REPORTAJES

Domingo 24 de Marzo de 2002

DOS VERSIONES. Para un mismo personaje:
El mítico capitán Trizano

Quién fue este capitán de Ejército que - según versiones no confirmadas- ha servido de guía y modelo para bautizar a un grupo paramilitar en el combate a núcleos indígenas por la toma de tierras en el sur del país.
GONZALO GARCÍA DE CORTÁZAR

Tal como ocurriera durante las dos últimas décadas del siglo XIX, el nombre del controvertido y legendario capitán de los húsares Hernán Trizano ha vueltoahora a provocar admiración por sus memorables episodios bélicos en el sur del país para alcanzar la colonización, pero también ha conseguido resucitar en las comunidades indígenas el rencor hacia quien se le recuerda como sanguinario cazador de mapuches que lideró una operación de pillaje siguiendo los métodos más bárbaros de la guerra.

Para saber quién fue este oficial de Ejército llamado Pedro Hernán Trizano Avezzano, cincuentón, macizo, hosco y de fuerte ascendiente sobre la tropa, que combatió en la Guerra del Pacífico y que luego, en la década de 1880, se alistó como alférez del Cuerpo de Policía Rural de Angol, hemos recurrido a algunas fuentes, como la historia institucional de Carabineros de Chile, que lo señala como un personaje heroico que logró liberar las provincias de Arauco, Malleco, Cautín, Valdivia, Llanquihue y Chiloé de las montoneras formadas por antisociales sin Dios ni ley. Así quedó incorporado a las glorias militares que forjaron el sur de Chile y hoy se le recuerda con un monumento en la plaza de Angol como hijo ilustre que combatió el bandolerismo y a todos los indios errantes de la Araucanía.

En los textos que ofrece a través de su sitio en Internet, Carabineros reconoce el origen de su institución en todas aquellas entidades que, con diversas denominaciones, han desempeñado tareas policiales desde los tiempos de la Colonia, como los Dragones de la Reina, los Serenos o Celadores Nocturnos, los vigilantes del Corregidor Zañartu, los Alcaldes de la Hermandad o los resistidos Talaveras de San Bruno. Son parte de su ancestro, lo mismo que el Cuerpo de Gendarmes para las Colonias del mítico capitán Hernán Trizano, por lo que alaba a aquel oficial de Ejército "que consolidó en memorables episodios el orden y la ley en el sur del país, donde los cuatreros y otros delincuentes eran el azote de esforzados colonos...". Así, la actual institución policial considera que aquel Cuerpo de Gendarmes para las Colonias, creado en 1881, combatió con coraje el delito y la usurpación, por lo que se "hace merecedor del aprecio, admiración y gratitud de los ciudadanos".

Su finalidad fue proteger a una débil población rural abandonada a su suerte, debido a la movilización de tropas hacia el norte por la Guerra, en que el bandolerismo recorría impunemente los campos y la Frontera servía de escondite para cuatreros y bandidos. El nuevo cuerpo armado quedó supeditado a la Cancillería, ya que se argumentó que por ese entonces numerosas familias de inmigranteseuropeos colonizaban aquel territorio sureño.

Por lo mismo, en caso de existir ese grupo paramilitar denunciado por el senador Roberto Muñoz Barra, es muy probable que sus eventuales integrantes hayan elegido el nombre de Hernán Trizano por tener la arrogante versión que han escuchado acerca de la vida y obra de dicho caudillo.

El otro lado de la medalla

Para el Centro Mapuche de Derechos Humanos, desde la llegada a Chile de Pedro de Valdivia, la historia del país ha sido un encontronazo de dos visiones de ver y entender el mundo, por lo que el "tristemente recordado" capitán Hernán Trizano ha sido un protagonista más de los muchos episodios de un conflicto que supera los 500 años.

Al relatar la táctica militar de Trizano, el investigador Jorge Pinto Rodríguez en su obra "El Bandolerismo en la Frontera, 1880-1920", dice que el primer impacto de esta ocupación recayó en los mapuches y que, en definitiva, el propósito era "obligar a los indios a llevar una vida errante y, en lo posible, desplazarlos hacia las pampas argentinas con el objeto que dejaran sus tierras en manos del Estado".

Nace entonces la conocida Línea Trizano, que consistía en una demarcación de los dos mundos. Aquellas tierras que quedaron fuera de esta línea, es decir, de la Cordillera de Nahuelbuta a Los Andes, se convirtieron en tierras de propiedad del Estado.

En cambio, las que se situaban al borde del mar pasaron a ser las tierras indígenas: Arauco, Lebu, Cañete, Contulmo o Tirúa.

Llama la atención que, en contraste con aquella versión positiva del capitán Trizano, se halla (también en el correo electrónico de Carabineros de Chile) un trabajo titulado "Militarización de la policía: una tendencia histórica chilena", que entrega un análisis lapidario del capitán Hernán Trizano y que, en una de sus partes, dice. "Trizano reclutó a su gente entre ex oficiales y ex suboficiales del Ejército y, en los hechos, no tuvo una relación directa con las FF.AA. En este caso, sin embargo, el remedio no fue mejor que la enfermedad, pues Trizano actuó en forma despiadada y casi sin control. Sus fusilamientos legales se sucedieron a un ritmo de 50 por año. Las ejecuciones sin proceso fueron bastante más numerosas, especialmente en 1891, cuando Balmaceda hacía regir la ley marcial. En enero de aquel año, con el expediente de la ley de fuga se masacró a 30 reos cerca de Temuco".

Por este motivo, y en particular por la actuación de los gendarmes en política contingente, Trizano fue llamado a retiro y sus tropas desmovilizadas...


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Al capitán Hernán Trizano se le recuerda combatiendo a los cuatreros, pero también como un sanguinario cazador de mapuches.
Al capitán Hernán Trizano se le recuerda combatiendo a los cuatreros, pero también como un sanguinario cazador de mapuches.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales