ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Lunes 7 de Febrero de 2005

Sistema financiero:
Los desafíos de Fernando Cañas a su llegada al Banco de Chile

Segismundo Schulin-Zeuthen dejará la presidencia con resultados financieros récord, lo que pone una vara alta a la gestión de su sucesor.

DANIEL GARCÍA SCHILLING

Lo que todos especulaban finalmente se confirmó. Fernando Cañas será el candidato de los Luksic para la presidencia del Banco de Chile en reemplazo de Segismundo Schulin-Zeuthen.

Y la vara está alta. Ello ya que pese a que la entidad hoy atraviesa por un complicado momento debido a la investigación que llevan las autoridades de EE.UU. sobre sus oficinas en Miami y Nueva York por las cuentas del general (r) Augusto Pinochet, los resultados financieros de la gestión de la actual mesa son excelentes.

En 1999, Segismundo Schulin-Zeuthen ocupaba la gerencia general de la entidad cuando le tocó asumir sorpresivamente la presidencia tras la muerte del carismático Adolfo Rojas.

Ya habían pasado varios años desde que a comienzos de los '80 -en medio de la crisis bancaria- Juan Villarzú invitó a este descendiente de danés a incorporarse al Banco de Chile, donde, incluso, sorteó con éxito los tiempos de la intervención.

Trayectoria

El otro gran desafío para Segismundo Schulin-Zeuthen fue el proceso de fusión del Banco de Chile con el Edwards, que se concretó en 2002. Y pese a que en un comienzo se sintió fuerte el costo del proceso en utilidades, participación de mercado y rentabilidad sobre capital, a poco andar el Chile retomó el rumbo llegando en 2004 a cifras récord con ganancias por sobre los $153 mil millones y una cuota estabilizada en torno al 18% en colocaciones.

Así recibiría el Banco de Chile Fernando Cañas. Sin embargo, otra de las dudas que rondan en la industria es el rol que cumpliría Pablo Granifo, actual gerente general. Ambos se conocen hace años y trabajaron juntos en el Banco Santiago cuando esta entidad estaba en manos de los Luksic, donde Granifo ocupó la gerencia comercial de empresas y Cañas la gerencia general.

Sus caminos profesionales se separaron cuando Granifo pasó al Banco Edwards -cuando lo compró la familia de origen croata, donde llegó a la gerencia general en 2000- y, posteriormente, llegó al Chile.

En tanto, Fernando Cañas se quedó en el Santiago. El banquero es reconocido en la industria -al igual que Granifo- por tomar un rol muy activo en la gestión. Y la mejor muestra de ello es el éxito que alcanzó liderando dos complejos procesos de fusión, como fueron los del Banco O'Higgins y Santiago en 1998, y, posteriormente, la integración entre el mismo Santiago con el Banco Santander en 2002.

Éste es el escenario al que llegará Cañas en su regreso con el grupo Luksic. Sortear con éxito la investigación de las oficinas en EE.UU. es la prioridad por ahora. Y en el ámbito netamente financiero, conocida es la intención de los controladores del Banco de Chile por acortar la brecha de participación de mercado con el Santander (que tiene el 23% de las colocaciones), logrando una cuota de mercado del 20%.

Esa sí es una tarea que, hasta ahora, está pendiente.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Fernando Cañas deberá afrontar los problemas del banco en EE.UU.
Fernando Cañas deberá afrontar los problemas del banco en EE.UU.
Foto:EL MERCURIO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales