WIKÉN

Jueves 24 de Abril de 2003


El piquero de Amaya

Amaya Forch terminó su labor como jurado en "Rojo" sin tener definido qué haría después. Lo único que tenía seguro era que quería grabar un disco y convertirse definitivamente en cantante.
Sebastián Montalva Wainer

La noche del 24 de febrero de 2001, David Hasselhoff la hizo temblar. "Quiero una chica bonita que venga aquí a cantar conmigo", dijo el galán de "Guardianes de la Bahía". Estaba invitando a Amaya Forch a subirse al escenario de la Quinta Vergara. La actriz estaba nerviosa, pero cuando escuchó esa frase, recuerda, casi se muere. Su misión era difícil: tenía que salvar lo que seguro iba a ser el horror más grande del festival de ese año. "Yo tenía que hacer la voz de arriba. Cuando la hacía él, se desafinaba mucho, entonces terminé haciendo su misma voz, pero con eso la mía no lucía para nada y era una lata", recuerda Amaya. "No se sabía la letra (era en español), le pusieron pancartas en el suelo, pero él cantó cualquier barbaridad. Años después supe que le habían puesto las pancartas al revés y obviamente se había equivocado". Pero una vez en el escenario, el susto pasó. "Al final lo único que quería era que él se fuera y quedarme yo cantando canciones con el público".

Esa noche, Amaya tembló de nervios. Pero esa sensación, dice, le gusta. "Me gusta estar en el abismo", explica. La actriz-cantante-animadora dejó repentinamente su papel de jurado en "Rojo" a principios de mes sin tener nada firmado en otra parte, pero sí con una idea metida en su cabeza: grabar un disco, como sea, con un sello o de forma independiente. Pues para eso estudió canto lírico, canto moderno y jazz; interpretó el año pasado a Carmela en "La pérgola de las flores"; por eso decidió aquella vez acompañar a Hasselhoff en Viña. Amaya quiere ser cantante a toda costa y tener su propio disco de boleros. Por lo menos, dice, tiene una parte de publicidad asegurada: ya es conocida. ¿Y quiénes serían sus músicos? Posiblemente, los veteranos del Trío Inspiración (aún están en conversaciones), los mismos que la acompañaron en la reciente Cumbre Guachaca y con quienes a partir de mayo tocará en distintos lugares de Santiago.

"Haber cantado en "La pérgola..." ante siete mil personas es un carrete mucho más fuerte que cantar en un pub... Soy actriz y trabajo en comunicaciones, sé lo que es el escenario, no le tengo miedo al público, tengo un roce que me da la seguridad de pararme en un escenario", dice.

Alejada de las teleseries desde "Sabor a ti" (Canal 13, 2000), actualmente la actriz maneja dos proyectos televisivos aún no confirmados. Pero si no se concretan, Amaya igual seguirá su carrera de cantante. Al menos, en su currículum ya figura haber cantado un día en el Festival de Viña del Mar. "Yo puedo decir Sí, me subí a ese escenario... y con el Guardián de la Bahía", dice la actriz soltando una carcajada.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:Jorge Sánchez
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales