CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Jueves 26 de Julio de 2001


Entregan el Municipal de Literatura

En su versión 2001, este Premio distinguió a algunos reincidentes, como Roberto Bolaño o Félix Schwartzmann, y a otros debutantes, como Ernesto Ayala y Verónica Duarte.
Ayer se dieron a conocer los ganadores del Premio Municipal de Literatura 2001 a las mejores obras publicadas el año pasado en los géneros cuento, ensayo, poesía, novela y teatro.

El jurado, presidido por el escritor Roberto Ampuero, distinguió doce de los 195 trabajos que postularon al galardón, que consiste en un diploma y una suma equivalente a 60 UTM (un millón seiscientos mil pesos).

En la ocasión, el alcalde de la Municipalidad de Santiago, Joaquín Lavín, se comprometió a dar mayor realce a este certamen, considerado el segundo más importante del país.

El Premio Municipal de Literatura se otorga desde 1934 y lo han recibido autores como Pablo Neruda, Nicanor Parra, María Luisa Bombal y Jorge Edwards.

El jurado de esta versión fue integrado por Roberto Ampuero (presidente), Patricio Oróstegui, María Eliana Nett, Monseñor Jorge Hourton, Ana María Maza, Naín Nómez, Oscar Thomas, Carolina Rivas, Sergio Bueno, Antonio Avaria, Sonia Montecinos, Matías Rafide, Isabel Velasco, Floridor Pérez, Francisco Aguilera, Edmundo Herrera, Ana María Cuneo y Manuel Jofré.

Este año, el panorama destacó por su variedad. Algunos escritores reincidieron, mientras que otros obtuvieron reconocimiento por una primera producción. En general, se podría decir que se tendió al fallo dividido.

En la categoría Cuento, fueron distinguidas "Nunca fui a Tijuana y otros relatos", de Mauricio Electorat, quien, a juicio del jurado, destacó por su "extraordinaria habilidad para construir las disposiciones narrativas de los relatos"; y "'Los indicados", de Gonzalo Contreras, por su "notable capacidad para sugerir espacios imaginarios".

Obtuvo mención honrosa "Trescientos metros", de Ernesto Ayala, que "ha conseguido elaborar un muy buen primer libro".

En Poesía, también la máxima distinción fue compartida: Juan Pablo Riveros, con "El libro del frío", que "constituye una escritura poderosa en su simplicidad"; y Roberto Bolaño, con "Los perros románticos", obra "prosaica, fuerte y sensual, heredera de la tradición antipoética chilena".

Obtuvo mención honrosa, "Zarabanda de la muerte oscura", de Armando Roa Vial, quien "en cada uno de sus textos se consolida más en la escena literaria nacional".

En Novela fueron galardonados póstumamente Adolfo Couve, con "Cuando pienso en mi falta de cabeza", por su "excelencia artística, el refinado valor metafórico y el lenguaje conciso"; y Mauricio Wacquez, con "Epifanía de una sombra", en "atención a su elegancia y belleza de estilo".

La mención honrosa recayó en Andrea Jeftlanovi, con "Escenario de Guerra", considerada "una notable narración a la altura de las mejores obras presentadas en el género".

En Ensayo, la distinción la obtuvo Félix Schwartzmann con "Historia del Universo", cuyo "temple, rigor y originalidad hacen profundamente atractiva su lectura".

En Teatro, destacó Luis Rivano, con "Escucho discos de Al Jolson, mamá", obra que "impacta emotivamente la memoria del espectador maduro".

La mención honrosa recayó en Verónica Duarte y "Juana de Arco: El misterio de la luz", cuya "escritura fresca revitalizará la dramaturgia nacional".

Una Experiencia Conocida

Para algunos escritores esta condecoración edilicia es un experiencia conocida. Así ocurre con Félix Schwartzmann. Premio Nacional de Ciencia, obtuvo el galardón en 1951, en la misma categoría, por su ensayo "El sentimiento de lo humano en América".
Otro reincidente es Gonzalo Contreras, quien en 1992 fue distinguido con "La ciudad anterior", que en 1991 obtuvo el primer lugar en el Concurso de Novelas de "Revista de Libros". Lo mismo ocurre con Roberto Bolaño, que recibió la distinción en 1998 con su libro de cuentos "Llamadas telefónicas".

Otros autores con una suerte similar son Andrea Jeftanovic, Mauricio Electorat y Juan Pablo Riveros, quienes obtuvieron este año el Premio del Consejo Nacional del Libro en la categoría Obra Inédita por "Escenario de guerra", "Nunca fui a Tijuana..." y "Libro del frío", respectivamente.

El año pasado, Armando Roa Vial fue condecorado por el Círculo de Críticos de Arte 2000 gracias a "La zarabanda de la muerte oscura".

Mauricio Wacquez con "Epifanía de una sombra", y Adolfo Couve con "Cuando pienso en mi falta de cabeza", también fueron distinguidos póstumemente con el Premio Altazor 2001.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El alcalde de Santiago, Joaquín Lavín, entrega el galardón al dramaturgo Luis Rivano por su obra
El alcalde de Santiago, Joaquín Lavín, entrega el galardón al dramaturgo Luis Rivano por su obra "Escucho discos de Al Jolson, mamá".
Foto:J.E. López


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales