REVISTA DE LIBROS

Domingo 4 de Enero de 2009

DE VISITA EN CHILE Ensayista norteamericano
Morris Berman: crepúsculo y oscuridad en Estados Unidos

El destacado historiador cultural participará este lunes en un encuentro organizado por la Escuela Abierta de Literatura de la Universidad del Desarrollo, Editorial Cuatro Vientos y El Observatorio de Lastarria.

ADÁN MÉNDEZ

Morris Berman parece tener un público seguro en estas tierras, si consideramos las numerosas reimpresiones de su trilogía editada por Cuatro Vientos. Y no es extraño. Se trata de un ensayista nato: apto para la metafísica, la ética, la política y el comadreo. Ágil en su modo de avanzar de cita en cita, la lectura de cada volumen suyo equivale a la lectura de una pequeña y selecta biblioteca. Y algo muy notable: la permanente autocrítica. Berman modifica, desplaza, profundiza sus posiciones de libro en libro. E incluso de capítulo en capítulo. Una costumbre suya son los capítulos finales débiles: en ellos parece deshacerse en preguntas y dudas respecto de lo afirmado en los capítulos precedentes. Como si literalmente agotara su impulso en cada libro. Y en el siguiente su mirada resulta nueva, en un curioso empezar desde otro tipo de cero, desde una pregunta más acuciante, más difícil, o más graciosa.

Una sinopsis de esta llamada "trilogía de la conciencia" no puede ser sino muy aventurada, pero someramente digamos que en El reencantamiento del mundo describe la metafísica cartesiana como ideología dominante de la modernidad, aquella que instala al sujeto como un ente separado de la naturaleza; y en esperanzados capítulos dibuja algunas condiciones para una nueva metafísica. En Cuerpo y espíritu se detiene a analizar algunas de las grandes herejías al pensamiento racionalista: los gnósticos, los cátaros, los nazis. La desconexión con el cuerpo le parece una característica constante en Occidente, una brecha que cada cierto tiempo alguna herejía trata de salvar desesperadamente. Berman no elude lo discutible, y su capítulo sobre las diferencias entre un arte originado en la carencia y otro originado en la plenitud más bien la provocan: nos piden reconsiderar nuestro gusto por artistas como Mozart o Van Gogh. En Historia de la conciencia, explora las sociedades nómades, que carecen de la obsesión vertical padecida por las civilizaciones (poder, éxito, iluminación, verdad, autoridad, riqueza, crecimiento), y señala la persistencia de una tradición nómade o paradójica en la historia del pensamiento occidental.

De mano de la editorial Sexto Piso conocemos ahora otros dos libros, más contingentes, en los que nos detalla su visión del globalizado mundo actual, y sobre todo de su decadente campeón: los Estados Unidos de América. Berman es un crítico completo de su país de origen. Probablemente sea parte de esa crítica vivir en México. Si, como un poco más de la mitad del mundo, considera deplorable la administración Bush, no le parece, sin embargo, nada excéntrica o extraordinaria.

Una solución individual

En su primer diagnóstico -El crepúsculo de la cultura americana, publicado el año 2000- compara los periodos de decadencia de los imperios, especialmente del romano, con el estado actual de Norteamérica, y los dibujos parecen calzar punto por punto: política exterior temeraria, desigualdad social y económica galopante, alfabetización y entendimiento crítico en descenso rápido, muerte espiritual o kitsch. Para Berman, Estados Unidos conduce un barco global que se adentra irremediablemente en una edad oscura, y sólo vislumbra una solución individual, un nuevo tipo de monasticismo: una sobreviviencia sumergida de la conciencia intelectual hasta que vengan mejores tiempos.

Apenas seis años después -Edad oscura americana-, tras el atentado a las Torres Gemelas y la invasión de Irak, piensa haberse quedado corto en sus planteamientos. En cuatrocientas cincuenta páginas entrega una panorámica desolada de su país. Cuando, seis meses antes de Irak, la Casa Blanca declaró en su National Security Strategy que libraría al mundo del mal, actuando de manera preventiva, se señaló mucho que se producía una ruptura con la tradicional política exterior norteamericana. Pero Berman pregunta: "¿Es la doctrina Bush una gran ruptura con la política exterior americana? (...) ¿No fue la guerra con México preventiva? ¿No fue la Guerra Hispano-Estadounidense una búsqueda de hegemonía global?". Y repasa con cierto detalle las actividades externas norteamericanas, en particular durante la Guerra Fría, con varias menciones al caso chileno: "eterna ignominia de nuestra política exterior". Como en ninguno de sus libros anteriores, en este no parece ver luz al final del túnel. Mantener los ojos abiertos no más. Menos acción y más teoría.

BERMAN EN CHILE

Lunes 5 de enero de 2009, 19:30 horas, Observatorio de Lastarria, Villavicencio 395.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales