ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sábado 22 de Marzo de 2008

La institución existe en 13 países de la región
Alfredo Moreno, nuevo presidente de la Fundación Teletón: La iniciativa de un chileno, Mario Kreutzberger, ha cambiado la vida de miles de latinoamericanos que no tenían esperanza

La meta es abrir cuatro nuevos centros (Copiapó, Calama, Valdivia y Coihaique) y aumentar la capacidad de los más antiguos, como Santiago. También son importantes el cuidado de los recursos de los cuales dependen 25 mil pacientes y el sentido de la próxima edición, con que la Teletón celebrará los 30 años.

CLAUDIA RAMÍREZ FRIDERICHSEN

Aunque Alfredo Moreno (51 años, casado, cuatro hijos) no tiene familiares cercanos con discapacidad, vivió de cerca la especial condición física de su padre, Alfredo Moreno Aguirre. "A los tres años, mi padre se quemó prácticamente completo, por lo que tenía un aspecto físico sumamente raro para la gente", cuenta.

Para el empresario -ingeniero civil de la Universidad Católica y MBA de la Universidad de Chicago-, su padre fue un ejemplo, porque "su apariencia nunca le resultó un impedimento. Él nos transmitió que había que seguir adelante, mirando la parte buena de la vida", dice.

Hoy, al asumir la presidencia del directorio de la Teletón, Alfredo Moreno cuenta cómo enfrentará las metas para este año. Los desafíos son altos: incluyen la celebración del aniversario número 30 de la institución y la recolección de fondos para cubrir el costo de las operaciones durante dos años, puesto que debido a las elecciones presidenciales, en 2009 no se realizará la campaña solidaria.

-¿Por qué cree que lo llamaron para participar en el directorio de la Teletón?

"No sé por qué me contactaron, pero hay una buena cantidad de empresarios en el directorio que me conocen, y Mario Kreutzberger también me conoce, y él me invitó a participar en el año 2006. La verdad es que a los directores se los recluta porque están dispuestos a trabajar en este tema y por sus capacidades específicas".

-¿Y por qué aceptó participar?

"Porque uno está todo el día trabajando en temas de empresas y siempre tiene el deseo de integrarse a algo en que pueda ayudar a otra gente. Por otro lado, me gusta participar en las cosas que están bien manejadas, y me parece que la Teletón está súper bien manejada. Una de las prioridades es el buen manejo de los recursos y de los institutos, particularmente durante el período en el que me toca ser presidente, que está marcado por un tremendo crecimiento de la Teletón, en su infraestructura y cantidad de atenciones. Me pareció que yo tenía ventajas comparativas en lo que sé hacer".

-¿Influyó su formación en un colegio jesuita?

"Efectivamente, estudié en el San Ignacio, y los curas me marcaron mucho porque me enseñaron que las cosas no se hacen más o menos, sino que se hacen bien, "a mayor gloria de Dios", como dice el lema del colegio. Tengo una marca muy grande en esa materia. Uno tiene la sensación de que debe aportar algo más. El sentido de 'A mayor gloria de Dios' es que aquí se hacen las cosas bien; no sólo se trata de ayudar, sino también de ser efectivo, que la gente reciba toda la ayuda que necesita y que es posible brindarle".

"En la Teletón se ve tanto sufrimiento, que impacta. A uno le llega igual. Emociona ver las esperanzas de gente que tiene tantas limitaciones, y que es un tremendo ejemplo para los demás, porque al final todos tenemos discapacidades de algún tipo. Nadie es perfecto, todos tenemos alguna dificultad".

-El directorio de la Teletón, ¿es muy distinto al de Penta, Falabella u otro, de las empresas en las que participa?

"Aunque son problemas de otra naturaleza, el directorio opera de manera similar al de cualquier empresa".

"Nuestra labor es lograr que todos los recursos se ocupen bien, y a eso destinamos mucho tiempo. También analizamos nueva legislación en este campo, que se podría apoyar o promocionar, y nos interesamos en conocer cuáles son las nuevas necesidades de los discapacitados. Por ejemplo, después de la rehabilitación surge un grupo de personas capacitadas para trabajar que hay que integrar, entonces estamos viendo qué podemos hacer, trabajamos con algunas empresas y tenemos programas piloto".

-¿Han preparado algo especial para celebrar el aniversario de la Teletón?

"Sin duda, pero no podemos adelantarlo, hay que mantener la sorpresa. Es un año especial, 30 años es una edad importante, y hay que celebrarlo y ponerse metas más ambiciosas".

-El año pasado hubo una sensación de que no fue tan difícil cumplir la meta, ¿lo comparten?

"La Teletón del año pasado fue la más exitosa que hemos tenido en cuanto a recaudación, y estamos muy contentos. En eso incidió la situación económica del país, pero también que la gente conoce la labor de Teletón y se ha convertido en una tarea país, no sólo de los auspiciadores ni de la televisión, sino que la gente se ha sentido identificada".

Logros e inversiones

-¿Cuáles son los logros más importantes de la Teletón?

"La Teletón ha brindado rehabilitación y esperanza a cerca de 70.000 personas, y a todos los chilenos nos ha dado una causa y un día de unidad nacional en que todos olvidamos las diferencias que nos separan".

"Un aspecto menos conocido es la Organización Internacional de Teletones (Oritel). Hay 13 países latinoamericanos que hoy tienen Teletón, porque así como el retail chileno se expande a otros lugares, la Teletón también lo ha hecho. La Teletón se ha expandido mucho más que el retail chileno, muchas empresas quisieran tener la presencia internacional de la Teletón. Es decir, la iniciativa de un chileno, Mario Kreutzberger, ha cambiado la vida de miles de latinoamericanos que no tenían esperanza, y les está permitiendo desarrollarse y ser un valioso aporte para sus familias y sus países".

-¿En qué se está usando la plata recaudada el año pasado?

"Los $16.913 millones recaudados en 2007 se están usando en el funcionamiento de los 10 centros a lo largo del país. Actualmente tenemos más de 25 mil pacientes, y todo su tratamiento es financiado con estos recursos".

-¿Parte del dinero recaudado se "mueve" en inversiones?

"Sí, lo mantenemos invertido, pero tenemos que obtener una rentabilidad cuidando mucho la seguridad. Estamos trabajando con fondos que son muy importantes para las personas que los donaron y para las personas que se están rehabilitando, por eso siempre los invertimos de manera seria y segura, porque no podemos correr más que un riesgo sumamente prudente".

- ¿Es una política conservadora?

"La política actual equivale a la del fondo tipo D del Fondo de Pensiones, que básicamente establece que el 30% máximo se podría invertir en renta variable, de lo cual hoy sólo invertimos un monto cercano al 10%. Es decir, en general, el dinero se invierte en renta fija a través de fondos mutuos".

-¿Hay otros ingresos durante el año, como minicampañas o auspicios?

"No tenemos otras minicampañas, esto se financia básicamente por el evento Teletón que incluye auspiciadores y público, fundamentalmente este último. En cuanto a ingresos estatales, tenemos cubierta una proporción pequeña de los servicios que prestamos a través de Fonasa. Esto corresponde al 25% de las atenciones".

"La otra ayuda es la que recibimos en la construcción de nuevos centros. Todos los primeros centros se hicieron con los fondos de las campañas, pero hoy los recursos de las campañas alcanzan para financiar la operación, pero no la construcción (porque son más centros). Para eso se consiguen fondos de empresarios regionales, se contacta al gobierno regional o al organismo que corresponda para contribuir en la construcción, y luego nosotros nos hacemos cargo de la operación, que es el costo más importante".

-En los próximos años, ¿piensan construir nuevos centros?

"Históricamente hemos construido un nuevo centro cada tres años. En los próximos tres años queremos abrir cuatro nuevos centros (en Copiapó, Calama, Valdivia y Coihaique), pero además debemos aumentar la capacidad de cinco de los centros que ya tienen más de 20 años, incluyendo el de Santiago, que totaliza el 40% de las atenciones. Esto, porque algunos centros tienen hoy entre 5 y hasta 10 veces más pacientes de los que tenían cuando se inauguraron. El mismo instituto de Santiago -que se inauguró en 1978- partió con 2.200 pacientes, y hoy atiende a un poco más de 10 mil".

"EMOCIONA ver las esperanzas de gente que tiene tantas limitaciones, y que es un tremendo ejemplo para los demás, porque al final todos tenemos discapacidades de algún tipo".


"ESTAMOS TRABAJANDO con fondos que son muy importantes (...), por eso siempre los invertimos de manera seria y segura".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Moreno dice que participa en la Teletón porque
Moreno dice que participa en la Teletón porque "uno está todo el día trabajando en temas de empresas, y siempre tiene el deseo de integrarse a algo en que pueda ayudar a otra gente".
Foto:MANUEL HERRERA
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales