ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 8 de Junio de 2003

COMERCIO. Detalles inéditos de la fusión de Falabella y Sodimac:
Nace un gigante y tiembla el comercio

Aparte de convertirse en el principal actor del comercio a nivel nacional (y el segundo en América Latina), la suma de Falabella y Sodimac generará dramáticos cambios en la industria que aún falta descifrar.
Andrea Sierra

La noche del martes recién pasado Juan Cúneo y Juan Pablo del Río cerraron con un fuerte apretón de manos lo que sería el mayor negocio de la década en Chile: la fusión de los dos grupos líderes del comercio, Falabella y Sodimac, que daría origen a la mayor empresa del sector en el país y a un verdadero coloso de la región.

La idea, claramente beneficiosa para ambos conglomerados, no fue fácil de concretar. Tiras y aflojas fueron la tónica de seis meses de conversaciones, que lideraron José Luis del Río y Alfredo Moreno, por Sodimac, y Juan Cúneo y Sergio Cardone Solari, por Falabella.

Junto a ellos se encuentra también una batería de abogados que los ha representado durante la negociación: Cristián Levín (a Falabella como empresa); Alfredo Alcaíno (a Reinaldo Solari y Juan Cúneo Solari); el estudio Grasty, Quintana, Majlis y Cía. (a las hermanas Solari Falabella) y Enrique Barros y Letelier (al grupo Dersa controlado por los Del Río). En un territorio "imparcial" - una oficina de Las Condes que no es de Falabella ni de Sodimac- , los "delegados" intentaron consensuar por semanas una fórmula que complaciera a dos grupos acostumbrados a tener la última palabra a la hora de negociar. Una tarea titánica, si se considera que ambas son empresas líderes en su rubro y, además, de corte familiar, donde ceder posiciones es como dilapidar la herencia que por años levantaron sus antepasados.

Convencerse de las sinergias que generaba una operación conjunta no complicó.

Los mayores escollos surgieron a la hora de definir cómo se concretaba una unión sin que los Del Río se desprendieran totalmente de la propiedad de Sodimac y sin que la familia Cúneo Solari perdiera el control de Falabella.

También había que convencer a la rama "más dura" de la multitienda a perder posiciones: las tres hermanas Solari, que en conjunto tienen 54% de la sociedad.

El factor precio también influyó. Fuentes cercanas al proceso cuentan que Falabella ofertó en primera instancia US$ 400 millones por Sodimac, recibiendo como respuesta un rotundo no.

Aunque en la actualidad el valor de la cadena dedicada a la venta de materiales para la construcción y el hogar aún no está del todo definido, los negociadores acordaron un rango: entre US$ 500 millones y US$ 600 millones.

Fuentes cercanas confirmaron que ambas empresas ya tienen una lista corta de bancos de inversión y se espera que la próxima semana se realice una licitación entre éstos para la definición de la entidad que evalúe la valorización de Falabella y Sodimac y que actúe de mediador, tras lo cual los dos grupos tendrán la palabra final.

Pero debían ir a paso relativamente acelerado y cumpliendo al pie de la letra las exigencias de la ley: es por eso que se informó a la Superintendencia de Valores y Seguros de las negociaciones antes incluso de cualquier firma y se publicó una inserción el viernes último con detalles de la misma. Así también se espera que se finiquite la operación dentro de 2 a 4 meses para que no se desgaste el proceso o se dilate perjudicando el resultado final. Así como el precio no está decidido, tampoco está despejado cómo quedarán los dos conglomerados dentro de Falabella tras la operación. La multitienda "comprará" Sodimac a través de un aumento de capital al que sólo concurrirían los controladores de la firma de "homecenter", los Del Río.

Con ello, y en un análisis preliminar, se dice que Sodimac tomará entre 19% y 21% de Falabella (o incluso un poco más), mientras las familias Solari y Cúneo - que manejan 86,56% de la sociedad- se diluirán hasta alrededor de 60,56% de la propiedad.

Aún así se espera que las proporciones de participación de los accionistas controladores dentro de cada sociedad presenten variaciones y se especula que, al menos en el caso de Falabella, las tres hermanas Solari Falabella (María Luisa, Teresa y Liliana) disminuirán su participación en relación a los demás socios; y que Juan Cúneo Solari emerja con un mayor protagonismo como vicepresidente ejecutivo del grupo.

Nace un coloso

Falabella y Sodimac formarán, por lejos, la mayor empresa del comercio en Chile.

Con un valor en bolsa de unos US$2.600 millones y ventas conjuntas por US$1.800 millones, la alianza Solari-Cúneo-Del Río convierte a estas familias en el segundo mayor grupo económico de Chile después del holding Copec, de Anacleto Angelini, con un patrimonio bursátil de US$6.383 millones.

Más abajo se instala Eliodoro Matte, con la papelera (CMPC), que tiene un precio en bolsa de US$2.244,8 millones.

A nivel regional el conglomerado se posiciona como el segundo mayor operador del comercio detallista - o retail- después de Wal Mart México y su presencia se extiende a Chile, Perú, Argentina y Colombia, con negocios tan disímiles pero complementarios como grandes tiendas, "homecenter", farmacias, centros comerciales, supermercados, mall, bancos, seguros y agencias de viajes.

Sólo en Chile Sodimac aportará una red de 51 tiendas dedicadas a la venta de materiales para la construcción y el hogar, con formatos como Constructor, Homecenter y Botánica.

Con ellos ostenta el liderazgo indiscutido del sector y una tarjeta de crédito con 1,8 millón de clientes, que se forjó en más de 50 años de historia en el país. Además, tiene 6 puntos de venta en Colombia.

Para qué hablar de Falabella. Poco queda de la sastrería que Salvatore Falabella fundó en 1889.

La empresa cuenta con más de 30 tiendas en Chile, siete Homestore, 2,6 millones de tarjetahabientes a través de CMR, 20% de las acciones de Farmacias Ahumada y alrededor de 50% de la propiedad de los mall del grupo Plaza.

Además, maneja cinco tiendas en Argentina, además de dos hipermercados Tottus y cinco locales en Perú.

Aunando esfuerzos

La mayor cobertura a nivel internacional es sólo una de las áreas que el nuevo conglomerado explotará en conjunto.

Sabido es el interés de Sodimac por ingresar a Argentina. Incluso alcanzó a instalar una oficina comercial para tantear el negocio, que finalmente no desarrolló (por suerte, dicen hoy día).

Brasil y México son otros países que el grupo observa con detención y, donde apuestan analistas, dirigirá su mirada el nuevo gigante del comercio.

Pero lo que es claro y está delineado como un objetivo de mediano plazo es tomar una mayor presencia en el negocio de los supermercados en Perú y estrenarse en el rubro en Chile.

Para lo primero, Falabella conversa con Ahold en busca de adjudicarse la operación de Santa Isabel y Plaza Vea en Perú, en un negocio que tiene altas proyecciones de crecimiento, dado que la penetración de los supermercados en el país vecino no supera el 20%.

En Chile, aunque la semana pasada el gerente general de la sociedad, Pablo Turner, desestimó un ingreso este año al sector, fuentes indicaron que la multitienda tiene en sus manos un proyecto que piensa desarrollar.

La idea, dijeron, es instalarse con supermercados dentro de sus tiendas, algo similar a la operación que tiene el Corte Inglés en España. Incluso, indicaron, ya hay una ubicación planeada para partir: el mall Plaza Vespucio.

Sin embargo, algunas voces ya se alzaron para poner la voz de alarma sobre las repercusiones que podría tener en el mercado el nacimiento de este gigante.

Para el académico del Centro de Economía Aplicada (CEA) de la Universidad de Chile, Felipe Balmaceda, "la integración horizontal no daña la competencia necesariamente. La dañaría si eventualmente existiesen barreras a la entrada en el sector, y el tamaño per se no es una barrera a la entrada. La teoría predice, sin embargo, que las integraciones horizontales pueden ser rentables y además aumentar el bienestar cuando la fusión crea sinergias importantes".

Y continúa señalando que "uno puede pensar que Falabella y sus coligadas son empresas que tienen por core business el retail, donde el manejo del retail les da una ventaja competitiva, como se la da a Wal Mart en EE.UU. Si ellos transfieren esta ventaja competitiva a Homecenter es probable que la fusión aumente el bienestar a través de precios menores producto de la eficiencia con que se maneja el negocio del retail. Falabella ya ha demostrado su capacidad en esto cuando compró HomeDepot, que estaba casi quebrada, y la reflotó".

Análisis

¿Cómo queda el mercado?

Aunque en público los grandes jugadores del comercio en Chile sólo tienen palabras de elogios para la estratégica movida de Falabella y Sodimac, lo cierto es que en privado no dejan de sentirse preocupados.

Las razones son claras. Juan Cúneo, Reinaldo Solari y los hermanos José Luis y Juan Pablo del Río, forman un grupo "de temer".

Todos tienen carácter fuerte, son atrevidos e innovadores en sus negocios y ninguno está dispuesto a perder en manos de terceros ni un ápice de la posición de líder de mercado que se han sabido ganar en sus respectivas áreas.

Falabella, con más de 100 años de historia en Chile, logró posicionarse como el mayor operador de tiendas por departamento en el país, superando por lejos a sus competidores más cercanos: Ripley y Almacenes París.

La compañía lideró los cambios en esa industria y fue la primera en caminar hacia la diversificación, apostando a que en algún momento la competencia cruzada se instalaría entre los jugadores del "retail" en Chile.

Y así fue.

Pablo Serra, académico de Ingeniería Industrial de la U. de Chile, señala en este sentido que "La integración horizontal en el retail es un fenómeno que comenzó hacealgunos años. Las grandes tiendas han incursionado en negocios como seguros y agencias de viajes. Por su parte, las cadenas de supermercados incorporaron vestuarios y artículos de hogar. Parece que es una tendencia que está para quedarse y su más probable explicación es la existencia de economías de escala (o mejor dicho diversidad) en retail.

En efecto, hoy, cuando los consumidores compran ropa en los supermercados, comida en las farmacias y artículos electrónicos en los homecenter, Falabella luce con orgullo su presencia en casi todos esos rubros, incluso en los centros comerciales, donde comparte la propiedad de la empresa líder del sector: Mall Plaza.

Sodimac, en cambio, se concentró en obtener el primer lugar de un mercado que en 2002 movió US$3.658 millones al año y donde la firma tiene 18%.

Incluso, tiene en su curriculum haber derrotado al líder a nivel mundial en la venta de materiales para la construcción y el hogar, Home Depot, que tuvo una exigua participación de cuatro años en el país tras tomar una mínima parte del mercado y que en 2001 compró Falabella para arremeter con Homestore.

Terremoto grado 8

En el sector comercio, la fusión de los conglomerados activará movimientos impensados, dicen analistas. Aunque las cadenas de las familias Gálmez y Calderón han intentado en vano pisarle los talones a Falabella - hoy ambas empresas tienen agencias de viajes, seguros y presencia en el negocio financiero- , lo cierto es que la distancia que hoy los separa sólo podrá franquearse con una movida igual de agresiva.

Por eso, las apuestas del mercado son claras: la fusión traerá un completo reordenamiento en el sector comercio en Chile.

Almacenes París y Ripley deberán buscar alianzas con competidores de otras áreas del comercio para hacerle peso al coloso.

Uno de los candidatos es el grupo Paulmann, el segundo mayor actor del rubro en el país.

Con presencia en homecenter, con Easy; supermercados, con Jumbo; y centros comerciales en Chile y Argentina, el conglomerado aún no logra tomar el liderazgo indiscutido en ninguno de los rubros en que participa en el país, pese a una fuerte expansión que emprendió en los últimos dos años.

Ahora negocia la compra de Santa Isabel para convertirse en el segundo mayor líder supermercadista del país después de D&S y, aunque sus principales ejecutivos lo niegan, hace meses circula en el mercado su intención de entrar al sector farmacias para aprovechar el flujo de sus supermercados.

D&S, que maneja Líder, Ekono y Almac, es otra compañía que tendrá que tomar una estrategia más agresiva para abordar otros sectores, aseguran expertos.

Aunque nadie discute que la cadena supermercadista ha marcado la pauta en este sector, que mueve US$4.200 millones al año, es claro que deberá retomar las fuerzas para crecer, pese a contar con un nivel de endeudamiento elevado y una pérdida de rentabilidad en el último año.

D&S también apostó al crecimiento en áreas cruzadas del consumo.

Aunque la empresa tiene presencia también en farmacias, por medio de su arremetida en Farma Líder, nunca ha descartado su interés por entrar a otros negocios relativos al sector, incluso miró Unimarc con detención.

Pero hay más. Como ha repetido varias veces su director y ex gerente general, Nicolás Ibáñez, el gran desafío de la cadena es tomar cada día más participación "en el gasto" de los chilenos.

De hecho tiene preaprobado un aumento de capital por más de US$200 millones para nuevos negocios.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Los rostros.-  Arriba, de izquierda a derecha, Teresa, Liliana y María Luisa Solari Falabella. Al centro, Juan Cúneo Solari y Reinaldo Solari. Abajo, Alfredo Moreno y José Luis Del Río.
Los rostros.- Arriba, de izquierda a derecha, Teresa, Liliana y María Luisa Solari Falabella. Al centro, Juan Cúneo Solari y Reinaldo Solari. Abajo, Alfredo Moreno y José Luis Del Río.
Foto:Retoque digital: El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales