EL SÁBADO

Viernes 21 de Septiembre de 2001


Encuesta de El Sábado: ¿Quiénes son los chilenos más temidos?

Ximena Pérez Villamil

Temor y poder, por lo general, se dan en dupla. Hay quienes incluso definen el poder como la capacidad de infundir temor. Alguien que no tiene poder, difícilmente podrá inspirarlo. Pero el temor es también un sentimiento subjetivo, radicado en cada uno y sus circunstancias. El que estuvo a punto de ahogarse, indefectiblemente será reacio a meterse al mar, mientras otro, que nunca vivió esa experiencia, nadará como pez en el agua.

Por el cargo, la personalidad, la riqueza, el nivel de influencia y hasta por el aspecto, hay personas que hacen perder el aplomo hasta al que tiene más agallas.

Quién sabe por qué las encuestas, tan abundantes en nuestra tierra, no se han ocupado del tema, siendo que es una situación de la que nadie está ajeno. Por eso, decidimos preguntar quiénes son los chilenos que infunden más temor, esos a los cuales no se les puede levntar la voz. Encuestamos telefónicamente a 50 exponentes de los más diversos ámbitos ­empresarios, abogados, arquitectos, actores, periodistas, políticos, escritores­ los que debieron nombrar a uno o más compatriotas cuya sola presencia los intimidara.
¡Vaya que nos llevamos sorpresas! Uno mencionó en su lista a su ex señora; otro le dio un voto a Gonzalo Cáceres, "por exhibicionista"; una encuestada encontró de temer a Marta Lagos, la directora de las encuestas Mori; un fanático del fútbol se asustó ante la idea de que Nelson Acosta volviera a dirigir a la selección; el cineasta Miguel Littin fue calificado como "el marajá del cine chileno; sus películas son malas, pero nadie se atreve a decirlo"; y de Omar Gárate, un encuestado opinó que "es un peligro, porque en su programa de radio llama al gerente general de una empresa y si no le hace una donación, insta a que nadie le vaya a comprar". Benito Baranda, el director del área social del Hogar de Cristo, fue más allá y citando lo aprendido en los ejercicios de San Ignacio, aseguró que solo se teme a sí mismo.

No faltaron los valientes que juraron no tenerle miedo a nadie. Como no fueron incluidos en la lista de votantes, aprovechamos de destacarlos en estas líneas: el ex agente de la Oficina de Seguridad Lenin Guardia; el director del Museo de Bellas Artes, Milan Ivelic; el sociólogo Fernando Villegas, quien pese a todo, sostuvo que no hay enemigo chico; la modelo Estela Mora; el diputado UDI Iván Moreira; y el penalista Nurieldín Hermosilla.

Los TOP3

Ricardo Claro

El más temido

28 votos

Curioso que siendo empresario y abogado, sea tan claramente identificado por gente de los más diversos quehaceres como el chileno más temido. Se supone que los hombres de negocios prefieren el anonimato e intentan figurar lo menos posible en los medios de comunicación. Se supone que los abogados se dedican a lo suyo, a defender casos entre particulares, por lo que solo aparecen públicamente cuando ganan o pierden.

Claro es la excepción a la regla. Capaz de enfrentarse a la autoridad de turno, de juzgar el comportamiento de la sociedad y de aparecer sorpresivamente en su propio canal de televisión para denunciar lo que en su tiempo se llamó el "Piñeragate" ­una conversación privada entre Sebastián Piñera y su amigo Pedro Pablo Díaz, en la que se referían en forma despectiva a la diputada Evelyn Matthei­, Ricardo Claro se ha creado una imagen de fiscalizador, que está por sobre el bien y el mal.

Se dice que es uno de los chilenos mejor informados, pero nadie sabe a ciencia cierta hasta dónde llega su caudal, lo que de por sí genera temor y ha servido para que se creen variados mitos. El más audaz, que habría sido agente de la CIA, cosa que él ha desmentido, reconociendo sí que fue amigo de dos ex directores de la agencia de inteligencia norteamericana cuando habían dejado sus cargos. Fue de los pocos empresarios que anticipó la profundidad de la crisis económica de 1998 y el único en anunciar que el cobre caería a 60 centavos de dólar la libra.

Dueño de dos medios de comunicación ­Megavisión y El Diario, asociado a capitales extranjeros­ ha dicho: "Es una obligación de los hombres de empresas estar en el sector de comunicaciones por el tema de los valores, la defensa del sistema político y económico del país".

Muy cercano a la Iglesia Católica, en 1992 fue condecorado por el Vaticano con la orden de San Silvestre por sus contribuciones a la Iglesia. "Supongo que más bien espirituales", sostuvo alguna vez. Se lo sindica como un gran conocedor de las redes de poder en Estados Unidos: no por nada el general Pinochet le ofreció, en 1974, la embajada en Washington, la que no aceptó por razones familiares, y en 1989 sorprendió al denunciar que las uvas chilenas habían sido envenenadas en Estados Unidos cuando nadie tenía claro qué había sucedido. Fue el primero en apuntar hacia el norte.

Poseedor de la quinta fortuna de Chile ­entre sus empresas figuran la Sudamericana de Vapores, Elecmetal, Viña Santa Rita, Cristalerías de Chile­, partió con poco. Su padre le dejó lo que hoy sería equivalente en plata a una buena casa en Vitacura. Y el estudio Claro y Cía, uno de los tres más grandes del país, no lo fundó él, sino Luis Claro Solar, eminencia en derecho civil y con el cual no tenía parentesco. Cuando entró como procurador le advirtieron que no podría ser socio por pertenecer a otra rama de los Claro. Sin embargo, a los 26 años se convirtió en el socio más joven y con el tiempo, en su principal accionista.
Intimo amigo de Juan Agustín Figueroa, radical y masón, a quien conoce desde la época de estudiantes de la Universidad de Chile y de quien es compadre y socio, y de Carlos Ugarte, muy cercano al presidente Lagos, Claro puede ser bastante más tolerante de lo que el común de la gente cree. Ernesto Corona, reconocido DC, dirigió durante varios años Megavisión. "Se ha creado un mito en torno a mi persona. Yo soy un hombre autoritario, lo que no significa que sea arbitrario. Yo oigo a mis colaboradores y a cualquier ejecutivo importante que entra al grupo, lo primero que le digo es que no acepto yes men. Los Claro somos de aspecto muy terco y tenemos fama de pesados", respondió a Capital cuando se le preguntó por qué creía que inspiraba temor.

Pablo Longueira

El número dos

14 votos

Con un 28 por ciento de los votos, el diputado UDI Pablo Longueira es visto como el segundo chileno temido. De sonrisa esquiva, no hay vez en que no se lo vea frunciendo el ceño en la televisión, pero no está dentro de sus preocupaciones proyectar una imagen más amable. Es un duro asumido. Se formó políticamente haciendo trabajo de base en las poblaciones cuando gran parte de la derecha no osaba entrar en territorios dominados por la izquierda en pleno régimen militar.

Atrevido, su pasión no es la política, ni la derecha; es la UDI. Por ella mira diez kilómetros más adelante que sus correligionarios, porque su meta es que su partido llegue a La Moneda. Y si hay que sacar del camino a un competidor, Longueira se arremangará la camisa y hará su trabajo. En la operación para convencer al ex comandante en jefe de la Armada, Jorge Arancibia, a dejar la gorra por una candidatura a senador por la V Costa, Longueira tuvo un peso específico. Hasta el mismísimo Joaquín Lavín se vio presionado por este ingeniero industrial de la Universidad de Chile, de ojeras cada vez más pronunciadas. Y Sebastián Piñera, presidente de RN y quien en algún minuto podría aspirar al sillón de La Moneda, disputándole votos a la UDI, quedó en el camino. Todavía no se miran de frente Piñera y Longueira.
Longueira sabe dar peleas y proyectar derivadas como buen ingeniero. Lleva mucho tiempo en la política: fue presidente del Centro de Alumnos de Ingeniería y presidente de la Fecech, como se llamó la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile durante el gobierno militar. Fue en ese cargo, que designaba el rector, cuando conoció al general Pinochet en La Moneda. "Mire, no vengo a decirle cosas bonitas, sino a plantearle los problemas de la universidad", le dijo de entrada. Indicándole un florero, Pinochet le respondió: "Aquí vienen a mostrarme puras flores, quiero que usted me muestre los gusanos, porque los hay en todos lados. Tenga la confianza de decir lo que quiera". De ahí en adelante se reunieron cada quince días a tomar té.

Su estilo molesta a la derecha tradicional, al sector liberal de RN, porque no respeta el establishment. En una elección de directiva, Longueira llevó una micro con pobladores hasta la actual sede de la UDI en calle Suecia, que en ese entonces albergaba a toda la derecha bajo el nombre de RN, lo que provocó urticaria entre los no gremialistas. De ahí nació el apodo de Pungueira y el comentario de Andrés Allamand: "La situación hacía recordar a los grupos de choque y matones a sueldo de los tiempos de la UP. ¿Qué futuro podía tener un partido donde las diferencias se arreglaban acarreando lumpen?", escribió Allamand en su libro La travesía del desierto.

Pero está visto que el estilo del presidente, diputado de la UDI y actual candidato por Conchalí, ha rendido frutos. Todo indica que si el año pasado no abandonó la política como anunció, tendremos ojeras y ceño fruncido para rato.

Manuel Contreras

El tercero

13 votos

No ha habido en la historia de Chile un organismo con mayor poder sobre la vida y la muerte de las personas que la DINA. Obra de Manuel Contreras, que quedó grabada a fuego en la mente de muchos chilenos que hasta hoy le temen. Pese a estar cumpliendo prisión preventiva en un condominio de Peñalolén por causas de derechos humanos en Chile y Argentina, pese a haber estado siete años preso en Punta Peuco por el asesinato del ex canciller Orlando Letelier...

Dirigió la DINA hasta 1977, cuando surgió la CNI. Tuvo un poder sin contrapeso, pero también enemigos poderosos durante el gobierno militar, como Jaime Guzmán. Muchos pinochetistas lo sindican hoy como el personaje más dañino y peligroso del régimen. Con el tiempo las actuaciones de la DINA han quedado al descubierto: el asesinato de Letelier; el secuestro del ex gerente general de Chuquicamata David Silberman; la Operación Cóndor, que implicó la actuación conjunta de las policías secretas de Chile, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay, en todos los que está siendo investigado o fue procesado Manuel Contreras. Y a estos casos podrían sumarse otros. La DINA, además, fue calificada como asociación ilícita, debido a la creación de centros clandestinos de tortura.

Como resultado, el ex hombre poderoso se ha ido quedando solo, tanto que cuando salió de Punta Peuco no había nadie esperándolo, a excepción de periodistas y carabineros. Mientras, en su nueva residencia de Peñalolén, lo aguardaban algunos familiares.

Acaba de publicar el segundo tomo de su saga La verdad histórica, uno de cuyos capítulos ­la orden de Fidel Castro de mandar a matar a Beatriz Allende, hija de Salvador Allende, y hacerlo aparecer como suicidio­ fue desmentido de inmediato.

Segunda División
Darío Saint Marie (Volpone): 5
Enrique Lafourcade: 5
Sebastián Piñera: 4
Javier Etcheberry: 4
The Clinic: 4

Opinaron de

Saint Marie: "Un símbolo de lo temido"; "Tremendo, se le rendían los presidentes"; "Temible por el modo como empleó su diario El Clarín".

Lafourcade: "Ácido"; "¿Quién se salva?"; "Por su lengua afilada, ironía infinita y pluma sibilina".

Piñera: "El fin justifica los medios"; "Demuestra avidez por todo"; "Por su inteligencia y los medios que usa".

Etcheberry: "Se siente con tal poder en Impuestos Internos que le tuerce la mano a las leyes por la vía de las interpretaciones"; "Es una especie de Savonarola"; "Obsesivo e integrista"; "Cualquiera que se entroniza en un cargo termina acumulando un poder que no corresponde a su tarea".

The Clinic: "Último"; "Puede difamar y calumniar".

Tercera División

Joaquín Lavín: 3

Carlos Ominami: 3

Gladys Marín: 3

Guido Girardi: 3

Fernando Torres Silva: 3

Paul Schaeffer: 3

Patricio Aylwin: 3

Belisario Velasco: 3

Opinaron de

Lavín: "Lobo con piel de oveja"; "Solo la cara es alegre...".

Ominami: "Tiene mucho resabio socialista y es odioso"; "No perdona"; "Exhibe una frialdad japonesa".

Marín: "Cree en todas las formas de lucha"; "Influyente"; "Todavía es el cuco comunista".

Girardi: "Dispara de chincol a jote"; "No conoce la prudencia ni la moderación"; "Incapaz de mirar el bien común"; "Quiere destruir el sistema de isapres".

Fiscal Torres: "No tuvo límites en sus actividades".

Schaeffer: "Malévolo".

AYLWIN: "Influencia demasiado larga en la política chilena y actuaciones erráticas "

VELASCO: "Por su manejo de información, pobre el que se atreviera ir en contra suya"

Mujeres: muchas, pero poco temidas

¿Resabio de la cultura machista? ¿Falta de poder del mundo femenino? ¿Más corazón que razón? Por las razones que sea, las mujeres chilenas inspiran poco temor. La lista de nombradas fue larga, pero descontando a Gladys Marín ­la mujer más temida e incluida en la tercera división­, solo Clara Szczaranski, la presidenta del Consejo de Defensa del Estado, anotó dos votos. "Puede desmantelar una empresa en 48 horas", argumentó uno de los encuestados. El resto obtuvo apenas una mención, lo que no obsta para destacar algunas justificaciones: Ximena Casarejos ("es medio fáctica"), Gabriela Riutort. Patricia Maldonado ("tiene aspecto de tener la mano pesada"), Mónica Madariaga, Luisa Durán de Lagos ("no olvida"), Marta Lagos, Lucía Hiriat de Pinochet ("nunca tuvo un gesto de generosidad con sus adversarios"), Lily Pérez y la psiquiatra María Luisa Cordero ("no tiene filtro").

Participaron en esta encuesta: Jorge Bofill (abogado), Juan Obach (empresario), Máximo Pacheco (ejecutivo), Juan Antonio Coloma (diputado UDI), John O'Reilly (sacerdote legionario), Gonzalo Mardones (arquitecto), Fernando Villagrán (periodista), José Codner (empresario), Fernando Barros (abogado), Eugenio Tironi (sociólogo), César Barros (empresario), Liliana Ross (actriz), Alfredo Jocelyn-Holt (historiador), Martín Subercaseaux (publicista), Francisco Javier Cuadra (abogado), Patricio Navia (cientista político), Roberto Fantuzzi (empresario), Felipe Bulnes (abogado), Gloria Laso (actriz), Marcelo Comparini (periodista), Eugenio Heiremans (empresario), Guido Girardi (diputado PPD), Nicolás Vergara (conductor de radio y TV), Manuel Antonio Garretón (sociólogo), Liliana García (actriz), Gonzalo García (ejecutivo), Jorge Andrés Richards (periodista), Nicolás Larraín (publicista y animador), Pin Campaña (fotógrafa), Enrique Evans (abogado y conductor de radio), Antonio Martínez (periodista), Luis Toro (abogado), Rosario Guzmán Errázuriz (periodista), Armando Uribe (escritor), Nelson Ávila (diputado PPD), Arturo Fermandois (abogado), Rafael Rodríguez (empresario), Aldo Schiappacasse (periodista), Alvaro Vial (economista), Paula Sutil (publicista), Jaime Orpis (diputado UDI), Jorge Rosenblut (consultor), Totó Romero (periodista), Cristián Boza (arquitecto), Hermann von Muhlenbrock (ejecutivo), Maya Castro-Wescott (gestora cultural), Álvaro Fischer (empresario), Luis Hermosilla (abogado), Orlando Lubbert (cineasta), Cecilia Álamos (periodista).


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Ricardo Claro:
Ricardo Claro: "Le gusta andar por el mundo como don Quijote enderezando entuertos"; "Perseverante, no suelta a su presa". "Su temperamento sanguíneo lo hace reaccionar con la pasión del momento"; "Se siente con el poder para arruinar a candidatos de la derecha que no le parecen aceptables". 28 votos


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales