ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 21 de Noviembre de 1999

Alfredo Llorente, Pdte. de Enersis: Ralco Va, Pero el 2003

Sería un gran contrasentido para nosotros que estemos con este proyecto enorme (Ralco), y después se nos dijera que tenemos que venderlo porque tenemos una cuota muy alta de mercado. Es algo que esperamos que no ocurra, especialmente si la barrera se pone después.
Por FELIPE EDWARDS MARIN

Recién llegado de una gira que incluyó Madrid, Londres, Nueva York, Boston, San Francisco y Los Angeles con el objeto de dar a conocer el archi comentado Plan Génesis, el presidente de Enersis, Alfredo Llorente, está confiado en alcanzar las ambiciosas metas que se trazó el holding para el 2003.

Los próximos cuatro años serán de alta exigencia para el holding en materia de reducción de costos y de mejoramiento de todos los indicadores de eficiencia y rentabilidad.

Alcanzar todos sus objetivos, sin embargo, no depende exclusivamente de su gestión, ya que en el intertanto deberá luchar para que los cambios legislativos que se avecinan en el sector eléctrico no perjudiquen, al menos demasiado, la posición de Enersis.

- Las metas que se pusieron con el Plan Génesis son muy ambiciosas en términos de ahorro de costos - US$ 500 millones hasta el 2003- y de rentabilidad. ¿Eso hace suponer que la compañía estaba mal administrada?

- Esta compañía tenía otro concepto de gestión, donde las empresas filiales actuaban de un modo que no se puede definir como autónomo, en el sentido de que no tenían una línea común. Cada empresa tenía un grado importante de autonomía de gestión, con servicios propios. Entonces, nos dimos cuenta de que si actuábamos más como grupo en el sentido de poder compartir algunos servicios corporativos se podían producir ahorros importantes.

- ¿Y dentro de la autonomía que cada empresa tenía, diría que la gestión era acertada?

- La gestión sí, pero siempre se puede mejorar. En cuestión de ratios de gestión en este negocio como puede ser el número de kw/hora por empleado, dentro del grupo había una diversidad de valores, que en muchos casos es mejorable. Eso sí que se deben mantener las características de cada empresa, porque una firma que distribuye electricidad a todo el estado de Ceara en Brasil, no puede tener los mismos vatios que la distribuidora de la Región Metropolitana, en Santiago.

- ¿Dónde están los mayores desafíos para ganar en eficiencia?

- Por ejemplo, en cuestión de pérdidas de energía, hay algunas empresas que ya están en lo que se puede pensar que es el mínimo razonablemente alcanzable, como es el caso de Chilectra. Esta empresa pierde menos del 6% de energía y el intentar mejorar esto es tratar de invertir dinero con poca rentabilidad marginal.

Mientras, una firma como Codensa, en Colombia, presenta dos dígitos de pérdidas de energía, lo que se puede mejorar.

- ¿Cómo pretenden mejorar los indicadores de Enersis teniendo en cuenta el fuerte endeudamineto de filiales como Endesa?

- Bueno, Endesa aporta al cesto de Enersis gran parte del endeudamiento, sin este factor tendríamos a Enersis en condiciones muy distintas.

Pero está pendiente un aumento de capital por US$ 600 millones que se hará después de que Enersis haga uno por US$ 1.000 millones. Con eso van a mejorar los índices de endeudamiento.

La ley eléctrica que en su momento fue pionera, ya tiene 18 años y se le notan...

- ¿Qué le parecen los cambios normativos que se quieren introducir en Chile en el sector eléctrico?

- Bueno, la ley eléctrica que en su momento fue pionera, ya tiene 18 años y se le notan en algunas cosas...

- ¿Cómo cuáles?

- En otros países, que partieron del modelo chileno, se ha avanzado más que acá. Por ejemplo, se ha establecido un mercado mayorista y el precio al que se adquiere la electricidad producida por los generadores puede ser perfectamente un precio no regulado, fijado por el mercado.

La ley eléctrica, por ser una materia compleja, técnica, con una serie de derivaciones, debe analizarse con la suficiente calma y meditación, y estas circunstancias no se dieron en las dos iniciativas que surgieron hace algunos meses, donde parece que lo que predominaba era una prisa por aprobar algo rápidamente, lo que tenía que ver más con intenciones políticas que con otra cosa.

- ¿Se refiere al proyecto que se aprobó en medio de la crisis eléctrica y de la sequía?

- Efectivamente, la sequía empujada políticamente.

- También está el proyecto que hace un par de meses presentaron senadores de todas las coletividades.

- La propuesta de los senadores es una iniciativa más elaborada, pero insisto en que por el tiempo transcurrido es conveniente revisar en su conjunto la ley eléctrica. Parece que el gobierno también ha ido elaborando algo al respecto.

- ¿Cree que el proyecto está dirigido en contra de Enersis?

- No sé si estaba dirigido en contra de Enersis. Creo que hay que aprovechar la ocasión para hacer una revisión tranquila y completa de la ley, y mirar lo que en estos momentos puede ser lo más conveniente para el abastecimiento del país.

- La iniciativa de los senadores no sólo contempla el fin de la integración vertical, sino que se prohíbe a un mismo actor estar en generación y distribución. ¿Qué le parece?

- Eso es novedoso, porque en otras regulaciones eléctricas de diversos países lo que existe es que los negocios estén separados, ya sea contable o jurídicamente, pero quien es el titular de unas acciones u otras me parece que no es relevante para mantener la libertad de mercado y la libre competencia. Sobre todo cuando estamos hablando de una industria regulada, en la que el regulador tiene en su mano la facultad de restringir o de dar toda la libertad.

- ¿Y qué le parece que se fije un límite de participación de mercado en generación?

- Bueno, limitar la concentración horizontal... puede ser, en cuanto a asegurar que pueda haber un suficiente número de actores en el mercado.

- Lo que está claro es que se busca eliminar la integración vertical, por lo que se va a tener que vender o abrir la propiedad de Transelec. ¿Cuál es la fórmula que más les agrada?

- Conocemos la fórmula española y la inglesa, que es parecida. En esos países se ha creado una empresa de transmisión eléctrica con todos los activos de transmisión y a veces de subtransmisión. Todas las empresas del país que tenían activos de este tipo los han puesto en esa firma y ésta tiene limitada o definida claramente su función.

- Pero en el caso de Chile, ¿cómo se puede implementar en la práctica?

- Fácilmente, porque se aportarían esos activos y se valorarían de la mejor forma posible. En el caso español, lo que se ha hecho es que esa empresa constituida tiene dos limitaciones de control: una es que ninguna empresa eléctrica puede tener más del 10% de las acciones de la empresa de transmisión y en su conjunto no pueden tener la mayoría de las acciones. El resto, está abierto a la bolsa y de esa manera se garantiza que el transporte sea una actividad neutral.

- Los problemas por prácticas contrarias a la competencia no los tienen sólo en Chile. Entiendo que en Perú, donde la investigación está más avanzada, obtendrían un fallo favorable...

- Bueno, eso no lo sabemos hasta que no conozcamos la opinión del Indecopi, pero esperamos una resolución para el 9 de diciembre. Creemos, y así lo dicen nuestros abogados, que el caso nos puede ser favorable.

- En Argentina, la investigación ha sido más lenta.

- El ENRE fue el organismo que inició la investigación para ver si a raíz de nuestro ingreso indirecto habíamos incumplido la reglamentación vigente.

Lo que nos comunicaron es que como se ha constituido en Argentina un tribunal antimonopolios y una comisión antimonopolios, ellos dejaron de tener competencia en este asunto, por lo que trasladaron los antecedentes a estas entidades.

El precio de nudo debe retribuir al parque de generación existente

- ¿Cree que existe para ustedes un mal ambiente para invertir, tomando en cuenta el nivel de las tarifas eléctricas y la suspensión de la venta de Aguas Cordillera?

- Era obvio que teníamos que desprendernos de Aguas Cordillera, toda vez que existe la limitación de concurrencia entre distribución de agua y de electricidad en una misma zona.

En cuanto a nuestra disposición de invertir en Chile, la estamos demostrando desde el momento en que hemos tomado la decisión de continuar con la inversión de Ralco, a pesar de que el precio de nudo que se ha fijado no incentiva a hacer nuevas inversiones. Creo que esto es algo que el regulador o el ministerio correspondiente debe plantearse seriamente porque un país que tendrá nuevamente una fase de crecimiento, va a necesitar más potencia instalada y creo que es difícil que con los precios de nudo que se han aplicado se atraiga la ejecución de nuevas inversiones.

- ¿Cuánto debiera subir el precio de nudo?

- Es difícil de cuantificar, pero debe ser un precio que retribuya no a la última inversión, la más eficiente, o la más moderna, sino que retribuya al parque de generación existente.

- ¿En estos momentos, la rentabilidad de los proyectos es de un dígito?

- La rentabilidad no es la de- seable, sobre todo que hay que tener presente que en algunos, casos como Ralco, se trata de un proyecto de larga maduración. Entonces, lo que el inversor necesita imperiosamente es la seguridad que durante ese largo período las reglas del juego van a actuar de manera consistente.

- ¿Están pidiendo algo especial para viabilizar Ralco?

- No. Pero sería un gran contrasentido para nosotros que estemos con este proyecto enorme, y después se nos dijera que tenemos que venderlo porque tenemos una cuota muy alta de mercado. Es algo que esperamos que no ocurra, especialmente si la barrera se pone después.

- Y qué pasa en definitiva con esta central. A estas alturas, ¿pueden cumplirse los plazos?

- No. Esta semana visité las obras en el Alto Biobío, y la estimación que traigo de allá es que podría entrar en operaciones en el primer semestre del 2003. Ha habido un retraso, particularmente por las desviaciones del cauce del río, que tienen un período especial para ejecutarse.

La interconexión entre los distintos países es inevitable.

- ¿Cómo ven el acuerdo marco entre Chile y Argentina para interconectar ambos sistemas eléctricos? Se supone que con ello los precios seguirán bajos.

- Mirando al largo plazo, la interconexión entre los distintos países de la región es inevitable. La electricidad ha dejado de ser un bien estratégico, donde predominaban criterios de seguridad nacional o de autoabastecimiento. Ahora es un bien esencial económico, pero sujeto a importación y exportación.

- Pero...

- Lo que pasa es que se tiene que definir un marco regulatorio y quizás ya hay un primer paso en esa dirección, pero hay que ver quién construye la interconexión, quién la explota, en qué condiciones y de cuánto será el peaje. Todas esas cosas deben definirse para funcionar. Son inversiones altas y si se deja al mercado actuar solo, únicamente habrá flujo de un sentido a otro cuando el diferencial sea suficientemente grande en los precios de energía de un país frente a los otros. No va a haber una interconexión permanente.

- ¿En qué va el proyecto de interconexión de ustedes?

- Bueno estamos analizando la situación, no tenemos un proyecto muy concreto, sino que estamos estudiando las condiciones para ver si este tipo de iniciativa resulta un buen negocio.

- ¿Piensan prepararse y crear una empresa comercializadora?

- Tenemos ya una empresa de este tipo en Colombia, y tenemos una empresa más bien de trading en Argentina para operar el proyecto de interconexión con Brasil. Aquí, de momento, no se dan las exigencias para crearla.

UN POCO DE POLÍTICA

- Ante el próximo cambio de gobierno que se aproxima, ¿le parece relevante el resultado de la elección?

- Siempre el resultado de una elección presidencial es importante para cada país, y en ese sentido es importante para Chile.

- Pero ¿cree que el triunfo de uno u otro candidato puede ser mejor o peor para el sector empresarial?

- Por lo que escucho, en ambas candidaturas se privilegia la inversión extranjera, por lo que, en esa calidad, estamos absolutamente tranquilos. Y como extranjeros que hemos invertido aquí, no opinamos.

- Pero usted tiene su preferencia...

- Yo no opino de esas cosas ni en España.

- Y en este campo, ¿le gustaría una pronta solución al caso Pinochet?

- Bueno, pese a que a nosotros no nos ha afectado mayormente, al parecer a veces ha habido una relación causa-efecto entre algunas actuaciones y el problema Pinochet...

- ¿Como en el caso del proyecto de ley de los senadores?

- Sí.

- O sea, prefieren que el tema termine.

- Bueno, respecto del caso Pinochet nosotros hemos dicho que es una asunto que cuanto antes se resuelva, mejor. Y esperamos que culmine favorablemente porque es bueno para el país.

- El presidente de Endesa España hizo algunas gestiones por este tema. A ustedes, en Chile, ¿qué les ha pedido el Gobierno?

- Algunas veces se nos ha dicho que podríamos transmitir en España, en los círculos en que nos movemos, cuán grave era esta situación en Chile y lo preocupante que era. Y en eso, en la medida en la que cada cual ha podido colaborar, se ha hecho.

- ¿Ha habido algún sector vinculado a inversiones españolas que se haya visto particularmente perjudicado por esta situación?

- De los que conozco, yo diría que no mayormente.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales