DEPORTES

Domingo 22 de Octubre de 2006

LA UC VENCIÓ POR 18-15 A OLD BOYS EN EL ÚLTIMO MINUTO :
Patada a la gloria

Un try de Felipe Graell sobre la hora le brindó su 18º título a los cruzados, en la despedida de Alfonso Escobar.

HÉCTOR OPAZO M.

Luchó y luchó Old Boys. Contra la corriente, por muchos pasajes. Contra sí mismos, en otros momentos. Pero los ex alumnos del Grange habían pasado adelante en la cuenta, gracias a un penal de Patrick Müller, cuando apenas quedaban dos minutos para que culminara el tiempo reglamentario.

Sin embargo, un penal cobrado en favor de la UC en el primer minuto de descuento abrió la puerta a la incertidumbre. No era fácil, pero Pablo Boetcher -quien había ingresado apenas 10 minutos antes- quiso convertirse en héroe. El fly, que pasó buena parte de la temporada lesionado, buscó los palos.

Pero falló. En el momento mismo en el que impactó la ovalada, todo el mundo se percató de que ni siquiera iba a llegar a la zona de in-goal. La gracia: el primero en darse cuenta fue Felipe Graell, que corrió en pos de la pelota, que alcanzó a descolgar y apoyar en el piso: era el ensayo definitivo, que marcaba el 18-15 definitivo, que marcó la 18ª corona en el Torneo Central para la UC, el equipo más ganador en la historia del rugby.

Merecido. Porque la UC jugó mucho mejor en la primera parte, haciendo lo que mejor sabe: controlando el juego de forwards y formando mauls cada vez que era necesario.

Aunque Old Boys logró irse en ventaja al descanso (7-6), sembró varias dudas respecto de su capacidad de mantener el ritmo durante el partido. En el segundo tiempo, los albos se vieron rápidamente en desventaja y, contra la corriente, lograron ponerse arriba con el referido penal de Müller.

Parecía que se quedaban con la victoria, pero el bendito error de Boetcher, que Graell aprovechó, sería la gloriosa despedida para Alfonso Escobar (ver recuadro), quien vivió una jornada de dulce y agraz.

"Me tocó a mí, como pudo haberle tocado a cualquiera. Lo importante es dedicarle el título a Alfonso, quien marcó toda una época en el rugby", comentó Graell, el héroe de la tarde.

Despedida "a lo Zamorano"

Alfonso Escobar jugó ayer su último partido de rugby profesional. "Pequeño", como se le conoció a pesar de sus casi dos metros, había adelantado que la final del Central iba a ser su última presentación en una cancha.

Sin embargo, la jornada tuvo dulce y amargo. A los 10 minutos del segundo tiempo, se trenzó a golpes con Sebastián del Solar, a quien le aplicó una serie de puñetazos. El árbitro optó por el camino lógico: le mostró la tarjeta roja y cortó prematuramente su adiós, tal como le pasó a Iván Zamorano en su retiro del fútbol.

"Recibí un manotazo muy mala leche, que me quebró la nariz y por eso reaccioné. Estuve mal, lo reconozco, porque no me pude contener", reconoció Escobar, aún sangrando de su nariz.

"Ganamos con el último aliento, tal como yo quería: retirarme como campeón", añadió "Pequeño", quien terminó ovacionado en brazos de sus compañeros.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La UC recuperó la corona, que el año pasado había perdido precisamente ante Old Boys.
La UC recuperó la corona, que el año pasado había perdido precisamente ante Old Boys.
Foto:ALEX MORENO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales