CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Martes 26 de Septiembre de 2000


Al Fin del Mundo

Tres libros y un filme forman parte del Proyecto "Finis Terrae", impulsado por el gobierno italiano, que entrega una magnífica documentación textual, fotográfica y fílmica, en torno a la América Austral desde inicios del siglo XX.
El Instituto Chileno Italiano de Cultura y la embajada de ese país, conjuntamente con Editorial Confluencia de Buenos Aires, presentarán en Chile, mañana, el proyecto "Finis Terrae", de Alberto Maria De Agostini y Walter Bonatti, referido al territorio más austral del mundo: la Patagonia y Tierra del Fuego.

La iniciativa, en cuya producción participó la Regione Piemonte, Museo Nazionale della Montagna, Radio TV Italiana (RAI), Iceberg Films y Televisión Suiza, consiste en la edición de tres libros de fotografía y un filme sobre los territorios mencionados.

Los libros son Al limiti del mondo y La naturaleza en la América Austral, del sacerdote salesiano Alberto Maria de Agostini y Solitudini Australi, del fotógrafo y alpinista Walter Bonatti. En los textos aparece compilada una buena parte de las fotografías tomadas por De Agostini en la Patagonia, entre 1918 y 1950, y el trabajo realizado por Bonatti a lo largo de sus viajes, desde la década de los 50 hasta nuestros días.

Mientras tanto, el filme de 56 minutos Finis Terrae: La libertad de explorar (1999), fue dirigido por el cineasta italiano Fulvio Mariani y cuenta con una extraordinaria documentación.

Para la presentación del proyecto "Finis Terrae", la embajada de Italia gestionó la presencia en Chile del alpinista Walter Bonatti; del Director del Museo Nazionale della Montagna, Aldo Audisio, y de la directora Cultural de la Regione Piemonte, Rita Marchiori.

Sacerdote y Explorador

Cuando, en 1910, el padre Alberto María De Agostini llegó en misión evangelizadora al Estrecho de Magallanes, la tragedia de los indígenas casi se había consumado. Rastreadas como animales salvajes desde 1870, las etnias originarias - Tehuelches, Alacalufes, Selk'nam, Haush y Yamanas- fueron obligadas a desplazarse progresivamente hacia zonas más alejadas y marginales, sucumbiendo a manos de aventureros y colonos que se apoderaron salvajemente de la explotación de las reservas locales, y quienes llevaron a la zona enormes rebaños de ganado ovino, lo que también alteró profundamente el ecosistema local.

El joven misionero, ordenado sacerdote hacía recién un año, se encontró con un mundo en rápida transformación, colmado de atroces conflictos, pero también de infinitas perspectivas. En defensa de esas etnias, verdaderas dueñas de ese vasto territorio, De Agostini, a través de su inclinación a la exploración y a la fotografía, trabajó "uniendo y compenetrando recíprocamente fe, ciencia, misión y cultura, reivindicando la dignidad humana y social de las poblaciones originarias".

Con ese propósito, De Agostini conquistó la amistad de Pacheco (Pa-chiek), cacique Selk'nam, gracias a quien logró realizar un considerable número de fotografías y algunas secuencias fílmicas sobre la vida, actividad y ceremonias de estos indígenas, último testimonio de una cultura fatalmente marcada por la extinción.

La obra fotográfica de De Agostini, injustamente olvidada, fue rescatada por Angelo Schwarz en el ensayo "Alberto De Agostini y la naturaleza en la América Austral" (1985). En este trabajo, el historiador fotográfico demuestra cómo - a pesar de la escasa información que existe sobre los inicios y las imágenes en aquel período- De Agostini fue premiado, en 1907, por la Sociedad Fotográfica de Florencia, mientras que en 1913 se organizó en Santiago una muestra con sus trabajos. Cinco años más tarde, otras 84 fotografías que ilustraban el extremo sur del mundo, fueron presentadas sucesivamente en Santiago, Valparaíso y Concepción. Al mismo tiempo, un grupo de sus fotografías enviadas a Río de Janeiro fueron premiadas con una medalla de oro.

Sus intereses - como lo asegura Schwarz- no son puramente estéticos "y es especialmente en la fotografía entendida como documento de exploración geográfica y etnográfica donde De Agostini demostrará poseer aquellas cualidades que le valieron los más altos reconocimientos".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Patagonia septentrional. El cerro Belvedere en el Parque Nahuel-Huapi.
Patagonia septentrional. El cerro Belvedere en el Parque Nahuel-Huapi.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales