EDITORIAL

Jueves 9 de Diciembre de 1999

Cierre de Canal 2

El Canal 2 ha debido cerrar por insalvables dificultades financieras, originadas hace bastante tiempo y que por diversas circunstancias internas no pudieron evitarse. Ello constituye una lamentable noticia para el periodismo televisivo chileno, pues se trata de la primera estación de televisión abierta que pone fin a sus operaciones en forma tan abrupta desde que entró en vigencia el nuevo marco regulatorio de ella. La administración justificó este paso en los malos resultados comerciales y financieros exhibidos por la estación al 30 de septiembre, los que a esa fecha arrojaban un déficit de 721 millones de pesos.

El Canal 2 (antes "Rock & Pop"), que inició oficialmente sus transmisiones el 16 de agosto de 1995, surgió como una alternativa de televisión abierta segmentada para un público de gente joven, en un concepto similar al de la radioemisora del mismo nombre. Al parecer de muchos expertos, es justamente en su origen donde pueden explicarse los resultados del canal. Si a lo anterior se agrega el hecho de que la dirección ejecutiva del canal mantuvo una posición errática durante estos cuatro años respecto al perfil del mismo, los malos resultados exhibidos no sorprenden.

Pero la viabilidad del canal no dependía únicamente de los criterios periodísticos, sino que estaba vinculada además, y en forma muy importante, a la aplicación de estrictos criterios administrativos y comerciales. Al parecer, factores de esta naturaleza influyeron en las dificultades experimentadas por la estación de televisión. Por otro lado, la búsqueda de un socio estratégico en la última etapa de sus operaciones tampoco logró éxito, motivado principalmente por las objeciones del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), organismo que no veía con buenos ojos que dos estaciones televisivas fueran administradas por un mismo inversionista extranjero, el Grupo Cisneros de Venezuela, que ya manejaba Chilevisión. Así, las posibilidades de encontrar un grupo de inversionistas que rescataran este proyecto televisivo se fueron diluyendo.

Como consecuencia del cierre de sus operaciones, los accionistas controladores del canal de televisión han anunciado que en un futuro cercano se llamará a una licitación privada para la venta del 100 por ciento de las acciones de la sociedad dueña de la concesión. Otra posibilidad es la venta, transferencia o arriendo de la frecuencia, la que tiene una vigencia de 20 años a contar de 1990. Cualquiera sea la fórmula que se adopte, se requerirá la autorización previa del CNTV. Pero hay un interrogante adicional: ¿tiene una ciudad como Santiago capacidad para que operen seis canales de televisión abierta? Al parecer, el mercado dio respuesta a esa pregunta en forma anticipada.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales