DEPORTES

Viernes 26 de Enero de 2001


El nuevo siglo audino

Audax Italiano ya se convirtió en Sociedad Anónima y sólo espera la ley para empezar a funcionar como tal. Permutó la sede de Lira por 12 hectáreas de terreno en La Florida donde construirá, a partir de mediados de año, un Complejo Deportivo. El presidente Valentín Cantergiani revisa el feliz comienzo de año de los itálicos.
Valentín Cantergiani es un hombre ordenado. Metódico. En su flamante y amplia oficina de los Supermercados Montecarlo en la Panamericana Norte, saca de un cajón un cuaderno escolar en los que están anotados de manera manuscrita y subrayado- los nombres de los nuevos refuerzos del Audax Italiano, con datos al por mayor. Y en una hoja aparte, que cuida celosamente, un equipo parado en la cancha, donde se adivinan dos alternativas por cada puesto.

Es hijo de inmigrantes Valentín. Sus abuelos y padres llegaron desde la Emilia a Capitán Pastene, un pueblo de la Novena Región que fue enteramente colonizado por italianos. Allí nació y creció, en medio del campo, porque su familia se dedicaba a la agricultura. Un hombre que se formó a sí mismo, de metas claras y hablar parco. Concreto.

Por ejemplo, cuando se le pregunta por la permuta de la sede de la calle Lira por terrenos en el límite de Puente Alto con La Florida, saca los planos y muestra. Estos son, dice. Son doce hectáreas marcadas con destacador naranja, sobre las cuales recalca: El negocio ya está hecho. Se firmó. Lo que pasa es que ahora tendremos que trabajarlas. Ahí vamos a hacer un complejo deportivo con sede, esparcimiento para nuestros socios y, obviamente, las canchas que sean necesarias para los entrenamientos, porque nos permitirá reunir todas las series del Audax que hoy trabajan dispersas.

¿Cuándo comenzarían a trabajar?

Yo creo que a mediados de año, porque hay que aterrizar el proyecto primero, lo que demorará algunos meses.

¿Los van a ayudar?

¿Quiénes?

La Digeder, la Municipalidad...

Dudo que la Municipalidad, porque no tiene recursos. ¡Pero si nosotros los ayudamos a ellos! Y la Digeder creo que aportará si lo solicitamos adecuadamente. Lo que pasa es que esto se construirá por la vía de una sociedad anónima, con un aumento de capital que nos permitirá acoger los recursos necesarios.

¿Es una sociedad anónima ligada al Audax?

Yo estaba a cargo de la Inmobiliaria, que se acaba de reestructurar; cambiamos los estatutos y la habilitamos no sólo para inversión de bienes, sino también deportiva. Una vez que salga la Ley, el Audax funcionará entonces como sociedad anónima.

¿Les dolió dejar la sede de Lira?

En lo personal no, aunque a los más antiguos tiene que haberles dolido. Todavía hay socios que fueron fundadores, pero al final todos lo aprobaron porque el análisis estaba hecho desde hace mucho tiempo. Como sede, estaba mal ubicada, porque la mayor parte de los socios vivimos para arriba y allí la sede natural es el Stadio Italiano. Lo que necesitamos ahora es una sede para nuestro desarrollo futbolístico, que es definitivamente a lo que nos dedicamos.

La directiva

La hinchada del Audax, que va en las duras y las maduras a La Florida, reconoce a Cantergiani como el patriarca del equipo desde que se logró el ascenso. Por eso su figura es depositaria de críticas que van desde al autoritarismo hasta elogios por ser fiel a una política que ha resultado exitosa. El empresario no quiere reconocer la etiqueta de patriarca, e incluso dice que le molesta. Suena como antiguo eso. Estoy lejos de eso. Si la gente lo ve así es porque he hecho buenas campañas. Si me hubiera ido mal no me pedirían que volviera.

Y sobre su afán de golpear la mesa e imponer sus ideas, asiente con cautela: Sí, soy de temperamento fuerte, pero cuando hay que serlo. No tengo grandes problemas, en todo caso.

¿Por qué volvió a asumir la presidencia?

Porque yo ya estaba en la Inmobiliaria y ante la renuncia intempestiva del nuevo presidente, Andrés Cánepa. Parece que le quedó grande el cargo o le dio un poco de susto, pero nos abandonó de la noche a la mañana, sin saber los motivos exactos porque no he hablado con él. Como alguien tenía que tomar las riendas del club rápidamente y yo he estado desde hace tiempo manejando a la institución, pues decidimos que quedaría al frente de la Inmobiliaria y también de la Corporación, con Andrés Montrone como presidente del fútbol.

Lo de Audax es extraño, o al menos difícil de explicar. Porque es un club saneado desde el punto de vista financiero, pero eso es gracias al aporte monetario de sus directivos. Y, básicamente, es usted el que pone la plata.

No es tan así. Lo que pasa es que la mayoría de los dirigentes de Audax son de bajo perfil, no les gusta figurar. Pero en forma silenciosa hay mucha gente que aporta, pero lo que usted dice es verdad porque el fútbol por sí solo no se financia. Imagínese que ni siquiera lo hacen Colo Colo y la Universidad de Chile, aunque ahí sí hay un problema de manejo de recursos, porque ellos sí tienen ingresos: se llevan casi toda la plata de la televisión, tienen buenas asistencias, gran cantidad de socios y podría decirse que son instituciones que se financian solas. Pero todos estos clubes chicos, los de colonia y la mayoría de los de provincia, tienen dificultades si no ayudan los socios o las ciudades. Los ingresos son exiguos en este momento, y año a año ha ido disminuyendo el ítem de las recaudaciones. El '98 tuvimos 220 millones, el '99 recaudamos 180 y el año pasado 60 millones apenas.

Lo que nos lleva a analizar las causas de ese fenómeno.

Son muchos. Hay partidos a granel en la televisión, no está muy competitivo el torneo y el problema más grave de todo es la violencia que se vive en algunos recintos. Yo converso con mis amigos y mientras no se erradique la violencia la gente no va a volver. Además el asunto se torna difícil porque el hincha tradicional ya se alejó, y perdió el hábito. Es necesario darles tranquilidad y seguridad, para lo cual hay que controlar a los delincuentes de las barras bravas.En el plano de las recaudaciones, este año será peor, porque aprobaron un campeonato de sólo treinta fechas.

Son muy pocas, es cierto. Son apenas quince partidos como local. Ocho meses de competencia y cuatro de receso, y no hay actividad en Chile que pueda resistir con cuatro meses sin ingresos. El fútbol hoy hay que mirarlo como una empresa, y las empresas se toman las vacaciones pertinentes. Jamás dieciséis semanas.

El Audax ya está en la antesala de las sociedades anónimas. ¿Esa es la solución para mejor administrar el fútbol?

Yo pienso que cambiará radicalmente, porque ahí el fútbol tendrá que administrarse necesariamente como empresa, porque o si no se va a la quiebra. Cuando una sociedad anónima no se administra adecuadamente va a la quiebra o entra en insolvencia. Sobrevivirían sólo aquellos que tengan directorios serios, planificados y gerentes generales que no se pueden salir de las pautas que les entreguen. Y el tema es simple: empresarialmente, ningún directorio aprobará un presupuesto que exceda los ingresos reales que tiene el club.

¿Transformarse en sociedad anónima significará para ustedes crecer en términos de socios que aporten recursos?

Es que no es ninguna panacea. La gracia del sistema es que tiene que sentarse un gran grupo de personas, encabezados por otro más pequeño que lideren la idea, para colocar capitales dentro de hinchas y socios. Pero ese capital no será para gastárselo en jugadores, sino para invertir en el desarrollo de la institución. Que no vaya a entender la gente que porque se vendan acciones y existan aportes de los socios los equipos mágicamente tendrán grandes equipos o jugadores muy cotizados.

¿Fue conveniente para Audax irse a La Florida?

Nosotros somos los grandes responsables de no haber capitalizado bien el irnos a La Florida. Estamos ahí desde 1970, pero en estos treinta años no hemos tenido la audacia suficiente para posicionarnos bien en la comuna. Acá cuesta mucho arraigar una institución en un barrio o ciudad, porque cuesta mucho levantarle clientes a Colo Colo, la U o la Universidad Católica. Pero no es imposible. Se debe trabajar a largo plazo, con los colegios, y ofrecerles cosas para que se entusiasmen, porque ahora sólo les entregamos un partido cada quince días, con suerte. Para eso tendremos nuestro complejo deportivo, donde habrá piscinas y canchas de tenis, parques y zona de picnic para poder ofrecerle al socio algo concreto y de primera necesidad. Y haremos algo con los colegios de escasos recursos en el afán de identificar al Audax con un público más cercano.

El fútbol

Audax año a año vive el éxodo de un grupo importante de jugadores. Hay que recomponer al club. ¿No es eso una traba importante?

Es lógico que eso suceda. En todos los equipos se van cinco o seis jugadores por año y llegan otros tantos. Son los movimientos típicos derivados de los cambios de técnico, porque cada uno pide los jugadores en los que confía. La verdad es que el equipo el año pasado no se eligieron bien las piezas adecuadas y además no tuvimos suerte con algunas contrataciones. Este año hemos trabajado más calladitos, pero contratando jugadores importantes.

Sí, está bien, pero si algo distingue al Audax es que los técnicos duran más de un año.

A ver. Desde el año en que tomé al equipo en Segunda División se implementó una política en orden a mantener al entrenador, cueste lo que cueste, a lo menos hasta el final de la temporada. Jamás cambiar a mediados de año, porque la experiencia nos ha demostrado que no sirve de nada y demuestra desconocimiento directivo, porque si contratas a alguien lo haces sabiendo sus características. No vas a descubrir a mediados de año que es malo o no sirve. Cuando haces una elección tienes que respaldarla.

Hasta ahora han cumplido...

Y lo haremos hasta que exista una circunstancia de fuerza mayor, como una enfermedad o algo así. Hemos tenido la suerte de hacer buenas campañas en los últimos años y eso reafirma a los técnicos, que se prestigian y suben su valor hasta que no los podemos retener.

¿Van a seguir separando el primer equipo con las cadetes en el tema técnico?

Tenemos que corregirlo, porque eso no puede ser. Debe haber una estrecha relación para darle tiraje a la chimenea. Hay que reconocer que en este minuto existe una suerte de divorcio entre las partes, lo que insisto, vamos a resolver.

¿Le pedirán a Oscar del Solar una mayor incorporación de jóvenes?

Sí.

¿Consideran que eso no ha sucedido?

Es que es cosa de mirar lo que pasó este año, donde tenemos muy pocos jugadores para integrar al primer equipo. Un déficit que nos afecta y que no debería existir. Tenemos 400 o 500 niños jugando en divisiones inferiores, y por lo menos deberían llegar cinco por año al primer equipo. Eso no acontece porque hay un déficit en el aspecto formativo.

No hay muchos convocados del Audax a las selecciones tampoco...

Ahí discrepo. Hemos tenido mala suerte porque los técnicos siempre se juegan por los equipos grandes y miran muy poco a los de colonia o de regiones. De repente hay mucho material que se desperdicia.

¿Le pedirán algo más a Del Solar?

Obviamente resultados. De repente los técnicos nos piden jugadores imposibles de contratar para conseguir resultados, pero aún así hemos hecho un esfuerzo. Queremos estar de la mitad para arriba de la tabla. Y si salimos campeones, pues celebraremos como corresponde.

Por Aldo Schiappacasse

La sangre italiana

-¿Qué pasó con Zunino?

Ya llegó a un acuerdo con el club. Lo que pasa es que fueron conversaciones típicas de una negociación, donde él pretendía mejorar sus ingresos, muy altos para nosotros. Finalmente accedió a ganar lo mismo que el año pasado y se queda con nosotros, que es lo más lógico porque es de familia audina. Además en el futuro lo veo como gerente técnico del club. No puede negar su sangre.

El quiere ser presidente...

Ojalá, pues. Fantástico.

¿Por qué no quisieron prestar a Marco Olea al Deportivo Cali?

Porque no soy partidario de prestar jugadores. Si quieren irse, que los compren, pero prestarlo no tiene fin, ni aunque pudiera jugar Copa Libertadores. Lo necesitamos, es un gran jugador y este año se va a mostrar cabalmente, porque recién el técnico sabe lo que realmente juega. El año pasado lo tapó mucho Richard Zambrano.

¿Este equipo será mejor que el del año pasado?

Creo que sí. Está Salvador Cabañas como 10, que es un gran jugador, muy joven y cuyo pase compramos en una inversión muy interesante, porque tiene apenas 21 años. Además llegó Hugo Balladares, César Díaz (que viene de Cobreloa) y Julio César Toresani, que si bien es cierto tiene 32 años, ha jugado en los mejores equipos de Argentina y debe ser un gran aporte. Nos falta solamente un central. Yo creo que haremos un buen equipo.

¿Y de los que son proyecto, cuáles cree que se consagrarán este año?

Tenemos varios. A los que están ascendiendo este año no los ubico bien. Pero este año debería consolidarse Claudio Figueroa, y también el Bocha Carrasco. Hay un muchacho extraordinario, Mauricio Cataldo, que tiene un solo gran problema: tiene que decidirse a cambiar su vida privada, porque condiciones le sobran. En Chile hemos tenido muchos casos como éste. ¿Se acuerda del Tanque Araneda, que pudo haber sido el mejor delantero chileno, pero se farreó su profesión por no saber vivir.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Valentín Cantergiani asumió nuevamente la presidencia en Audax: Estoy lejos de ser un patriarca. Si la gente lo ve así es porque he hecho buenas campañas. Si me hubiera ido mal no me pedirían que volviera.
Valentín Cantergiani asumió nuevamente la presidencia en Audax: Estoy lejos de ser un patriarca. Si la gente lo ve así es porque he hecho buenas campañas. Si me hubiera ido mal no me pedirían que volviera.
Foto:Jorge Cadenas


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales