ph.D. en Ciencias Neurológicas en la U. de Londres, es director del Instituto de Neurología. Fue rector de la U. de Chile ('90-'98) y presidente de la Sociedad Chilena de Neurología, Neurocirugía y Psiquiatría.

Hugo Lavados Montes

Egresó del Liceo Lastarria y se tituló de ingeniero comercial en la U. de Chile. Máster en Economía en la Universidad de Boston, es socio de la división de finanzas corporativas de Ernst & Young. Fue Superintendente de Valores y Seguros, gerente general del Banco Bhif y consultor de Cepal.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Hugo, Iván y Jaime.-  Desde temprano los lavados convivieron con los obreros de la empresa de su padre, lo que fue determinante en su interés por los témas político-sociales.
Hugo, Iván y Jaime.- Desde temprano los lavados convivieron con los obreros de la empresa de su padre, lo que fue determinante en su interés por los témas político-sociales.
Foto:Mario Muñoz


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales