ESPECTÁCULOS

Miércoles 20 de Mayo de 2009

El filme perdido que sacó la cara por Chile en los 50

"La caleta olvidada", de 1957 y dirigida por Bruno Gebel, ha sido la única cinta local en competir por la Palma de Oro en Cannes.

FERNANDO ZAVALA

A comienzos de 1957, un italiano llamado Bruno Gebel se presentó ante Claudio Di Girolamo y le ofreció protagonizar una película que preparaba. "Me dijo que había hecho muchas cosas en Italia, y también que era amigo de Roberto Rossellini", recuerda el pintor. "Tiempo después, yo mismo tuve la posibilidad de conocer a Rossellini y me dijo que nunca había escuchado hablar de él", agrega.

Verdad o no, el proyecto de Gebel pretendía traer a Chile el estilo magistralmente desarrollado por el director de "Roma, ciudad abierta" y conocido como "neorrealismo". El filme se hizo: se llamó "La caleta olvidada", no existen rastros de él y es hasta hoy el único que ha representado a Chile en la competencia oficial del Festival de Cannes.

"Como venía con la influencia del neorrealismo, Gebel no quería ocupar actores profesionales. Por eso me ofreció el papel a mí", cuenta Di Girolamo. En efecto, el elenco estaba integrado por el médico Alberto Spikin, el arquitecto Fernando Davanzo y sólo un actor profesional, Emilio Martínez. Se rodó en Horcón, a fines de mayo, durante un mes. Su historia, guionizada por Gebel e Isidora Aguirre, contaba el romance entre la joven hija de una familia de pescadores y un italiano interpretado por Di Girolamo.

En un artículo publicado por El Mercurio el 16 de mayo de 1957 se señala: "Si acaso se obtienen los resultados apetecidos (...) quizás el cine chileno pudiera también alcanzar éxito en los mercados extranjeros, con las ventajas obvias del caso". Pero de la película y del director no se volvió a saber, aunque al menos tuvo el logro de competir en Cannes. Fue en 1958, el mismo año en que participaron películas de Ingmar Bergman ("En el umbral de la vida"), Jacques Tati ("Mi tío"), Richard Brooks ("Los hermanos Karamazov") y Martin Ritt ("Un largo y ardiente verano"). Di Girolamo cuenta que ni él ni otro miembro del elenco fueron invitados al certamen, y que ganó la cinta rusa "Cuando vuelan las cigüeñas", de Mijaíl Kalatozov.

Después, Miguel Littin persiguió la Palma de Oro en Cannes con "Las actas de Marusia" (1976), pero ese filme era mexicano. Patricio Guzmán llevó su documental "Salvador Allende" (2004) a la selección oficial, pero no competía.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La película de Gebel, que pretendía iniciar al cine chileno en el
La película de Gebel, que pretendía iniciar al cine chileno en el "neorralismo" fue roada a fines de mayo de 1957, en Horcón.
Foto:EL MERCURIO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales