REVISTA DE LIBROS

Viernes 10 de Septiembre de 2004

Página abierta
No nieva pero graniza

Divertida ficción de intrigas criminales en torno al golf, que se sigue con rapidez y revela una dosis de ingenio, a pesar de sus lagunas y deficiencias.

Camilo Marks

Uno de los méritos de la novela policial clásica es introducirnos con soltura y conocimientos en un mundo desconocido o del que tenemos vagas nociones. Agatha Christie aprovechó la profesión de su segundo marido, un renombrado arqueólogo, para situar algunas historias en Egipto y el Medio Oriente. Ngaio Marsh se paseó a sus anchas por el teatro shakespereano y escribió relatos memorables en torno a las rivalidades y pasiones de actores, actrices, productores y otra gente que vive para el proscenio. Dick Francis ha publicado tomando como única inspiración el medio hípico, aunque a partir de él ha vuelto atractivos tópicos como la contabilidad, la elaboración de cristales preciosos, los vinos franceses. Estos ejemplos pueden parecer intimidatorios, pero ilustran un hecho indesmentible: el cimiento de una buena trama detectivesca debe ser sólido, documentado y el lector tiene que sumergirse en él de modo natural, aun cuando se trate de ambientes recónditos, de personas alejadas del acontecer diario, de sucesos sin relación con nuestro quehacer cotidiano.

Por eso, el Club de Golf Vertientes y la práctica de uno de los deportes más exclusivos, tema desarrollado en Nieve en las venas, de Ignacio Fritz, son promisorios. Sin embargo, fuera de vocablos como timing, handicap cinco, caddy, blaster, que al lego dicen poco, terminamos el libro sin tener idea sobre esa actividad al aire libre. En todo caso, este es un pecado menor para un texto cuyo principal problema reside en el lenguaje. Fritz es muy joven y debe disculparse su entusiasmo, si bien él o sus editores tendrían que haber revisado la narración, evitando barbarismos y cacofonías como para saludar a su contrincante sin referendums de ningún tipo, se miraron con maliciosidad, con hablar trompicado, sacó las gafillas de un bolsillo, manoteó el aire con un ademán subacuático, etc.

Delfina Edith, protagonista de Nieve... es, según Ramón Díaz Eterovic, una de las primeras investigadoras chilenas. Tal vez sea cierto, porque Trini DeSoto, su secretario, es el travesti inaugural de las pesquisas nativas. Ambos provienen de La Imperial, pueblo donde se juntan en "El Rincón de los Rebeldes" y caminan por vías llamadas Nicanor Parra o Gonzalo Rojas. Abdón Ferrer, magnate en apuros, contrata a Delfina para que averigüe las circunstancias de la muerte de Amelia Letelier, su esposa, quien, se supone, pasó a mejor vida por sobredosis de cocaína. Los principales sospechosos son Félix, mimado hijo de la difunta, Javiera Marías (sic), su mejor amiga, Isidro Rodríguez, agente inmobiliario, Plinio Bustamante, exitoso empresario y otra serie de damas y caballeros relacionados con el consumo y tráfico de sustancias ilícitas. La gente inhala o se inyecta estupefacientes con tanta naturalidad y tan a menudo durante la acción de Nieve..., que uno casi llega a creer que en Chile se han legalizado todas las drogas.

La estructura de esta breve obra, con algo más de 150 páginas, se construye en base a cortos capítulos, a veces de apenas una carilla. El recurso es abusivo, puesto que nada justifica 55 secciones en semejante extensión. Con todo, Fritz demuestra habilidad para el diálogo y el argumento se desenvuelve mediante conversaciones entre Delfina y los sucesivos personajes. Esa aptitud es loable en un volumen donde hay limitadas descripciones o, si se presentan, son apresuradas, inexactas, absurdas e incorrectas.

En verdad, resulta fácil despachar Nieve... sumándole defectos a los ya señalados: actores caricaturescos, sobreabundancia de marcas trilladas - Lacoste, Ralph Lauren- , alusiones literarias dudosas - Ellis Peters- y un cúmulo de fallas, mayores y menores. Quizá Fritz caiga en la ingenuidad, queriendo ser sofisticado, lo que no es grave ni constituye un inconveniente muy serio. Nieve... es una ficción divertida, se sigue con rapidez, revela una dosis de ingenio, a pesar de sus lagunas y deficiencias. Si Delfina Edith y sus adláteres logran progresar, si Fritz mejora el estilo ejerciendo la autocrítica, podríamos leer a un buen narrador de intrigas criminales.

NIEVE EN LAS VENAS

Ignacio Fritz

Cuarto Propio,

Santiago, 2004.

158 páginas.

Precio de referencia $6.000.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Ignacio Fritz nació en Santiago en 1981. Estudió derecho y literatura, pero se dedica al cine y las comunicaciones. Su primera publicación fue el libro de cuentos Eskizoides. También dio  a conocer sus relatos en
Ignacio Fritz nació en Santiago en 1981. Estudió derecho y literatura, pero se dedica al cine y las comunicaciones. Su primera publicación fue el libro de cuentos Eskizoides. También dio a conocer sus relatos en "Zona de contacto", de El Mercurio.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales