NACIONAL

Jueves 2 de Noviembre de 2000

PIDIO HACERLO BAJO RESERVA:
Federico Willoughby Declaró por Caso Prats

Una versión de lo que habría dicho fue entregada por abogado querellante de la causa.
Por Rodrigo Lara,
Corresponsal

BUENOS AIRES.- Federico Willoughby, ex encargado de comunicaciones de la Junta Militar, habría revelado ayer en esta ciudad que el coronel Pedro Ewing le advirtió que el general Carlos Prats sería asesinado en Buenos Aires. Así lo dijo a "El Mercurio" el abogado querellante Luis Moreno Ocampo, quien afirmó que "lo más importante que tiene para decir es un diálogo que él mantuvo con un coronel, que era secretario de la Junta, que a la salida de una reunión (..) este coronel le manifestó su preocupación porque lo iban a matar a Prats"; aunque Willoughby, "muy cauteloso en las palabras que usó", dijo que entonces, "en un lenguaje más militar, hablaban de neutralizarlo".

Interrogado sobre si el coronel en cuestión era Pedro Ewing, Moreno Ocampo respondió escuetamente, "sí".

La imposibilidad de conocer de manera directa sus dichos se debió a que el ex funcionario del gobierno militar solicitó declarar a puertas cerradas invocando razones de "seguridad". "El evaluó que era peligroso para él declarar en público. Nosotros lo pedimos, la defensa estuvo de acuerdo y los jueces lo dieron", explicó el profesional.

Willoughby fue el tercer testigo del día en el juicio oral y público que se ventila por el asesinato del general Carlos Prats y su esposa Sofía Cuthbert. Y - siempre siguiendo la versión del abogado- leyó algo que ya llevaba consigo. Gracias a ello narró "que Pinochet tenía mucha preocupación por el liderazgo posible de Prats".

El ex miembro del gobierno virtualmente huyó luego de su testimonio, obligando - con amable presión policial- a que los periodistas eligieran quedar encerrados en la sala de prensa o salir del edificio.

También se presentó ayer Ramón Huidobro, ex embajador de Chile en Argentina. El diplomático sorprendió al presentar tres documentos - que fueron incluidos entre las pruebas- que acreditarían que el gobierno del general Pinochet sabía que Prats necesitaba un pasaporte para salir del país y se negó a dárselo.

El primero es una carta del 12 de agosto de 1974, mediante la cual el cónsul Alvaro Droguett le cuenta al subsecretario de RR.EE., capitán de Navío Claudio Collaos, una conversación con Huidobro donde este último le comentó de las amenazas de muertes recibidas por el ex comandante en Jefe.

El segundo es un texto en el que - de puño y letra de Droguett- se lee, como resumen, "inconveniente entregar pasaporte a personas indicadas", respuesta del Ministerio de Relaciones Exteriores a sus consultas sobre la demora.

Y el tercero es un télex del embajador René Rojas a la Cancillería, donde nuevamente se informa de la situación de los Prats.

Un dato novedoso lo aportó el ex embajador al hablar con "El Mercurio". Consultado sobre si sabía que - vía Carlos Altamirano- Prats había recibido una oferta de un pasaporte europeo, Huidobro explicó que "no, el general Prats me contó que el gobierno argentino le había ofrecido un pasaporte para viajar y salir del país. Pero él, como Comandante en Jefe del Ejército chileno me dijo "no puedo usar el pasaporte de otro país para viajar".

Huidobro recordó que él también recibió amenazas de muerte y que pudo huir de Buenos Aires rumbo a Nueva York, gracias a la protección del almirante Emilio Massera. Es importante destacar que el ex diplomático apareció mencionado en un informe secuestrado a Arancibia Clavel (y que un perito lo declaró auténtico), como una de posibles ocho nuevas víctimas del equipo que mató a Prats.

No obstante, Huidobro dijo no tener ningún conocimiento del acusado.

Ormeño y Mujica

Los otros dos testigos del día fueron Eduardo Ormeño, cónsul de Chile en Argentina, durante el gobierno de Allende y Eugenio Mujica Mujica, cónsul adjunto durante 1974-75 en Buenos Aires.

El primero aportó datos que apuntarían a que el día del crimen - contra otras versiones- , los Prats dejaron su auto en el estacionamiento del edificio en que vivían, y viajaron fuera de la ciudad con Ormeño, la familia Huidobro y un agregado laboral de la embajada. Que al regresar volvieron con Ormeño. Y que de ahí salieron al cine, ya en su auto. Que explotó al regresar. De ser así, la bomba pudo ser puesta esa tarde dentro del edificio con total tranquilidad por los asesinos.

En cuanto a Mujica, el funcionario que permitió descubrir los primeros indicios de la llamada "Operación Colombo" (uso de documentos para hacer aparecer a "desaparecidos" en países del cono sur), su declaración más importante consistió en recordar - luego de algunas dudas y que se leyeran algunas declaraciones escritas previas- que conoció a Enrique Arancibia Clavel, en Buenos Aires, en algún momento previo al viaje que lo llevó a Chile entre el 18 y 24 de septiembre de 1974.

CONTRA FALLO DE IMPRESCRIPTIBILIDAD:

Recurso por Mariana Callejas

También se pediría extinción de acción penal para el general Augusto Pinochet en los próximos días.

Los defensores oficiales de Mariana Callejas presentaron ayer ante la Cámara Federal de Buenos Aires un recurso en su favor pidiendo la prescripción de la causa que se sigue contra de la ciudadana chilena.

Silvia Irene Otero Rella y Mario Villar, defensores del Ministerio Público argentino, que también tienen a su cargo la defensa técnica del general Augusto Pinochet, en su presentación señalan que ya ha transcurrido en exceso el plazo estipulado en el Código Penal de la Nación y que no existen causales interruptivas del ejercicio de la acción penal.

Asimismo, indican que en este caso no son aplicables pactos o convenios internacionales cuya adopción fue muy posterior a los hechos y a la denuncia contra Mariana Callejas.

Si bien los abogados reconocen "gravedad y una trascendencia institucional" en el crimen que se le imputa a Callejas, "está lejos de constituir, como erroneamente lo sostiene la cámara, delito de lesa humanidad".

Mariana Callejas y el general Pinochet son acusados, por familiares del general Carlos Prats, de ser partícipes del asesinato del militar chileno ocurrido en la capital argentina.

En el caso del ex Mandatario y senador vitalicio, quien fue desaforado en Chile, el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N" 1, a cargo momentáneamente del juez federal Dr. Juan José Galeano, dio traslado a la Defensoría de un incidente de extinción de la acción penal por prescripción, promovido de oficio a favor del militar en retiro.

En los próximos días, dentro de los plazos procesales, la Defensa Pública evaluará la situación y decidirá la presentación de un escrito promoviendo tal prescripción.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales