NACIONAL

Jueves 7 de Noviembre de 2002

OBITUARIO
José Fuenzalida B., visionario empresario

Impulsó el desarrollo del exclusivo barrio de La Dehesa, en la zona oriente de Santiago.
"Lo que más recuerda la gente de él era su inmensa simpatía", señala Francisco Tocornal de su abuelo José Fuenzalida Balbontín: Un visionario empresario, impulsor del desarrollo de La Dehesa, uno de los barrios más exclusivos de la capital.

Nació en Santiago en 1907. Se casó con Olga Pizarro Pastore y fue padre de José y Bernardita. Tuvo tres nietos: Francisco José, Alejandra José e Ismael Tocornal.

Estudió en el Colegio San Ignacio. Recuerda su nieto Francisco que su madre le contaba que su abuela Olga decía que conoció a quien sería su marido con la camisa de un color y el pantalón de otro. Así graficaba a un hombre que con trabajo llegó a alcanzar una exitosa posición, y reflejar la admiración que sentía por él y su empeño. Una admiración que se transmitió a los hijos y nietos.

José Fuenzalida Balbontín, fallecido recientemente, se desempeñó como corredor de la Bolsa de Comercio, director de la Sociedad Inmobiliaria Edificio Carrera S.A., y de la Compañía Minera Punitaqui.

Fue presidente de la inmobiliaria Las Condes y representante del First Washington Securities.

Se dedicó a la agricultura en el fundo La Dehesa, en Santiago, y a la ganadería en el fundo San Francisco de Los Andes.

En 1942, junto a su socio Pedro Jesús Rodríguez, fue impulsor de la urbanización del fundo La Dehesa, que se consolidaría posteriormente como uno de los principales sectores de la zona oriente de la capital.

Era un hombre optimista y empeñoso. Siempre hacía reír a la gente, recuerda Francisco Tocornal. Todo lo hizo sin ayuda de nadie, añade.

Cada día se levantaba muy temprano, cerca de las cinco de la madrugada, para leer "El Mercurio", dedicaba mucho tiempo a los avisos económicos, y luego salía a hacer sus negocios.

"Le gustaba trabajar. Para él no era una obligación. Fue un visionario en La Dehesa cuando ése era un campo botado que no servía para nada. Sin embargo, lo adquirió pensando en que Santiago crecería para ese sector porque siempre señaló que la gente va a donde nace el sol", rememora.

"Se podría escribir un libro de mi abuelo. Hay muchas cosas, muchas anécdotas que dan cuenta de su simpatía y optimismo", recalca.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales