WIKÉN

Viernes 13 de Febrero de 2004

Estrenos de cine
Alguien tiene que ceder

Amor en los tiempos del chal

Más que en ningún otro género, la comedia romántica se sostiene básicamente en el carisma de sus personajes. En la comedia romántica uno puede tener la historia más tonta y predecible del planeta, pero si los personajes, y sobre todo los momentos entre éstos funcionan, el partido está ganado.

"Alguien tiene que ceder" es una historia boba, evidente como un vaso de agua pero encantadora como una taza de té. No tanto por la obvia calidad de sus protagónicos, capitaneados por Jack Nicholson y Diane Keaton, sino por la química que se mueve con estos. La directora Nancy Meyers ("Lo que las mujeres quieren") juega con sus héroes en un hábitat que los hace sentirse cómodos, y al mismo tiempo sentirnos cómodos a nosotros como sus espectadores-espías. Mucho ayuda la fotografía de Michael Ballhaus ("Pandillas de Nueva York"), que hace que cada cosa en "Alguien tiene que ceder" se vea endemoniadamente bien. Y he aquí un detalle no menor. Una de las claves de la comedia romántica es enamorarnos de lo que nos muestran, y esto se consigue a través de la belleza visual que nos ponen encima.

Harry Sanborn (Nicholson) es un cincuentón atractivo y rico, especializado en salir sólo con mujeres menores de 30 años. La linda Marin (Amanda Peet), su última conquista, lo invita a pasar un fin de semana en la casa de playa de su familia. Pero los planes de estar a solas se rompen cuando aparece Erika (Diane Keaton), la madre de Marin, una exitosa dramaturga. Tras un divertido accidente con Viagra de por medio, Harry se ve obligado a quedarse unos días extra en la casa de su novia, pero al cuidado de Erika. Del odio inicial la pareja no demorará en pasar al mutuo encanto. Y para enredar las cosas, el joven médico de Harry, Julian (Keanu Reeves) comenzará a sentirse atraído por la madura escritora, lo que pondrá a Harry no sólo celoso, sino en el aprieto de darle un giro a su vida o escapar de ahí para siempre.

"Alguien tiene que ceder" es una historia de aprendizaje post madurez. Los personajes de Nicholson y Keaton tienen sus vidas armadas, pero aprenden el uno del otro y se desarman mutuamente hasta verse obligados a partir de cero. El tema aquí no es volverse a enamorar, sino recuperar el asombro ante las personas que se nos aparecen con un cuento distinto. Nicholson, como es habitual, sobreactúa, hace de sí mismo y al igual que en el 90% de su carrera nos conquista en su rol del mayor sinvergüenza del mundo. Pero es Diane Keaton quien se roba la película. La eterna Annie Hall sigue siendo la elegancia divertida por excelencia, una musa de culto. Una de las mejores actuaciones femeninas del año. Ojo con su llanto, de antología. Una buena comedia.

Francisco Ortega

Something's gotta give

Estados Unidos, 2003. 128 minutos. Para todo espectador.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Jack, dime algo. ¿Eres un viejo verde o simplemente un viejo?
Jack, dime algo. ¿Eres un viejo verde o simplemente un viejo?
Foto:AP Photo/Bob Marshak
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales