CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Martes 7 de Marzo de 2000


Jorge González Internado: los Efectos en Su Carrera

Trasladado a una clínica de Cuba para tratar su adicción a las drogas, el cantante interrumpió sorpresivamente su trabajo justo cuando reanudaba la presentación de su último disco.
Jorge González reanudó ayer la promoción de su disco "Mi destino" con el lanzamiento radial de su canción "Me pagan por rebelde", aunque con una salvedad: el cantante no estará presente. El mismo día que la canción llegaba a las radios se cumplía una semana desde que el ex Prisionero llegó a Cuba a iniciar un tratamiento contra su adicción a la cocaína y otras sustancias.

González viajó solo a internarse en una clínica de La Habana el pasado lunes 28 de febrero, dejando inconcluso además el videoclip de "Me pagan por rebelde". Con lanzamiento previsto para este mes, la casa disquera del músico, Alerce, debió alterar sus planes y suspender la filmación.

"Quedaron algunas tomas, y de no volver Jorge en tres meses haremos con ellas un videoclip para un tercer single", explica Harley Labra, productor de promoción del sello, quien aseguró que Alerce continuará trabajando con González y descartó que su ausencia dañe la marcha del disco.

"Mi destino" no supera las diez mil copias de venta y, según cálculos de Alerce, conseguirá un disco de oro (válido por quince mil copias vendidas) hacia mediados de año. "Si el disco se va a ver afectado va a ser positivamente, por la actitud de Jorge de reconocer un problema y solucionarlo".

"El estuvo alejado de las drogas por un largo período, pero en el último tiempo se tentó, recayó y decidió internarse de inmediato", dijo Labra. "El sello decidió hacerlo público y para nosotros no hubo drama en contarlo. Si se va a hablar con la verdad, hay que decir que Jorge tomó esa decisión", dijo la hermana del músico, Verónica González.

La Clave en el Disco

"Ese de la cara blanca, toca en Duran Duran / su hora de la taquicardia, está por comenzar". Así, con una sarcástica metafóra de los efectos del consumo excesivo de cocaína ("andar duro" o "tocar en Duran Duran" en jerga popular), González abordó el tema de su adicción en la canción "Pidiendo perdón" de su reciente disco.

Secreto a voces en su reducido círculo de amistades desde hace un par de años, la enfermedad de González empezó a provocar un serio bloqueo creativo en el músico que, unido a la presión de volver a actuar ante grandes auditorios con el grupo Los Dioses, terminó por hacerlo colapsar en marzo de 1999.

En un principio, González trató de no quebrantar sus compromisos contraídos con Los Dioses e intentó un tratamiento ambulatorio en una clínica especializada en el sur del país, pero hacia abril de ese año viajó a México para alejarse del entorno que lo ligaba al consumo.

Aunque había probado algún estimulante durante la grabación del primer disco de Los Prisioneros ("La voz de los '80", 1984), González nunca se vio comprometido con drogas hasta 1989, cuando su interés por la música electrónica y el acid-house de la época lo llevó a experimentar en "viajes psicodélicos" mientras componía el disco "Corazones" (1990).

Sobre la duración de su retiro no hay unanimidad. Su familia niega que supere los tres meses, en tanto Alerce no descarta que se extienda hasta un año. Pero ambos coinciden en que los derechos de autor que el cantante recauda a través de la SCD solventarán el tratamiento. "Jorge tiene un buen fondo de salud que le aporta entre siete y ocho millones de pesos, más o menos lo que le costaría el tratamiento", dice Labra.

Antes de viajar, el cantante consideró la posibilidad de internarse en Chile. "Pero las clínicas acá le costaban de dos a tres millones por mes, y funcionan básicamente por fármacos. En Cuba el tratamiento está más enfocado a la persona", dijo Labra.

Los Otros
Prisioneros

Los siguientes meses serán un período de excepcional actividad para quienes formaron junto a Jorge González el núcleo de Los Prisioneros.

Claudio Narea pudo grabar a fines del año pasado su primer disco solista, luego de un silencio de siete años. Canciones rezagadas de su ex banda Profetas y Frenéticos y otras composiciones nuevas integran el álbum en que Narea debuta como cantante, y en el que podrán escucharse ágiles canciones que citan al punk, el blues y hasta la ranchera. El trabajo debiera estar en tiendas no después de la primera semana de abril.

La colección de canciones en clave tecno-pop que ha estado trabajando Miguel Tapia, también avistan una próxima concreción. El grupo Razón Humanitaria - formado por Tapia y el bajista y cantante venezolano Argenis Brito- afinará durante este mes los últimos detalles de su primer disco, pensando en una oferta a compañías discográficas para su posible edición. Razón Humanitaria volverá a presentarse en vivo el próximo jueves 23 de marzo en el pub ñuñoíno La Batuta.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Confesiones de una estrella de rock: Jorge González está en una clínica en Cuba desde el pasado lunes 28 de febrero, y se espera que permanezca allí al menos por tres meses.
Confesiones de una estrella de rock: Jorge González está en una clínica en Cuba desde el pasado lunes 28 de febrero, y se espera que permanezca allí al menos por tres meses.
Foto:El Mercurio
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales