EDITORIAL

Sábado 7 de Enero de 2006

El motor del milagro indio

Las perspectivas para la economía de India en 2006 no podrían ser mejores. Al respecto, uno de los aspectos distintivos del boom indio es que ha sido liderado por el consumo, ante lo cual cabe preguntarse: ¿cómo planean estar ahí las empresas chilenas?

Jorge Heine
Embajador de Chile en India

Al iniciarse el año 2006, las perspectivas de la economía india no podrían ser mejores. El crecimiento en el primer semestre del año 2005 llegó al 8,1%, completando tres años con tasas superiores al 7%. El Sensex, el índice de la Bolsa de Comercio, alcanza un récord de 9.500 puntos, de 6.500 en enero del año pasado. En 2005 se lanzaron cinco nuevas líneas aéreas. Para marzo, se proyecta que el tráfico aéreo interno alcance a los 24 millones de pasajeros (un crecimiento del 30% anual) y el internacional, a 20 millones (un crecimiento de 18%). De enero a noviembre se vendieron 23 millones de celulares, y se proyecta llegar a los 100 millones de suscriptores para 2007.

El sector de tecnologías de la información (TI) es uno de los más dinámicos, creciendo al 34% en el período 2004-2005, con un promedio de 25% en los últimos cinco meses. Parte de ello se debe a la creciente desagregación de los procesos de producción a nivel mundial, lo que ha permitido a las empresas innovar y bajar sus costos, tercerizando numerosas funciones. Como ha señalado Tom Friedman en su reciente best-seller "El mundo es plano", India está cambiando la división internacional del trabajo al separar la prestación de un servicio del lugar geográfico en que éste se demanda.

Dadas las comunicaciones de hoy, para una empresa en Boston es indiferente que su contador esté en Boston o en Bangalore. Lo importante es que le entregue las cuentas ordenadas al menor precio. Y aquí, tal vez lo más notable sea el paso desde el BPO (Business Process Outsourcing), como el procesamiento de datos y los centros de llamados, a la segunda etapa del desarrollo exportador de servicios telemáticos, el KPO (Knowledge Process Outsourcing), con análisis financieros, diagnósticos médicos a distancia, operaciones actuariales e investigación legal y de ingeniería.

Sin embargo, ello es sólo una parte del gran auge del sector servicios en India, que hoy llega al 52% del PIB. Y uno de los aspectos distintivos del boom indio es que es liderado por el consumo. La caída de las tasas de interés ha gatillado un auge del crédito de consumo (hay 16 millones de tarjetas de crédito y 30 millones de tarjetas de débito), y el consumo privado llega al 64% del PIB (en China llega al 42% y en Japón al 55%).

El mercado de venta al detalle se calcula en US$ 300 mil millones, y McKinsey proyecta que para 2010 va a ser el cuarto o quinto mercado más grande del mundo, con US$ 400 mil millones. Wal Mart y Carrefour (¿dónde están las empresas chilenas?) se aprestan para entrar "con tutti" una vez que la venta al detalle se abra a la inversión extranjera, algo que se espera en 2006.

Este boom del consumo se ve en todas partes. En el millón de autos producidos en India que se vendieron en 2005. En los 450 malls que se añadirán en 2006 en las seis mayores ciudades. En tiendas como Cartier, Chanel, Lacoste, Ralph Lauren y Louis Vuitton en los hoteles de cinco estrellas. En los restaurantes que se abren a diario, con todo tipo de cocinas. Uno de ellos, "360 grados", en el Hotel Oberoi en Nueva Delhi, facturó US$ 2,5 millones en los primeros seis meses del año; otro, "Bukhara" (el favorito de Bill Clinton), US$ 2 millones. O en el creciente consumo de vinos. Por ejemplo, en un restaurant como Olive Bar & Kitchen, en Delhi, uno de los más conocidos (e importante plataforma para vinos chilenos), el 49% de sus ventas proviene de vinos.

Este enorme auge del consumo en India tiene implicancias para Chile, ya que rompe el mito de que el mercado indio sólo ofrece posibilidades a largo plazo. Si bien las exportaciones de Chile a India hasta ahora han estado dominadas por el cobre, las exportaciones no cobre también han aumentado (un 50% en 2005). Sin embargo, en momentos en que ya se ha inicializado y está a punto de firmarse un Acuerdo de Alcance Parcial (AAP) entre Chile e India, base para un eventual TLC, cabe hacer notar que el llegar con productos agroindustriales y gastronómicos al consumidor indio implica desarrollar una estrategia de posicionamiento y de marketing mucho más vigorosa que la aplicada hasta ahora por las empresas nacionales. Es difícil vender si no se muestra la mercadería.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales