DEPORTES

Jueves 7 de Abril de 2005

EL ESCÁNDALO DEL PARQUE O'HIGGINS:
A cinco años de una tarde criminal

El viernes 7 de abril de 2000, la Copa Davis vivió el escándalo más grande de su historia: el público santiaguino perdió el control y sacó al equipo argentino de la cancha a sillazo limpio. El desliz le costó al tenis chileno seguir vegetando en el Grupo Uno Americano y una aguda crisis económica.

Juan Pablo Salas V.

U na tarde en el infierno. Increíble. Inimaginable. Vergonzosa.

Buscando obtener ventajas deportivas y una recaudación fabulosa que permitiría un largo respiro a la Federación de Tenis de Chile, se decidió recibir a Argentina en el inconcluso gimnasio techado del Parque O'Higgins, sobre cancha dura. Era por la segunda ronda del Grupo Uno Americano de la Copa Davis. El ganador disputaría el ascenso a la primera división, por lo que los 14 mil boletos diarios se vendieron como pan caliente.

Pero la gente no fue a ver tenis. Ni siquiera fue a ver ganar a Chile. Fue dispuesta a quedar en la historia de la centenaria competición. Pero en la historia negra, aquella que lo apunta como el público más maleducado, agresivo y criminal que se recuerde.

Es cierto: no se tomaron todas las medidas del caso. Había sillas sueltas, había poco control policial, había stands que repartían alcohol gratis... Pero también es verdad que nunca en una Copa Davis jugada en Chile había ocurrido algo ni remotamente parecido a lo de esa tarde. Nadie estimó que había que tomar mayores resguardos, simplemente porque nunca fueron necesarios.

El público fue a insultar, a molestar y desde el primer punto del primer partido, que Marcelo Ríos le ganó a Hernán Gumy en cuatro sets, mostró sus intenciones. La actitud de los asistentes fue deplorable, pero Ríos dominó el partido de comienzo a fin y se pudo completar el primer punto con relativa normalidad.

En el segundo single la historia fue distinta. Nicolás Massú remó siempre contra la corriente ante Mariano Zabaleta y a la gente eso no le gustó nada.

El tandilense vencía por dos sets a uno y tenía un quiebre arriba en el cuarto cuando todo se escapó de control. Ya le habían quitado dos puntos al equipo chileno, y a raíz del hostigamiento del público lo sancionan con un tercero. Las acciones se detuvieron durante quince minutos, al cabo de los cuales el no muy ducho juez general, el dominicano Toni Hernández, le quita otro punto más a Chile.

Es la locura. La gente, que ya tiraba de todo hace rato, se enfurece aun más. Cae algo que según Zabaleta es una piedra. El argentino va a buscar un proyectil, pero se adelanta un pelotero, que lo recoge y lo lanza lejos. Entonces Zabaleta se abalanza sobre el chico y lo empuja. Era lo que faltaba: llueven botellas, yogures, cajas, vasos... Zabaleta y el equipo argentino huyen hacia los vestuarios y cuando van saliendo de la cancha reciben una lluvia de sillazos. Al padre del jugador le hacen un tajo en la cabeza que le costará catorce puntos de sutura. Se decide seguir la serie a puertas cerradas, pero Argentina se retira. La ITF declara ganador a Chile, pero lo castiga con dos años sin jugar en casa, lo multa y le impide disputar el repechaje contra Marruecos.

A un lustro de distancia, permanece fresco el recuerdo de esa tarde vergonzosa.

Y el coliseo, ¿cuándo?

"Doce mil personas sentadas y más de ocho mil ubicadas en la cancha será la capacidad del nuevo estadio techado del Parque O'Higgins, que comenzará a construirse durante el segundo semestre de 2004. Se estima que estará listo en un año. La concesión fue adjudicada al consorcio chileno Arena Bicentenario".

La información anterior está fechada el 12 de junio del año pasado, por lo que, según ella, las obras del coliseo deberían estar listas antes de que termine el año en curso. Sin embargo, según informó ayer el Ministerio de Obras Públicas, la inversión, cuyo costo final será de ocho millones de dólares, recién está en etapa de "proyecto", fase que tiene como plazo de término estimativo el mes de mayo.

Luego pasaría a la aprobación de la Municipalidad de Santiago, que debe entregar el permiso de edificación. Sólo entonces se procedería a la ejecución de los trabajos, lo que podría extenderse hasta siete meses.



Por ahora el "elefante blanco" sigue como siempre: con su obra gruesa y su cúpula, pero en cuanto a avances en su interior, nada. Y, según se ve, habrá que seguir esperando.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Los aficionados argentinos se protegen como pueden de la lluvia de proyectiles. Tuvieron que huir.
Los aficionados argentinos se protegen como pueden de la lluvia de proyectiles. Tuvieron que huir.
Foto:REUTERS


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales