ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Sábado 7 de Abril de 2007

QUIENES SON Se calcula que un 5% de los chilenos son hidalgos, nobles sin título:
Aristócratas que viven y trabajan en Chile

Conversamos con varios nobles que nos contaron cómo es vivir en un país donde los títulos nobiliarios fueron abolidos en la Independencia y la gente sabe poco de ellos. Todos tienen distintas ocupaciones y sólo cuando viajan a sus países de origen, vuelven a sentir lo que significa su cuna.

MAGDALENA ECHEVERRÍA FAZ

Llegaron a Chile por distintas razones, algunos escapando de la guerra, otros en busca de nuevas oportunidades y varios siguiendo al amor de su vida; pero todos ellos traían en su pasaporte años de la historia de su país. Ellos son parte de la nobleza titulada del mundo y de la fuerza laboral chilena.

Un ejemplo de esto es el italiano Alberto Cordero di Montezemolo, hoy director de varias empresas en Chile y de un banco en Miami, cara visible en nuestro país de Ferragamo y por ocho años gerente general del Banco Sudameris en Santiago. Él, además de ser Marqués di Montezemolo, tiene un apellido muy relevante en la industria mundial, su primo es el famoso presidente de Fiat y Ferrari, Luca Cordero de Montezemolo.

"Yo no creo que el tema de ser noble sirva mucho en Chile, salvo que sea gente que conozca a mi familia en Italia y entonces me sirva de contacto", explica di Montezemolo, quien cuenta que en Italia su apellido abre muchas puertas.

Con él concuerda el arquitecto e historiador del arte Romolo Trebbi di Sambonifacio del Trevigiano (Marqués), quien explica que en Chile los títulos no sirven, y que en Italia, a pesar de haber sido abolidos por la República, siguen teniendo bastante importancia.

"Aquí yo nunca uso los títulos, porque no creo que tenga importancia; pero en Italia ellos representan la tradición y son especialmente relevantes en los lugares que representan", explica Trebbi, quien además desciende del Conde de Verona, uno de los más antiguos e importantes de su país.

Dentro de los italianos relacionados con Chile está el marqués Francesco Marone Cinzano, quien llegó en 1996 junto a su familia y creó La Reserva del Caliboro, una viña en la Séptima Región que produce el vino Erasmo. Él desciende de la familia Cinzano, famosa por la producción de licores y por el lado de su madre, de los Agnelli de la Fiat.

La agricultura parece ser de especial atractivo para otros nobles italianos como el duque Pietro Lante della Rovera y su señora, la princesa Livia Lancellotti. Ellos, que descienden de las familias más antiguas de Europa, hoy tienen un campo en San Vicente de Tagua Tagua. También en el sur del país está la familia Hercolani Borguesse, cuyo hijo mayor, Astorre, es príncipe y sus hermanos hombres son condes.

Quién es quién

Pero los italianos nobles no son los únicos en Chile, hay además aristócratas de Castilla, Francia, Hungría, Austria, Alemania, Polonia, Holanda y Rusia.

Según el historiador Isidoro Vásquez de Acuña García del Portigo, quien es marqués castellano y está casado con una condesa austriaca, en nuestro país hay un 5% de la clase media y alta que es parte de lo que en España se llama hidalguía, nobleza sin título, una cifra similar a la mayoría de los países europeos.

Dentro de la pirámide jerárquica están los emperadores, reyes, príncipes y duques, marqueses, condes, vizcondes, barones y señores, seguida en la parte más baja por la nobleza sin título que son los hijos y familia de los anteriores.

En la mayoría de los casos la nobleza se transmite por los hombres, pero en el caso de España de no haber varones, las mujeres pueden transmitir los títulos nobiliarios y distribuirlos a su voluntad entre sus hijos tal como podría hacerlo un hombre.

Este es el caso de Mariano Fontecilla, marqués de Casa y Concha, embajador de Chile en varios lugares y hoy interlocutor del Poder Judicial ante el Legislativo, quien heredó su título de su madre, doña Olivia de Santiago Concha. Dos de sus hijos que viven en España también son marqueses, Mariano hijo es de Montepío y Enrique es de Rocafuerte. Mariano Fontecilla padre podría heredar su título a su hijo mayor, quien tendría dos, pero también podría distribuirlo a otro de sus hijos que no tuviera título alguno.

En el caso de los títulos del Sacro Imperio Romano Germánico todos los hijos son titulados, pero sólo los hombres los transmiten a su descendencia, aun cuando eso signifique que muchos de ellos quedan vacantes. Las mujeres pierden su título al casarse, pero siguen siendo consideradas por el título con el que nacieron y que forma parte de los apellidos.

Dentro de este grupo lo más alto que hay en Chile es la archiduquesa Alexandra de Habsburgo y Lorena, quien es Alteza Imperial y Real, nieta del emperador Carlos I de Austria, rey de Hungría y que está casada con Héctor Riesle, embajador de la Orden de Malta. En Chile ella está a la cabeza de la Fundación de Auxilio Maltés que ayuda a personas oxigenodependientes. A pesar de su alta condición real, sus hijos no reciben título alguno.

El que busca...

Distinto es el caso del escritor chileno Enrique Campos Menéndez, quien viviendo en España se dio cuenta de que el título de Marqués de Torre Blanca, concedido en Nápoles y las Dos Sicilias a un guerrero antepasado suyo, estaba vacante.

"Tuve que presentar certificados de nacimiento, demostrar primacia y ganar un pleito para que se establecieran mis derechos frente el título", cuenta riendo Campos Menéndez recordando meses de viajes y gastos.

Para él todo fue parte de un juego y lo considera "muy divertido". Sabe que en Chile no le sirve y dice: "No lo uso porque no tengo ninguna ventaja salvo que esté con tipos snob".

Otros aristócratas establecidos en Chile

Alexandra de Habsburgo (archiduquesa), Mariano Fontecilla (marqués de Casa Concha), Alberto Cordero di Montezemolo (marqués), familia Hercolani (príncipes italianos), Maria Anna Condesa Grundelmann von Falkenberg y baronesa de Waldenfeln y Ejeregg, Francesco Marone Cinzano (marqués), Pietro Lante della Rovere (duque) y su señora Livia Lancellotti (princesa), Christiane Raczinski (condesa polaca), Isidoro Vasquez de Acuña (marqués García del Portigo), Romolo Trebbi (marqués Véneto del Trevigniano), Andrea von Ratibor (princesa), Enrique Campos Menéndez (marqués de Torre Blanca), Elna de Barros (baronesa Van Hovell Tot Westerflier), Enzo Coniglio (barón siciliano), Fernando Molina Alcalde (conde de Quinta Alegre), Gabriela de Santa María Ovalle (marquesa de Larraín), Carlos Cruz (conde de Maule), Julio Prado y Colón de Carvajal (conde de la Conquista), Fernando Irarrázaval Eyzaguirre (marqués de la Pica), José Fernándes Richard (conde palatino), Sofia de Lippe (princesa de Lippe), Miguel Zauschkevich (nobleza rusa), y Gabrielle Mayer-Mellenhof viuda de Wagner (baronesa), entre otros.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El escritor Enrique Campos Menéndez, marqués de Torre Blanca.
El escritor Enrique Campos Menéndez, marqués de Torre Blanca.
Foto:EL MERCURIO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales