ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Miércoles 7 de Abril de 2010

Socio de Sigdo Koppers falleció ayer por la madrugada:
Industriales y empresarios destacan el espíritu visionario que marcó la vida de Ramón Aboitiz

El ingeniero químico resaltó por su integridad. Fue profesor universitario y director de la Fundación Hogar de Cristo, entre otras labores. En los cargos que dejó en las firmas del grupo podrían reemplazarlo su socio Juan Eduardo Errázuriz, o su hijo Juan Pablo, dicen cercanos.  
J. Pizarro, C. Ramírez y V. Reyes "Creo que soy tenaz y eso me viene por mis ancestros... Porque los vascos no son porfiados; son tenaces, que es distinto". Así se autodefinió Ramón Aboitiz Musatadi, en una entrevista con el también ingeniero Herman Schwember, publicada en 2008 por la Revista Ingenieros del Colegio de Ingenieros. El empresario de origen vasco -que llegó a Chile siendo niño- falleció en la madrugada de ayer a los 79 años.

Aboitiz, quien fue padre de seis hijos, fue uno de los socios fundadores de Sigdo Koppers, uno de los conglomerados chilenos más diversificados del país, con más de 50 empresas filiales y coligadas -en sectores como el industrial y comercial automotriz- y sucursales en Chile, Latinoamérica, además de un intensivo comercio exterior con Europa y Asia-Pacífico.

La historia de Ramón Aboitiz tiene tantas facetas como el holding que dirigió. En 1958 llegó a Sigma Donoso - compañía que dos años después se convertiría en Sigdo Koppers- para ejecutar dos megaproyectos de ingeniería: las primeras ampliaciones de Huachipato y la refinería de Concón. De profesión, ingeniero civil químicode la Universidad Católica de Valparaíso (UCV), fue contratado por Sigma Donoso para comandar estas titánicas labores, por las que Aboitiz es considerado un pionero en materia de ingeniería.

En 1960, y tras la asociación con Koppers Co. Inc., de Pittsburg, EE.UU, nació Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers S.A, origen de lo que es hoy Sigdo Koppers S.A. "Cuando Koppers vendió su parte, la compró la CAP y cuando ella vendió, la compramos un grupo de ingenieros", reveló el propio Aboitiz, en entrevista con Schwember.

En efecto en 1974, un grupo de socios comandados por Aboitiz tomó el control de Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers S.A. Pasaron 21 años para que la matriz abriera el 25% de la propiedad a la bolsa, en una operación que Aboitiz realizó junto a sus socios Juan Eduardo Errázuriz Ossa, Naoshi Matsumoto Takahashi, Mario Santander García, Norman Hansen Rosés y Horacio Pavez García.

Hoy, el conglomerado participa en el área de servicios a través de Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers, Puerto Ventanas y Fepasa; en el sector industrial con Enaex, CTI Compañía Tecno Industrial, Somela, Sigdopack y Compañía de Hidrógeno del Bío Bío. Además, opera en las áreas comercial y automotriz mediante SK Comercial (SKC) y SKBergé.

Definido por socios y colaboradores como una persona "alegre" y de trato "justo". Jorge Carey, abogado representante del socio estadounidense Austin Powder en Enaex, asegura que era "más bien parco de trato, pero confiable, muy humano y siempre desplegó gran consideración por sus subordinados. Tenía mal genio pero se le pasaba de inmediato. Era exigente y justo".

Aboitiz participó hasta los últimos días en los directorios del grupo. En enero de 2007, cuando ya bordeaba los 76 años, él aseguró a "El Mercurio" que se mantendría en la gestión: "me hace bien estar aquí", dijo. Hasta ayer era presidente de Ingeniería y Construcción Sigdo Koppers, CTI, Somela, Enaex, Sigdopack, SK Comercial, Puerto Ventanas y Ferrocarriles del Pacífico. Fuentes cercanas a la compañía señalan que entre quienes podrían reemplazar al empresario en dichas presidencias figura el nombre de Juan Eduardo Errázuriz y Juan Pablo Aboitiz.

Sociedad y política

Aboitiz no sólo fue un hombre de empresas. Estuvo presente en iniciativas sociales. Se desempeñó como director del Hogar de Cristo y fue consejero de la Fundación Paz Ciudadana y Generación Empresarial. Además, efectuó una destacada labor docente.

También fue miembro del comité asesor de la Asociación de Empresarios de Origen Vasco y participó en política. Conocida fue su cercanía con Eduardo Frei Ruiz-Tagle -quien fue su socio en Sigdo Koppers-, al que apoyó durante la campaña presidencial de 1993. Sin embargo, durante los últimos años mostró su abierta simpatía con la candidatura del actual Presidente Sebastián Piñera y sus diferencias con la gestión de la Concertación en los últimos años.

ACTIVO

"Me hace bien estar aquí (en la empresa) dijo a "El Mercurio" en enero de 2007,cuando tenía 76 años y aun noplaneaba retirarse.

"Fue un hombre cien por ciento comprometido con el desarrollo de Chile. Dueño de un gran espíritu emprendedor, poseía una gran tenacidad y energía para liderar cada uno de los proyectos de la compañía. Su gran legado empresarial se plasma en lo que es hoy el grupo Sigdo Koppers y su posición de liderazgo en las industrias en que participa".JUAN EDUARDO ERRÁZURIZVICEPRESIDENTE SIGDO KOPPERS"Como socio y amigo, era un hombre de grandes virtudes y talentos. Como empresario, poseía una visión de largo plazo y sin límites".NAOSHI MATSUMOTOSOCIO Y DIRECTOR SIGDO KOPPERS"Siempre fue un referente en cómo asumir grandes tareas y cómo aprovechar las oportunidades que otorgaba el mercado".JUAN ANDRÉS ERRÁZURIZGERENTE GENERAL ENAEX"El legado es que probó en su vida que si se hacen las cosas bien, sin atajos, con corrección y esfuerzo y sobre todo con una honestidad intachable, los resultados serán los que él logró para las empresas del grupo Sigdo Koppers".JORGE CAREYDIRECTOR DE ENAEX"Don Ramón creía firmemente en la capacidad productiva de Chile y de competir desde nuestro país con grandes firmas de alcance mundial, generando empleo, innovación y desarrollo".MARIO OPORTUSGERENTE GENERAL CTI"Se trataba de una persona de grandes condiciones, con conocimiento del negocio y también con una muy positiva visión de las tareas a desarrollar".FERNANDO ALVEARDIRECTOR DE CTI

 Gremios y ejecutivos valoran su emprendimiento y gestiónEl fallecimiento de uno de los impulsores de uno de los mayores grupos empresariales en el área industrial del país, Ramón Aboitiz, causó conmoción en el mundo gremial y empresarial.

Diego Hernández, presidente de BHP Billiton Metales Base, dice que la muerte de Aboitiz "enluta al mundo empresarial chileno. Él nos deja un tremendo legado como emprendedor y hombre de negocios, pero también como una persona con vocación de servicio".

Por su parte, Rafael Guilisasti, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), piensa que el empresario deja un ejemplo de trabajo, creatividad, esfuerzo y emprendimiento. "Permitió, junto a sus socios, que el grupo de empresas Sigdo Koppers se convirtiera en un conglomerado chileno líder en el sector industrial, servicios y comercial-automotriz. Realizó una gran contribución al país, a través de la creación de numerosas empresas y empleos", dice.

Alberto Salas, presidente de la Sociedad Nacional de la Minería (Sonami), agrega que durante su trayectoria, Ramón Aboitiz se caracterizó por su visión, tenacidad y fructífero trabajo. "Estamos seguros de que su liderazgo marcó a muchas generaciones de trabajadores, ejecutivos y hombres de negocios, que vieron a un hombre capaz de generar equipos de trabajo del más alto nivel y calificación", comenta.

Hay que reconocer, agrega Ernesto Escobar, presidente de la Asociación de Industrias Metalúrgicas y Metalmecánicas (Asimet), su capacidad de gestión y emprendimiento. Él mismo recuerda que Sigdo Koppers partió con grandes desafíos, abordando obras como el Puerto San Vicente y trabajos de infraestructura industrial, "que pudieron ser trabajadas gracias a la capacidad de ingeniería".

En tanto, Lorenzo Constans, presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CCHC), dice sentirse orgulloso de que Sigdo Koppers sea parte del gremio. "Él (Aboitiz) y sus socios siempre han demostrado una gran preocupación gremial", dice. Cree que el principal legado de Aboitiz es haber sido una persona íntegra, tenaz, visionaria y creativa, además de tener una gran capacidad social. "Entregó un gran beneficio a nuestro país por su capacidad de gestión", concluye.

LEGADO

Las industrias valoran la contribución de Aboitiz, creando empresas y empleos. Es un ejemplo a seguir, indican.

Horacio Pavez: "Fue líder y compañero de tantas batallas en defensa de la empresa"En primera persona, Horacio Pavez García (en la foto) accedió a compartir con "El Mercurio" lo que significó su relación con Ramón Aboitiz, amigo y socio durante décadas.

"El fallecimiento de Ramón es una enorme y sentida pérdida para los que fuimos sus compañeros y colaboradores desde el inicio de nuestra empresa, que este año está alcanzando su cincuentenario, cuando él se empinaba en los ochenta, iba con la década.

Líder y compañero de tantas batallas en defensa de la empresa, especialmente en los momentos en que el emprendimiento y el quehacer privado se veían seriamente amagados en el país.

Con un sentido social profundo, que nuestros miles de trabajadores lo sentían y reconocían a través de tantos años.

Afortunadamente queda su huella muy clara en los que le sobrevivimos y en los cuadros directivos jóvenes que se han incorporado estos últimos años. Todos sabemos, que entre otros factores, su espíritu de unidad ha sido clave para que el grupo Sigdo Koppers haya sido premiado y distinguido en nuestro país. Aparte de tantos sentimientos y motivos, nos unía un factor común con el puerto, por habernos formados profesionalmente en universidades porteñas y recordar siempre a tantos profesores comunes de esos años. Mi señora porteña y yo recordaremos siempre con gran afecto y gratitud al sabio y cariñoso Ramón".

Cirilo Córdova y su asociación con Aboitiz en CTIFue en 1987 cuando Cirilo Córdova (en la foto) junto a Juan Elgueta y Wayhi Yousef conocieron la faceta empresarial de Ramón Aboitiz, todos ellos actuales socios en la productora de artefactos de línea blanca Compañía Tecno Industrial (CTI).

"Era la licitación de CTI, después de los problemas que tuvo en años anteriores. Trabajábamos ahí y creíamos en el proyecto y le propusimos que nosotros invertíamos la poca plata que teníamos y que participáramos en conjunto", recuerda Córdova.

Este episodio, agrega el actual vicepresidente de la compañía, refleja una de sus grandes características. "Como empresario tuvo la confianza de creer en estas personas. Participamos juntos y ha sido una experiencia extraordinaria", agrega.

Fueron 23 años de relación, que según Córdova le permitió aprender de Aboitiz desde el punto de vista empresarial y conocer su lado más personal.

"Creía mucho en el país, le encantaba invertir en Chile y en el sector industrial. Tenía un gran liderazgo en su grupo, con una capacidad de delegar funciones muy grandes cuando tenía confianza, pero con el timón bien firme. Fue muy grande trabajar junto a él y conversar de manera muy sincera. El país pierde un muy buen empresario", comenta.

Y cuenta que "en lo humano, era un hombre de carácter fuerte, de mucha personalidad. Pero era muy jovial, un hombre culto y bueno para reírse".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:ALEX MORENO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales