ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Miércoles 13 de Diciembre de 2006

Las claves de la disputada votación

Mientras Alfredo Ovalle obtuvo los votos que siempre dijo que sacaría, la gran sorpresa la dio Carlos Eugenio Jorquiera con una alta preferencia.

Los votos de Ovalle

El nuevo presidente de la CPC siempre se la jugó con que sacaría 34 votos en la elección. No estuvo lejos... llegó a 33.

Los apoyos de Ovalle en la votación habrían sido los de los 10 consejeros de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), los 10 consejeros de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), 6 o 7 de la banca -incluido Hernán Somerville-, 3 ó 4 de los ex presidentes de la CPC, el suyo y el del presidente de la Sofofa, Bruno Philippi.

Alfredo Ovalle manifestó desde un comienzo su intención de postularse a la presidencia del gremio, siendo el primero de los tres candidatos en competencia en inscribir su candidatura.

El actual timonel fue claro en decir que la presidencia de la CPC podía ser compartida con la presidencia de alguna rama; por ello nunca habló de renunciar a la Sonami. Esto le valió que la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), la que planteó la necesidad de que el futuro líder empresarial tuviera dedicación exclusiva, no lo apoyara, aunque años atrás haya sido consejero de ésta.

Las cartas de Jorquiera

A juzgar por los resultados, y pese a la libertad de acción, algunos gremios votaron en bloque, lo que se puede apreciar en el resultado que obtuvo el candidato de la SNA, Luis Schmidt. Pero también eso se puede constatar en las otras dos candidaturas, ya que Carlos Eugenio Jorquiera sumó los votos del Comercio -10 consejeros más el presidente de la rama, Pedro Corona- y el respaldo, al parecer unánime, de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

Si se asume que los ex presidentes de la CPC en su mayoría le dieron su respaldo, también habría obtenido votos independientes de la banca.

Al hacer un pronóstico en la víspera de la elección, Jorquiera estimó que su "piso" era de entre 20 y 25 votos. Si bien el candidato del Comercio dijo no ser un hombre que cobra votos ni apoyos, uno de sus generalísimos, específicamente Fernando Lihn, anunció por la prensa que le cobraría la palabra a la banca, pues el Comercio apoyó a Hernán Somerville en las elecciones de 2004.

La derrota de Schmidt

El presidente de la SNA, Luis Schmidt, fue el último en inscribir su candidatura de los tres participantes.

El dirigente del agro lo hizo con la convicción de que tendría sobre 30 votos, según sus estimaciones previas a las elecciones.

Pese a los esfuerzos y reuniones, los énfasis de su programa no hicieron eco entre el resto del empresariado, como él mismo reconoció tras la votación, consiguiendo el apoyo de sus 10 consejeros y el propio.

De no haber levantado su candidatura, algunos creen que la elección tendría otro final. Según fuentes gremiales, antes de que Schmidt tomara la decisión de postular, varios de sus consejeros habrían optado por votar por el candidato del Comercio.

Por razones lógicas, ningún consejero de la SNA habría votado por Alfredo Ovalle, de la Sonami. El problema entre los agricultores de la Cuarta Región y la minera Los Pelambres es uno de los factores más recientes de rivalidades entre los sectores.

El factor construcción

Aunque no llevó candidato propio, la CChC marcó la pauta de la reciente elección. El gremio sacó la voz y planteó la idea de establecer que el futuro líder de la CPC fuera elegido por consenso y que se tratara de una persona que no estuviera a cargo de una rama de la asociación gremial. Esta preocupación nació luego del acuerdo inicial al que habrían llegado los actuales timoneles de los gremios de mantener la presidencia en un dirigente actual.

Según planteó el presidente de la CChC, Luis Nario, de primar este acuerdo su gremio no podría participar, pues dado el fuerte trabajo que tiene el presidente de su rama, no puede compatibilizar los dos cargos a la vez.

Si bien en esta oportunidad no se impuso su voluntad, en la Cámara están conformes con haber instalado el debate para las próximas elecciones.

En cuanto a la votación, si bien se dejó en libertad de acción a los 10 consejeros, éstos habrían sido los responsables en parte de la alta votación de Carlos Eugenio Jorquiera.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El ex presidente de la CPC y de la Sofofa, Juan Claro, felicita a Alfredo Ovalle tras conocer el resultado final.
El ex presidente de la CPC y de la Sofofa, Juan Claro, felicita a Alfredo Ovalle tras conocer el resultado final.
Foto:JUAN FRANCISCO SOMALO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales