NACIONAL

Martes 21 de Marzo de 2000

ESTA TARDE, COMO EL SEGUNDO PARLAMENTARIO VITALICIO:
Bajo Críticas Opositoras, Asume Frei en el Senado

Con su incorporación y dadas las ausencias del senador Errázuriz (por desafuero) y del senador vitalicio Augusto Pinochet (por razones de salud), el oficialismo quedará, momentáneamente, con los votos suficientes para aprobar las leyes que requieren mayoría simple.
VALPARAISO.- Tras un paréntesis de seis años - período en el cual fue Jefe de Estado- , el ex Presidente de la República, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, vuelve hoy al Senado, pero ahora como senador vitalicio.

El hecho producirá efectos en los quórum para la aprobación de las leyes, favoreciendo momentáneamente al Gobierno y a la Concertación.

Así, por la ausencia obligada del senador Francisco Javier Errázuriz, que no está en ejercicio por encontrarse desaforado por la justicia, y la imposibilidad del senador vitalicio Augusto Pinochet de reasumir en forma efectiva sus funciones en el Senado, por su estado de salud, la incorporación de Eduardo Frei como senador vitalicio permitirá al Gobierno y a la Concertación, momentáneamente, aprobar todos los proyectos de ley que requieran de mayoría simple.

La llegada de Frei al Senado, sin embargo, no ha estado ajena a la polémica pues la oposición le solicitará que en su calidad de vitalicio le otorgue el "pareo" al senador Pinochet.

Asimismo, los diputados de la UDI hicieron ver que la decisión de Frei de jurar hoy hará patente una grave inconsecuencia en su accionar político, a partir del hecho de que durante años ha reclamado por la existencia de los senadores designados y vitalicios.

Simple Ceremonia
En la Cámara Alta está todo listo y dispuesto para acogerlo como miembro de la corporación, una vez que preste juramento esta tarde, alrededor de las 16,15 horas, en la sala, ante quienes serán sus pares.

Será una ceremonia muy simple y breve. Una vez que el presidente del Senado, Andrés Zaldívar, abra esta tarde la sesión ordinaria, se hará ingresar a la sala al ex Mandatario, quien deberá mantenerse en pie frente a la testera, desde donde el senador Zaldívar le tomará juramento, con lo cual queda investido como senador vitalicio.

Con ello, serán 49 los miembros del Senado (38 elegidos por votación popular, 9 institucionales y dos vitalicios), de los cuales casi un cuarto no son elegidos por votación popular (22,4 por ciento).

El nuevo vitalicio tendrá un lugar en la sala en el sector de la bancada de la Democracia Cristiana, al lado derecho del asiento del senador Andrés Zaldívar, por lo que tendrá a su derecha a la bancada de oposición (RN y UDI).

También está completamente habilitada y alhajada su oficina en el decimotercer piso de la torre del edificio del Congreso, en el sector de la DC. Allí, estará ubicado entre la oficina de su hermana Carmen y la del senador institucional Edgardo Boeninger. También está ya designado su estacionamiento en el subterráneo.

Todavía no se le ha determinado la comisión legislativa a la que se incorporará, por cuanto ello deberá hacerse una vez que asuma y en común acuerdo.

No obstante, debido a la multiplicidad de compromisos internacionales que se supone contendrá su agenda en el futuro, se especula que ocuparía un lugar en la comisión de Obras Públicas, la cual hasta el momento no tiene importantes temas que tratar a excepción del despacho del Código de Aguas.

Aumentan los Quórum
Con la incorporación del ex Presidente Frei al Senado, aumentarán los quórum para la aprobación de algunas leyes que requieren de mayor número de votos para ser aprobadas, como las de quórum calificado y leyes orgánicas constitucionales, además de las reformas constitucionales.

Debido a que el senador Errázuriz no está en ejercicio por encontrarse desaforado, los miembros del Senado en ejercicio y con derecho voto serán 48, incluido el senador Pinochet.

Mientras no se reincorpore el senador Errázuriz, se requerirán 25 votos a favor para aprobar leyes de quórum calificado (mayoría absoluta de los senadores en ejercicio); 27 votos a favor (cuatro séptimos) para las de ley orgánica constitucional; 28 votos a favor para reformas constitucionales que requieren tres tercios de los senadores en ejercicio, y 32 las que requieren de dos tercios.

Ello significará que, para la aprobación de esas leyes, el Gobierno y la Concertación tendrá que negociar y llegar a acuerdo con la oposición.

No tendrán la necesidad de ello en el caso de las leyes cuya aprobación requiere sólo mayoría simple (mayoría de los presentes en la sala, siempre que exista el quórum mínimo para sesionar, que será de 16 senadores). Pero tal situación se mantendrá mientras exista el desafuero del senador Errázuriz o mientras el senador Pinochet no vuelva al Senado por sus condiciones de salud. Cualquiera de los dos que se reincorpore a sus funciones, producirá empate en las leyes de quórum simple. Si retornaran ambos - situación que para muchos se ve muy poco probable- el oficialismo quedaría en minoría.

Mientras no ocurra lo uno ni lo otro, el Gobierno y la Concertación podrán aprobar todas las leyes laborales (modificaciones al Código del Trabajo), leyes tributarias, modificaciones al Código Civil, al Código Penal, y muchas otras que requieren de simple mayoría para su aprobación.

La oposición ha planteado su propósito de solicitarle a Frei - una vez que jure- un "pareo" con el senador Pinochet, ante la imposibilidad de que éste pueda reasumir sus funciones en el Senado, por razones de salud.

Tal posibilidad se ve difícil que se produzca, por cuanto el ex Presidente Frei ha señalado que su incorporación al Senado es para "aprovechar todos los espacios posibles".

UDI: "Profunda
Inconsecuencia"

Horas antes de que el ex mandatario asuma su cargo en el Senado, los diputados de la UDI Julio Dittborn y Cristián Leay hicieron ver que con ello caerá en una grave inconsecuencia, pues en el pasado rechazó la existencia de los senadores designados y vitalicios.

Los parlamentarios opositores calificaron como una conducta éticamente incorrecta la decisión de Frei de jurar, haciendo presente que nadie lo obliga - ni siquiera la Constitución- a dar ese paso. Cuestión distinta sería el hecho de que una vez que haya jurado no podrá renunciar a la senaduría vitalicia, a no ser que sea aprobado el estatuto de los ex Presidentes.

Si bien Dittborn y Leay no criticaron el legítimo derecho que tiene de jurar como vitalicio, sí denunciaron el carácter electoral que tiene su decisión, pues - según dijeron- sólo buscaría sumar un voto más para la Concertación.

"El ex Presidente dejará de manifiesto la profunda inconsecuencia de principios doctrinarios que significa asumir un cargo, cuando durante años se ha mantenido una persistente, inalterable y dura crítica a la institución de los vitalicios", dijeron.

Los parlamentarios aseguraron que la actividad política se hubiese prestigiado si Frei se hubiese abstenido de jurar como vitalicio, remarcando que su proceder ha estado motivado por objetivos políticos y no por convicciones.

Además, plantearon sus dudas respecto de si Frei, una vez en el Senado, votará a favor de la eliminación de dicha institución en particular. Recordaron que la última reforma constitucional que se envió durante la administración pasada al Congreso contenía sólo la supresión de los designados y no de los vitalicios.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales