VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 22 de Junio de 2002


Cambio de imagen

Para celebrar sus 50 años en Chile, Wella remodeló completamente su casa matriz. Las obras, que estuvieron a cargo de la oficina Dörner y Krebs Arquitectos, buscaron manifestar los conceptos de modernidad y vanguardia.
Texto, Andrea Wahr Rivas Fotografías, José Luis Rissetti

Teñirse el pelo en un tono radicalmente distinto al natural, o cortárselo después de haberlo llevado largo por años, son cambios drásticos de look, que hacen que el dueño o la dueña de esa cabeza tenga que enfrentarse al mundo con una nueva imagen. Algo así fue lo que hicieron en Wella para celebrar sus 50 años en Chile. La sede corporativa, ubicada en la calle Zañartu, en Ñuñoa, se cambió completamente.

No fue un retoque o una mano de pintura, la obra implicó demoler estructuras obsoletas y reflejar, a través de la arquitectura, una imagen de modernidad y vanguardia. Se optó por remodelar, dada la ubicación privilegiada, pues el sitio da hacia dos calles: Zañartu y Guillermo Mann, lo que facilita las tareas de distribución de los productos.

Los encargados del proyecto, la oficina Dörner y Krebs Arquitectos, realizaron el edificio que alberga las oficinas administrativas a principios de los años 90, y fueron quienes llevaron a cabo su transformación. Las obras comenzaron paulatinamente, hace tres años, con la habilitacion del cuarto piso, que se encontraba en obra gruesa y donde actualmente funcionan las oficinas de gerencia, recursos humanos, marketing y relaciones públicas. Pero fue en noviembre del año pasado que decidieron demoler algunas estructuras. Se trataba de antiguos galpones que, al no existir un área de producción local, estaban prácticamente desocupados. De ese modo, se optó por remover toda una estructura de hormigón armado y en su lugar, habilitar áreas verdes, lo que también permitió generar una zona de estacionamientos para el personal.

"Todo se relaciona con la nueva imagen que Wella quiere transmitir al público", comenta el arquitecto Norbert Krebs.

En la planta baja se realizaron las principales transformaciones: Allí se cambió el acceso, que daba a la calle Zañartu y se lo ubicó enfrentando a un jardín interior. Asimismo, se le dio gran importancia al diseño de la recepción, de modo que "reflejara modernidad". Y para dar una sensación de vanguardia se usaron materiales "tecnológicos" que evocan ese concepto, como el aluminio y el vidrio. Además del mesón curvo de la recepción, se creó un espacio donde funciona una tienda, con exhibición de productos de cosmética y la línea de muebles de peluquería, así como un pequeño sector de espera, con sillones de cuero de diseño muy puro.

Explica Krebs que a este sector se le dio un cuidado especial, y se procuró crear un lugar luminoso, abierto, que acogiera a las personas que llegan.

"La planta del primer piso quedó con gran flexibilidad, pues el antiguo acceso no se cerró y se puede usar de manera independiente", dice el arquitecto.

En este nivel se ubican además el casino, los baños del personal y el laboratorio, además de un gimnasio inaugurado para la ocasión.

Al eliminar las estructuras de las bodegas, el edificio completo, que cuenta con un total de 2.100 m2 aproximadamente, ganó en luminosidad. Las oficinas dan al jardín, al igual que el casino, que antes era completamente cerrado.

El proceso de remodelación contempló también el cambio de mobiliario en todos los pisos de la compañía. Se optó por maderas claras, y por crear plantas más libres, con divisiones transparentes, en un concepto vigente en el diseño de oficinas.

Las plantas, desde el segundo al cuarto piso, presentan distribuciones similares, aunque están divididas según los sectores de la empresa que se ubican en cada una. En el segundo nivel están Administración y Finanzas y en el tercer piso la División de Consumo
Masivo.

El diseño del edificio original recibió asesoría desde Alemania y estas intervenciones cumplen también con los estándares internacionales, tanto en la calidad como en la imagen que se quiere proyectar.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La recepción se proyectó como un espacio acogedor, luminoso y con materiales que evocan tecnología de punta.
La recepción se proyectó como un espacio acogedor, luminoso y con materiales que evocan tecnología de punta.
Foto:José Luis Rissetti


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales