VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 3 de Enero de 2009

Encanto con imagen de país

El Petit Hotel Meridiano Sur se inauguró hace un mes en una remozada casa de calle Santa Beatriz, en Providencia.
Texto, Mireya Díaz Soto Producción, Carolina Ovalle N. Fotografías, José Luis Rissetti

El asunto partió más o menos así: Carolina Yávar tenía en mente hace unos dos años, dedicarse al rubro de la hotelería y pensaba hacerlo instalando un bed & breakfast en Santiago. Su hermano Ramón le ofreció ayuda, empezaron a buscar un lugar, mientras tanto se iban sumando al proyecto Verónica, Cristina y Tomás Yávar, los otros tres hermanos de esta familia, además de Consuelo Larraín, cuñada, y algunos de los hijos del grupo, entre ellos la ingeniera comercial y actual responsable de marketing, Alejandra Yávar, la diseñadora Consuelo Yávar y la arquitecta Francisca Montero.

Definieron el proyecto como "petit hotel" y lo ubicaron en una casa antigua de tres pisos en Providencia (www.meridianosur.cl). El lugar estaba en muy malas condiciones, pero al terminar las obras se descubrió el total esplendor de la propiedad. Francisca y su socia Ana María Russo estuvieron tras los planos, y si bien respetaron la escala y el diseño original, pudieron efectuar las ampliaciones necesarias, y organizar la distribución de manera que resultaron siete habitaciones, un estar, sala de internet, desayunador, terraza con jardín, y en el cuarto y nuevo piso, un pequeño loft como para una familia.

El nivel de la recepción y las zonas públicas es una planta central. Si se baja, se llega a un par de habitaciones pequeñas y a la cafetería. Todas estas áreas, que ahora gracias a excavaciones del terreno tienen salida al jardín –una era subterráneo–, estaban perdidas en la oscuridad de la construcción original. El paisajismo de María José del Río ayudó a recuperar ese sector y a darle un aire contemporáneo que, si bien es opuesto al de las líneas de la casa, la acompaña discretamente. Además, el color que dan los jacarandás, las nandinas, agapantos y pitósporos se suma al de algunas especies que se dejaron, como una imponente buganvilia junto a la entrada.

En el piso sobre la recepción, en tanto, está el resto de los dormitorios. Para estos espacios, una de las preocupaciones de esta familia era el tema sustentable, por eso decidieron invertir en tecnología ecológicamente responsable para el aire acondicionado y la electricidad.

Cuando llegó el momento de la ambientación y de la imagen que este lugar proyectaría, los Yávar pensaron en la identidad cultural de nuestro país, y tomaron la determinación de aplicarla en todos los rincones. La decoración, en manos de Verónica y Consuelo, tomó ese concepto que permitió la inclusión de artesanías como lámparas y apliques de mimbre de Chimbarongo, pieceras de alpaca tejidas en el norte, telares y ovillos de lana en algunos muros... Y también incorporó la impresión de citas poéticas de autores nacionales en las paredes, otra de las improntas de este hotel donde se armó una pequeña biblioteca para los turistas.

Los Yávar quieren ofrecer aquí una vivencia de Chile. Se reconocen fanáticos defensores de nuestro país y también de los viajes, por eso están seguros de que conocen lo que un huésped necesita para sentirse cómodo y tener una buena estada: ubicación, un ambiente de relajo, cálido y con una imagen que le recuerde a través de sutiles detalles en qué ciudad está.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La bienvenida de buganvilias y el damero anuncian el encanto del interior.
La bienvenida de buganvilias y el damero anuncian el encanto del interior.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales