ACTIVIDAD CULTURAL

Domingo 8 de Marzo de 2009

La profunda melancolía de Kind of blue

El 2 de marzo de 1959, hace medio siglo, el trompetista Miles Davis llegó al estudio de la calle 30 en Nueva York con algunas anotaciones en el bolsillo. Ni John Coltrane, ni Cannonball Adderley, ni Bill Evans, sabían qué iba a ocurrir realmente.
IÑIGO DÍAZ

Jimmy Cobb había tenido apenas unas apariciones como sustituto del histórico Philly Joe Jones en la batería del grupo de Miles Davis. Un día recibió una llamada del trompetista: "Hay grabación". A tal hora, en tal sitio. Era, simplemente, una más. "Yo no sabía si era 'Kind of blue' o 'Kind of green'", diría el único testigo sobreviviente de la grabación que es considerada la más grande de la era y que ya este mes cumple 50 años, con una reedición de lujo en tres volúmenes por el selloColumbia.

Nunca nadie supo demasiado. Ni siquiera Miles Davis. El disco no tuvo nombre sino hasta avanzada la segunda sesión en el estudio construido en una iglesia ortodoxa abandonada, el 22 de abril de 1959. Los músicos, menos. Es lógico, pues si Davis compuso partituras para "Kind of blue", no fueron más que apuntes. "Algunas eran tan simples que podrían haber estado en una servilleta", explica el productor del sello, Bob Belden.

Toda la grabación se basó en tres aspectos. Primero, el desarrollo en torno al piano de Bill Evans, dado su conocimiento sobre la música modal en que se basan las piezas. Después, en la confianza en las capacidades de los sidemen elegidos y, finalmente, en el liderazgo de Davis quien dio instrucciones precisas sobre la propia marcha de la grabación: "Haz esto", "Haz aquello", "Aquí haz lo que quieras", "Tú haces el primer solo", fueron parte de las guías espontáneas.

En "Kind of blue" hay un efecto transversal en tiempos y en audiencias. Los expertos coinciden: la gente que sólo tiene un disco de jazz entre sus curiosidades, por lo general es "Kind of blue". Pero el impacto siempre es doble. Esta música de Miles Davis está en la primera línea, tanto en términos estéticos como en popularidad. Gusta a músicos y a auditores.

Hasta "Kind of blue", los jazzistas basaban sus relatos en las notas dentro de un acorde y en la sucesión de ellos. Las improvisaciones modales, sobre las que se construyó esta obra, se desarrollaban sobre los "modos" o escalas. Y, de qué manera, cada nota de la escala se podía convertir luego en la primera nota de un nuevo modo, con los mínimos insumos las posibilidades de resultado eran múltiples.

Pero esta magia la producen las identidades musicales del sexteto. Los mismos especialistas americanos formulan: "Mira la contraportada de 'Kind of blue'. Si te gustó el piano, compra un disco de Bill Evans, y si te gustó el saxo alto, uno de Cannonball Adderley. Preste atención al solo de Davis en "So what". Para muchos, esa melodía es el "tema" y no la introducción conjunta. El grupo suma al tenorista John Coltrane (audición especial a su intervención en "Flamenco sketches", su gran momento personal), al contrabajista Paul Chambers y al baterista Jimmy Cobb, autor del prólogo testimonial del libro "Kind of blue. La creación de una obra maestra".

El músico y productor Quincy Jones elucubra: "Si desapareciera de la faz de la tierra todo rastro de música de jazz, bastaría escuchar 'Kind of blue' para comprenderla". Jones apunta a que ahí se pueden encontrar todos los rasgos del siglo musical: la operativa modal en "Flamenco sketches", la third stream en la introducción impresionista de "So what", la escuela del cool jazz en todos los solos de Davis, la del bebop en todos los solos de Adderley, el swing en los unísonos de "All blues", y las líneas baladísticas en "Blue in green" y bluseras en "Freddie freeloader".

Pero además de los análisis hay un denominador común para el auditor de este álbum, y está en el simple sentimiento que suele producir. Es ese estado de contemplación Duke Ellington escribió una melodía llamada "Prelude to a kiss", pero "Kind of blue" es una obra completa para antes de un momento así.

Es una manera de entender el abandono. Un tipo de blue donde "blue" no representa el color azul, sino la profunda melancolía davisiana.

Escuche la música en Emol.


Recomendados

Disco
"Kind of blue, 50th anniversary collector's edition" (2008). Amazon.com, US$ 80.

Libro
"Kind of blue. La creación de una obra maestra" (2000), por Ashley Kahn. edición española: Alba Editorial. Amazon.com:

US$ 38.



> John Coltrane (1926-1967)

"El solo en 'So what' indica la dirección que tomará su música en los años 60, incluso más que 'Giant steps'", dijo su biógrafo Lewis Porter. En su obra "My favorite thing" (1961) redujo al mínimo los cambios de acordes, improvisó por escalas y consiguió ese efecto de impacto y trance.


> Cannonball Adderley (1928-1975)

El saxofonista alto grabó este "Know what I mean?" en 1961. El productor del disco, Orrin Keepnews, recuerda que Cannonball escogió deliberadamente la invocación liberadora de las escalas y los tiempos pausados de "Kind of blue", en cincurstancias de que su estilo fue siempre fulminante.


> Miles Davis (1926-1991)

"In a silent way" (1969), tiene una directa herencia modal. El propio Miles está sumido aquí en su efecto musical pero ésta es obra del pianista Joe Zawinul, quien compuso la famosa tonadilla. "La escribí en dos minutos y con un par de acordes. Pero Miles ni siquiera quería esos dos acordes".

Bill Evans (1929-1980)

Miles anotó en un papel un Sol menor y un La aumentado. "Me preguntó qué podía yo hacer con esto. No sabía, pero me fui a casa y escribí 'Blue in green'", dijo Evans. Las dudas sobre esta autoría siguen. El pianista volvió a grabarla en "Portrait of jazz" (1959).


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales