ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 29 de Enero de 2006

MI LADO B
Al ritmo de su guitarra


Cada vez que su intensa agenda como dirigente gremial se lo permite, Luis Schmidt se escapa a su campo en Talagante. Ahí toma su guitarra española, si es que no se aventura con la eléctrica de uno de sus hijos, y se larga a tocar y cantar temas que van desde los Bric a Brac hasta Eric Clapton, pasando por los Cuatro Cuartos, algo de samba, y todo un potpourri que da cuenta del afán que lo ha acompañado durante toda su vida por aprenderse la música que está de moda.

Cuesta imaginar esta faceta musical bajo su seria investidura de presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) y de la Federación de Productores de Fruta (Fedefruta). Pero tanto o más sorprendente puede resultar enterarse de que también le encanta bailar, aunque, según confiesa con modestia, es más su empeño que su talento. "Como buen alemán, soy un tronco, tengo cero gracia, pero lo disfruto".

Pero sus aficiones no paran ahí. Le gusta recorrer a caballo su campo en Talagante, pescar, esquiar, y hasta hace un tiempo también practicaba polo.

"Trato de tener hobbies, porque son una manera de alegrar la vida y de salir de la rutina, de desestresarse", explica Schmidt.

Su afición por la música partió cuando era niño y estudiaba en el Notre Dame. Nunca tomó clases, pero de oídas aprendió a acompañarse con la guitarra mientras cantaba los hits del momento.

Al comienzo tocaba en las fogatas de los campamentos de scouts, luego, con el grupo que formó con sus compañeros, en los eventos del colegio. "Una vez nos invitaron a un festival del Villa María, pero nos rehusamos porque no nos sentíamos preparados para presentarnos fuera", recuerda.

En la universidad, mientras estudiaba ingeniería civil, volvió a formar parte de un grupo musical, con el que se presentaban en las peñas de la época.

Ahora da rienda suelta a esta afición en la sala de música que acondicionó en su campo en Talagante. Ahí lo campaña su esposa, que, al igual que él, toca guitarra en forma amateur, y sus hijos, que han estudiado diversos instrumentos en el conservatorio.

"La música es una forma de compartir y mantenernos unidos como familia", señala.

En estos días, Luis Schmidt está por partir a Estados Unidos junto con el ministro de Agricultura para revisar la situación de las exportaciones de carne a ese mercado.

LUIS SCHMIDT MONTES

Ingeniero civil de la Universidad Católica, 56 años, casado con la arquitecta Patricia Gabler y padre de cuatro hijos de entre 12 y 28 años de edad.

Es presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura y de Fedefruta. Posee un campo en Talagante y algunos negocios inmobiliarios.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales