ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Miércoles 27 de Mayo de 2009

Guillermo Ramírez, ex superintendente de Bancos:
No es el momento más adecuado para administrar la deuda de los chilenos

Si bien valora el proyecto que el gobierno envió para consolidar la deuda de los chilenos, la coyuntura lo hace poco propicio.

VICTORIA REYES P.

El ex Superintendente de Bancos, Guillermo Ramírez, ha seguido atentamente el proyecto del gobierno que busca consolidar la deuda de los chilenos, y que ha dividido en dos bandos al Comercio y la Banca. Si bien vislumbra aspectos positivos, cree que es normal que haya gente endeudada en tiempos de crisis. Por lo mismo, señala que no es el momento más adecuado para lanzar la propuesta. El economista y consultor independiente tiene vasta experiencia en el campo, y ha sido consultor del Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, en privatizaciones y el reforzamiento de regulaciones y supervisión, entre otros.

-¿Cuál es su opinión del proyecto que lanzó el gobierno sobre deuda consolidada?

"Estoy de acuerdo con el proyecto porque hay un bien superior que es la estabilidad general del sistema financiero y crediticio. La integración de los mercados puede conducir a mayores eficiencias y a menores costos para todas las personas. Mi único reparo tiene que ver con el momento. Es posible que tanto algunas pymes como personas naturales estén bastante sobreendeudadas, y sin embargo el mercado financiero las sigue bancarizando o creditizando. Y es probable que de repente en esta foto salgan algunos bastante poco peinados por un endeudamiento alto. Puede haber gente endeudada en un momento de recesión, entonces ellos van a quedar mal parados".

-¿Cuáles son los pros y los contras?

"Hay que reconocer que las casas comerciales han ido construyendo con tecnología y recursos sus bases de datos. Y veo por ahí un derecho de propiedad en juego. Lo otro es que está de por medio la privacidad de las personas, y de repente se pueden filtrar los datos de endeudamiento. Fui superintendente de Bancos, y sabíamos muchas veces que había un cierto mercado negro de esa información. Pero es una necesidad llegar a un proyecto de este tipo porque integra mercados y genera más competencia. Lo otro es que da información positiva, no necesariamente la deuda morosa. Además, todos los agentes que dan créditos tienen más elementos de juicio para mejorar la evaluación de sus deudores y así se puede evitar un riesgo sistémico".

-Comercio dice que los bancos se pondrán más restrictivos y la Banca asegura que hará más competitivo el sistema...

"Los dos tienen un poco de razón. Es cierto que el mercado al integrarse se hace más competitivo, la competencia es la antítesis de la segmentación. Y es cierto que habrá personas que saldrán más endeudadas, y es probable que se les empiecen a poner restricciones. El daño patrimonial y derecho de propiedad puede ser efectivo. Evidentemente que al existir una base de datos existe la posibilidad de filtración, pero son los costos inevitables de cualquier sistema que lo contempla. La gente no está entendiendo que en la medida en que haya información suficiente es probable que haya más competencia y bajen los costos a los que se portan bien. Tampoco es una mala idea que la gente que es un poco más arriesgada modere su comportamiento. Es un proyecto que va a premiar a los responsables".

-¿Subirán las tasas de interés para los más deudores?

"Puede ser perfectamente. Por eso creo que el momento de administrar esto tal vez no sea el más adecuado. Los ingresos están bajos, el desempleo está alto, y debe haber gente que en relación a su ingreso coyuntural está sobreendeudada, cosa que podría no ser en caso de su ingreso permanente una vez que se estabilicen las cosas".

-Existe el temor de que cuando se legisle esto, salga cualquier otra cosa...

"Comparto esa crítica. Al final puede terminar esto en un camello. Pero todas las leyes se alejan de la perfección técnica, también prima la política. Consolidar deuda no es un problema complejo desde el punto de vista computacional, pero sí creo que lo más importante es resguardar los aspectos técnicos y las responsabilidades de los administradores de estas bases de datos para que no se filtre información".

-El Congreso de EE.UU. aprobó una ley que regula las tarjetas de crédito. ¿Chile debería seguir su camino?

"En Chile no existe prácticamente ningún tipo de regulación que proteja los derechos del consumidor financiero. Debiera haber una mayor preocupación pública por reglamentar los contenidos y cláusulas de los contratos de adhesión financiera, de créditos de consumo, créditos hipotecarios, y tarjetas de crédito, en los cuales a la gente se le da un contrato estándar que tienen letras chicas de todos los colores. Hay una asimetría absoluta entre el que construyó esos contratos, que son los abogados de las casas comerciales y de los bancos, y la pobre persona que no entiende nada. Esto significa que el Estado, a través de un ente especializado, una especie de Sernac financiero, debería mirar previamente los contenidos de estas cláusulas, velando por la justicia. Yo creo que el Sernac no tiene las facultades adecuadas, y creo que hay que crear toda una reestructuración que abarque seguros, valores y bancos. Hoy día, la Superintendencia de Bancos en teoría ve las tarjetas en el retail, pero en la práctica no está viendo nada. Estamos en el peor de los mundos ahora".

"Hay que reconocer que las casas comerciales han ido construyendo con tecnología sus bases de datos. Y veo por ahí un derecho de propiedad en juego."


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:PATRICIO ULLOA
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales