ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Viernes 3 de Noviembre de 2000


¿Juez y Parte?

Daniel Albarrán afirma que al momento de asumir como subsecretario de Pesca, el Gobierno conocía perfectamente sus actividades como empresario del rubro. Además estima que el 3 por ciento que aún mantiene en la Salmonera Antarfish, a la cual pertenecen dos concesiones acuícolas entregadas este año, no es relevante ni representa conflicto de intereses.
Las jornadas sobre pesca organizadas el jueves y viernes de la semana pasada por la Universidad Católica de Valparaíso habían marchado sin mayor novedad. En el Club de Viña del Mar se habían sucedido una a una las exposiciones contempladas en el programa.

Pero la tranquilidad duró hasta el viernes en la mañana, cuando un portavoz de la Confedereción Nacional de Pescadores Artesanales (Conapach) tomó la palabra para realizar una inesperada denuncia: el subsecretario de Pesca, Daniel Albarrán, el mismo que el día anterior había estado en el podio de los expositores, fue acusado de recibir dos concesiones acuícolas en la XI Región.

La información, avalada por sendas publicaciones en el Diario Oficial durante abril y mayo de este año, entraba en contradicción con la versión del ministro José de Gregorio, quien al ser consultado anteriormente por el tema, había asegurado que Albarrán se había desligado absolutamente de todos sus negocios en el sector de la salmonicultura.

Veredicto: Albarrán apareció como culpable de ser juez (subsecretario de Pesca) y parte (empresario del rubro).

Pese a que el subsecretario, que entonces estaba en Santiago, se movilizó rápidamente para que se leyera en su nombre un comunicado antes de la clausura de las jornadas, la confusión que generó la noticia quedó en el ambiente.

Por eso en esta entrevista, Daniel Albarrán (de 52 años), quien fuera presidente de la Asociación de Productores de Salmón y Trucha y presidente de la Salmonera Antarfish, intenta aclarar el límite de sus compromisos como Subsecretario de Pesca y empresario del rubro:

- ¿Cuándo supo que se le estaba acusando por ser propietario de dos concesiones?

- La primera vez que escuché que alguien presentaba el tema como impropio fue en la asamblea del viernes.

- ¿Usted no previó que esa situación pudiera ir en su contra en algún momento?

- La verdad es que no. Yo he sido empresario salmonero desde 1998 hasta que el presidente Ricardo Lagos me invitó a participar en su gabinete. Tanto él como el triministro De Gregorio sabían, al momento de ofrecerme el cargo, que yo era presidente del gremio de los salmoneros, que exportaba salmones y que era director de una compañía (Salmonera Antarfish).

- ¿Qué se le pidió al momento de ser nombrado subsecretario?

- Cualquier subsecretario tiene que quedar ajeno a otras labores y dedicarse en forma exclusiva a la Subsecretaría, tarea que yo he hecho desde el minuto en que me invitaron, renunciando a los directorios de Antarfish y de la Asociación de Productores de Salmón y Trucha. En las actas de esas dos sociedades consta que yo renuncié en febrero de este año.

- ¿No se le pide al subsecretario de Pesca el desprendimiento de intereses materiales en el rubro?

- No. Mi participación del 3 por ciento en la salmonera Antarfish está en la declaración de intereses que presenté al momento de asumir.

- ¿Las concesiones pertenecen a Antarfish?

- Exactamente. Las concesiones fueron solicitadas a título personal y resueltas por las subsecretarías de Pesca y Marina durante el transcurso del gobierno del presidente Frei, cuando yo era un empresario que laboraba normalmente en el tema salmonero.

- ¿Y qué pasó?

- Las solicitudes de concesión fueron ingresadas al Servicio Nacional de Pesca a fines de 1995, se tramitaron regularmente durante cuatro años y medio, y fueron decretadas entre diciembre de 1999 y febrero de 2000. En 1996 Antarfish, empresa de la cual yo era ejecutivo, hizo un mandato ante notario con promesa de compraventa de las concesiones. Según él, al momento de entregárseme las concesiones serían traspasadas a la empresa, cosa que se está haciendo desde hace dos o tres meses.

- Concretamente se le acusa de conflicto de interés por ser subsecretario y empresario del rubro, ¿cuál es su interpretación?

- Frente al otorgamiento de las concesiones, que es una resolución que está hecha en el pasado, poco tiene que hacer el subsecretario hoy. Antarfish es una sociedad anónima abierta, se administra por un directorio de cinco miembros en el cual no tengo ninguna injerencia y por lo demás, con el 3 por ciento de una sociedad anónima abierta, es poco lo que podría hacer.

- Ese porcentaje en Antarfish, ¿no implica tener intereses creados en el sector?

- No. No hay gestión ni administración. Además, cuando se me invitó a participar en el gabinete se hizo a sabiendas de que yo era un empresario del sector salmonero.

- ¿Se sabía también que tenía esas dos concesiones?

- Obviamente.

- ¿Desde cuándo están operando?

- Cuando se solicita una concesión sólo se puede comenzar a trabajar en ella a partir del momento en que se entrega. En este caso, las concesiones fueron decretadas por Marina en diciembre y febrero respectivamente. Ahí concluyó el trámite de otorgamiento de la concesión. Luego la Contraloría tomó razón y vienen las publicaciones en el Diario Oficial. Las concesiones no están siendo operadas porque están siendo recién decretadas y, en todo caso, son administradas por Antarfish.

- ¿Piensa deshacerse de las concesiones?

- Sí, lo he pensado.

- ¿Como consecuencia de las acusaciones?

- No. Hace mucho tiempo que le tengo instruido a un profesional vender y transferir esos derechos a terceros ajenos a mí. Es decir, quiero vender el bien desde hace más de cuatro meses.

- Eso fue meses después de asumir como subsecretario.

- Siempre he estado en la postura de vender, pero obviamente vender el 3 por ciento de una sociedad anónima no es muy atractivo, por lo tanto, no es tan fácil.

- ¿Cuáles son las características de esas concesiones?

- Hay un proyecto técnico para iniciar un proceso de cultivo de salmones. No sé el potencial de explotación. Pero para solicitar una concesión no basta sólo con pedirla, sino que hay que plantear a la autoridad qué se hará con ella. Por lo tanto hay todo un proyecto detrás de esas concesiones.

- ¿Es efectivo que cada concesión está valorada en unos US$ 350.000?

- No es un mercado fácil de valorar. No puedo dar un valor exacto, no he vendido nunca una, ni he conocido formalmente un traspaso con valor. En todo caso, yo las estoy traspasando a Antarfish en un millón de pesos cada una. Hoy puedo decir oficial y formalmente que, desde 1996, año en que se celebró la promesa de compraventa entre Daniel Albarrán y Salmonera Antarfish, se fijó el precio de un millón de pesos por cada concesión. Así consta en escritura pública.

- Los denunciantes argumentan que se pidieron respuestas y que éstas fueron insatisfactorias.

- Desconozco a quién se las pidieron. Las consultas que me han hecho a mí las he dado en el acto. Al ministro De Gregorio le consultaron por qué un empresario estaba en la Subsecretaría y él señaló que el subsecretario dejó todas sus actividades privadas.

- ¿Cómo evalúa su relación con el sector de la pesca artesanal, que es el que lo acusa?

- Siento que tengo una muy buena relación con la Conapach. Permanentemente - dos o tres veces al mes- estamos en reunión con sus dirigentes. Obviamente no en todas las cosas que conversamos tenemos acuerdos. Hay puntos de conflicto que son discutidos, pero pienso que mi relación, tanto con la Conapach como con las Confepach (Confederación de Pescadores Artesanales de Chile) y las organizaciones regionales del sector artesanal, es estupenda.

- ¿Por qué cree entonces que se dio a conocer el tema de las concesiones ahora?

- Creo que eso habría que preguntárselo a quienes manejaron esta información que, como es pública, deber estar en conocimiento de mucha gente desde hace mucho tiempo. Por qué está hoy en la mesa, no me corresponde a mí evaluarlo. No voy a elucubrar ninguna teoría.

- ¿Hubo otras insinuaciones antes?

- A mí directamente no, a pesar de que he escuchado y leído que el ministro De Gregorio ha sido consultado. Creo que debe haber habido muchas oportunidades en que al ministro le preguntaron por el hecho de tener un empresario en la subsecretaría de Pesca y creo que el ministro tiene que haberles dicho exactamente lo mismo que yo ahora, que al momento de ser invitado y designado como subsecretario, dejé absolutamente el 100 por ciento de mis actividades empresariales privadas.

- ¿Cree que se trata de una presión por posibles descontentos que produce la discusión de la Ley de Pesca?

- La ley está en proceso de aprobarse en la comisión de Agricultura y Pesca, y es una iniciativa que sólo dice relación con la pesca extractiva. No establece ningún derecho nuevo, al revés, limita las actuales autorizaciones de pesca que se le da a cada uno de los armadores a un porcentaje máximo. Lo único que estamos haciendo con este proyecto es ordenar lo que actualmente la ley de 1991 hace, que es fijar una cuota y dejarla pescar en forma libre por los distintos armadores.

- ¿Cree que hay alguna intención de relacionar su participación en la campaña presidencial de Ricardo Lagos con las concesiones?

- En lo absoluto. El Presidente, al hacer la invitación, conocía mi participación en la empresa. Aquí no hay nada osbcuro.

Por Cindy Rivera Montes.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Daniel Albarrán afirma que hace varios meses dio instrucciones para vender sus derechos sobre el 3% deSalmonera Antarfish.
Daniel Albarrán afirma que hace varios meses dio instrucciones para vender sus derechos sobre el 3% deSalmonera Antarfish.
Foto:El Mercurio
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales