WIKÉN

Viernes 30 de Enero de 2009

La historia de La Nana que barrió Sundance

Catalina Saavedra se acaba de anotar en los anales de los grandes éxitos del cine chileno.
Por Ernesto Garratt.

Sábado 17 de enero. Es la función inaugural de "La Nana" en el Egypcian Theatre, uno de los cines emblemáticos de la nevada calle Main Street de Park City. La primera película chilena que compite en Sundance, el festival de cine más importante de Estados Unidos, termina. La ovación es ensordecedora. La historia de una nana vengativa que no tiene vida propia sino que se adosa a la vida de sus patrones para estar, pero no estar, para ser considerada parte del clan, pero siempre de lejos, comiendo en la cocina, siendo la empleada; es un éxito absoluto.

Al final de la función, un emocionado asistente clama en inglés por un Oscar para Catalina Saavedra, la protagonista. "Deberías ganar un Oscar por tu actuación. Me recuerdas a Anna Magnani, la estrella del cine italiano, ¡eres formidable!", le dice. Luego vienen las preguntas del público, en un agitado segmento de diálogo entre las estrellas del filme y la gente tras la función. "¿Te afecta este personaje tan fuerte?", le pregunta un señor estadounidense. Sebastián Silva, el director, le traduce, porque Catalina no habla inglés. Todos esperan ansiosos la respuesta y ella remata con un automático "no". Las risas no se hacen esperar. "No me afecta este personaje porque desde hace un tiempo me propuse que ningún personaje me afecte, quiero que el proceso sea entretenido, sino, me vuelvo loca, más loca de lo que ya soy solita y sin ayuda de nadie". Más risas.

"¿Y quién es esta actriz? ¿Qué ha hecho antes en su país?", pregunta otro de los curiosos espectadores. Y Catalina, entonces, habla en español. "Bueno, he acumulado varias millas de vuelo en el teatro para hacer este filme", dice. Y es cierto.

En Sundance recién saben del talento de Catalina Saavedra Pérez, pero en Chile ella es conocida por ser una de las mejores actrices del medio. Siempre de bajo perfil y con un talento arrollador, se mueve bien tanto en la comedia como en el drama. En televisión se ha lucido en papeles cómicos ("Geografía del deseo") y en las tablas, en roles potentes ("Los ojos rotos", "Inocencia"). Así lo reconocieron sus pares cuando le entregaron el Altazor por su conmovedora actuación en "Las brutas", esa obra dirigida por Rodrigo Pérez en la que logró opacar a otras dos grandes de las tablas, Amparo Noguera y Claudia di Girolamo. Y así lo reconoció la crítica también cuando la premió como la mejor actriz de teatro ese año.

Pero el reconocimiento local no se compara con el efecto que provocó Catalina Saavedra en Sundance. La crítica de la prestigiosa revista Variety se rindió a sus pies. "Está fascinante como una sirvienta con una imperturbable concentración en su rutina, con la que esconde su profunda soledad", anotó. El jurado quedó tan fascinado que le dio el premio especial a la Mejor Actuación. Algo que no hacen todos los años. En la ceremonia de premiación, el domingo pasado, no sólo Catalina se llevó el premio especial, la cinta chilena de Sebastián Silva se alzó como la mejor de la competencia internacional, destronando a películas como "An education", protagonizada por Emma Thompson. "La nana" celebró por partida doble, pero la actriz no estaba. Andaba de gira junto al elenco de "Las brutas" en Bélgica.

La Eterna Nana. Catalina Saavedra debe ser una de las actrices chilenas que más veces ha interpretado a una nana. Fue Brígida en la teleserie de 1995 "Amor a domicilio", encarnó a la chistosa nana Josefina en "Los Venegas", a la nana Jessica en su primera película "Hasta en las mejores familias" y a otra empleada doméstica en el cortometraje "La perra". Y ahora ganó su primer premio internacional por su interpretación de una nana. Al teléfono desde Bélgica y todavía sorprendida por este honor, se da unos minutos para contestar.

–¿Crees que este premio va a cambiar las cosas en Chile, que te van a dar otros papeles que no sean de nana?

"La verdad... no. Chile es muy subdesarrollado en ese sentido. Todo el mundo me decía lo mismo cuando me gané el Altazor, que se me iban a abrir más puertas y nada (...) Este premio es divertidísimo porque mi vida sigue exactamente igual y te aseguro que va a seguir bastante igual".

Catalina nunca ha sido una actriz de luces y farándula. A ella nunca le ha gustado figurar y aunque sus papeles sean secundarios, los acepta y los trabaja hasta que brillen con luz propia. "Catalina tiene un control del ego que no la hace sobrepasarse, que no la desvía", dice su profesor Gustavo Meza, quien la recuerda de la escuela, desde donde egresó en los años 80. Su compañera, Alicia Correa, cuenta una anécdota que grafica en parte el carácter de esta notable "famosa desconocida". Había que hacer un ejercicio de máscaras y mientras todos buscaban que las suyas fueran las más vistosas y lindas, ella, que nunca perseguía verse bien en el escenario, sacó una de un viejo somnoliento que sufría de resaca. "Fue genial. Simplemente reventamos de la risa", dice Alicia.

"Tiene un sentido del humor muy particular y muy personal, que le brota, le sale natural. La Catalina es hija de un dramaturgo, Omar Saavedra, que es un tipo bastante especial, muy cómico, satírico. La madre (Mariana Pérez), al revés, tiene la ternura de esas personas que piensan bien de la gente. La Catalina tiene aspectos de los dos", explica Meza. De ahí viene esa ductilidad que la hace moverse bien en ambos géneros. Y que la hace única.

Su Paso Por La Televisión. Catalina tuvo siempre claro que quería ser actriz. O por lo menos estar involucrada con el mundo de la actuación, las luces y el espectáculo. Su madre le contrató un profesor de actuación a los diez años. Además, no se perdía talleres y eventos durante sus años de infancia en el colegio Winterhill de Viña del Mar. "No era tan buena alumna, pero era de las chicas activas del curso. Siempre metida en actividades extraprogramáticas", recuerda.

Su pasión por la performance derivó en un definitorio paso por la escuela de Gustavo Meza, a lo que se sumó un trascendental viaje a Europa cuando ella tenía 24 años. "Fui a Barcelona por tres meses a estudiar teatro experimental y luego pasé por Alemania para ver a mi padre", recuerda la actriz, quien se separó de su progenitor cuando ella tenía 5 años. Este viaje, ha dicho, fue crucial para conocer el mundo de Omar Saavedra y de hecho aprovechó de actuar en una serie infantil que su padre escribía para la TV alemana.

Antes de realizar este fundamental primer periplo al Viejo Continente, estaba participando en su primer acercamiento al mundo de las teleseries en "Fácil de amar". "Pero tuve que dejar la cosa por el viaje", señala. Y así es ella también. "Si hay que lanzarse a hacer algo, lo hace nomás", dice la actriz María Izquierdo.

Pero sin duda que su hit televisivo es la roquera metalera que acuñó para la teleserie "Adrenalina", en 1996: Raquel Trujillo. "Le puse harto de mi cosecha a ese personaje,", señala Catalina Saavedra, divertida en ese entonces en los márgenes de la comedia televisiva que ya antes, en su inicios, había experimentado con secundarias apariciones en el programa de humor "Jaguar Yu", en 1992.

Fueron casi 10 años de una buena relación con la TV y las teleseries de Canal 13, pero algo cambió. "Me dejaron de llamar, cambió la mano, llegó Verónica Saquel y no aparecí más". Y ahonda en el tema. "Creo que no me llaman de la TV además porque a los directores nos les interesa, pero también es tan antojadizo. No tengo muchas respuestas, siempre son los mismos. Además, en la TV es muy difícil entrar porque importa mucho el aspecto físico. Eso es muy determinante para trabajar".

- ¿Crees que bloquean en TV a la gente que no es la típica belleza?

"Yo creo, pero no sólo me pasa a mí".

Y no suena disgustada. Ni alterada. Catalina es una mujer que suena alegre todo el tiempo y que es capaz de sacarle el lado divertido a cualquier cosa. Como cuando en el restaurante Zoom, de propiedad de Robert Redford, en pleno Sundance, menciona a unos de sus referentes a la hora de actuar: "Meryl Streep", dice. "Ella es capaz de hacer lo que sea, incluso la última lesera que hizo, 'Mamma mía!', le salió la raja".

- Y tienes como un aire a Meryl Streep

"Sí, me lo han dicho antes, en serio" (Y se pone a reír).

Puede sonar exagerado, pero Catalina Saavedra podría actuar de Meryl Streep. Y le saldría impecable. El talento que mostró en las pantallas de Sundance da para creer de todo.

Lo que aprendimos de

Por Ernesto Garratt Viñes

MUCHO DEL OSCAR SALE DE AQUÍ. Se está haciendo una costumbre que lo que ha sido premiado en Sundance, luego sea nominado a los Oscar. Este año hay varios ejemplos: "The Wrestler" y 'Slumdog millionaire' se presentaron en Sundance hace un año. Una camada de directores importantes han salido de acá, desde Quentin Tarantino, hasta Steven Soderbergh.

QUE ESTE ES EL LUGAR PARA REDIMIRSE. El director de Oliver Hirschbiegel tocó el cielo con "La caída", pero vino el fracaso con "La invasión". En Sundance Oliver Hirschbiegel acaba de redimirse con la excelente "Five minutes of heaven". Lo mismo Mickey Rourke con "The informers" y Jim Carrey, con su rol de gay obsesivo en la inteligente comedia "I love you Phillip Morris".

QUE SURGEN NUEVAS ESTRELLAS. De Sundance surgen los rostros que renuevan Hollywood. Si la pequeña actriz de "Pequeña Miss Sunshine", Abigail Breslin, está cosechando éxitos en Hollywood, ahora es Zooey Deschanel la elegida. La preciosa actriz es la cara de la dulce comedia "500 days of Summer".

QUE SURGEN NUEVAS ESTRELLAS. De Sundance surgen los rostros que renuevan Hollywood. Si la pequeña actriz de "Pequeña Miss Sunshine", Abigail Breslin, está cosechando éxitos en Hollywood, ahora es Zooey Deschanel la elegida. La preciosa actriz es la cara de la dulce comedia "500 days of Summer".

Y QUE LATINOAMéRICA LA LLEVA. "Rudo y Cursi", una película latinoamericana, se presentó con éxito y buenas reseñas. La nueva película de Gael García y Diego Luna es una producción de la compañía Cha Cha Cha y marca el ejemplo de lo que buscan los estudios de cine en esta época de crisis. Asociarse con Latinoamérica para aminorar el riesgo de inversión.






Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales