EDITORIAL

Viernes 26 de Mayo de 2000


Chilena

Señor Director:

En el siempre interesantísimo recuadro "Día a Día" del lunes 15 del presente se hace referencia a que la "chilena" se italianiza. Me permitiré plantear la posición que tenemos vascos y chilenos al respecto, según lo testimonia la historia y biografía escrita por don Eduardo Bustos Alister.

Esta historia comienza cuando Ramón Unzaga Asla, de origen vasco, oriundo del puerto de Bilbao, emigra junto a sus padres a la edad de 12 años a Chile. Ingresa y termina sus estudios de contabilidad en el Colegio de los Padres Escolapios. Inicia su labor en el Departamento de Contabilidad en el mineral de Schwager, dándose a conocer particularmente como buen futbolista.

En el año 1912, a los 18 años de edad, una delegación deportiva de Talcahuano, impresionada por la tremenda calidad del muchacho, lo entrega al fútbol del primer puerto militar de Chile. Aquí comienza su brillante carrera futbolística y adopta la nacionalidad chilena, convirtiéndose en principal figura al vestir la casaquilla nacional.

La primera vez que Ramón Unzaga Asla hizo la jugada fue en el año 1914, en la histórica cancha El Morro de Talcahuano, cuando integraba la famosa selección del puerto (más conocida como la escuela chorera), campeona por varios años del título de Chile.

Se denomina "chilena" a esa jugada de tijera en que se retorna el balón de espalda al jugador contrario. Una jugada llena de fuerza, equilibrio y sentido estético. Esta acción alcanza relevancia internacional en el campeonato sudamericano realizado en Viña del Mar en 1920, con la participación de las selecciones de Brasil, Argentina, Uruguay y Chile. En este campeonato, Unzaga vuelve a repetir su jugada, inscribiendo su nombre en el historial de fútbol después que la prensa argentina la bautizara con el apelativo de "chilena".

En todos los sudamericanos de fútbol en que jugó Unzaga, la chilena fue vista y admirada por uruguayos, argentinos y brasileños, quienes también la aprendieron, practicaron y difundieron por todo el mundo, haciendo con ello un gran honor a nuestro país.

Los cronistas uruguayos en sus comentarios la llamaban "trizaga", porque según ellos valía por tres, y porque también en su país los maravilló por su famosa jugada. Unzaga era un deportista completo: primero en los 100 metros planos, 110 metros con vallas, salto alto y salto con garrocha, gran nadador, waterpolista y el mejor clavadista.

Para Unzaga, la institución de sus amores fue el Club Atlético y de Fútbol Estrella del Mar, y no obstante recibir tentadoras ofertas desde el extranjero, prefirió su patria y su club.

Con lo anterior, confío haber demostrado que la "chilena" se llama "chilena" porque es chilena.

Pedro Leguina Eguía




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales