martes 12 de octubre de 2010  
 
Belleza sensorial
 
La cosmética energizante se ha convertido en una alternativa efectiva y saludable para mejorar no sólo la calidad de la piel sino, al mismo tiempo, revitalizar el cuerpo y levantar el estado de ánimo junto con despertar los sentidos.  

Por Alison Delplace.  

Una de las principales tendencias del mundo de la belleza que arrasa y camina con los avances científicos es la cosmetología energizante. Esta corriente enfatiza la importancia de las esencias aromáticas y la riqueza natural, además de tener herramientas para desintoxicar el organismo. Es una cosmética para levantar el ánimo y despertar los sentidos, que contrarresta la contaminación ambiental, la radiación solar y el estrés, que dañan la piel y son los responsables de los signos de envejecimiento.

La cosmetología energizante posee distintas aristas como la aromaterapia, la terapia Flores de Bach y la reflexología. Sin embargo, la mayoría de los "aromas" en el mercado no son aceites esenciales con propiedades terapéuticas, sino que fragancias sin los beneficios. Para la experta en Flores de Bach Silvana Barrios, la terapia floral embellece a la persona, porque en la medida que esté contenta consigo misma, lo reflejará en su cuerpo y en su piel.

El dermatólogo Robinson Guerrero explica que hoy se toma en cuenta la importancia del uso de extractos, derivados de plantas y productos naturales como el té verde y la taurina por sus aminoácidos. Al igual que la soya y los extractos de salvia, menta y eucaliptos que son energizantes y beneficiosos en el tratamiento de la calvicie.

La esteticista Patricia Bernal dice que la cosmetología energizante recurre a productos que despiertan sensaciones placenteras. Explica que los sérums y cremas antienvejecimiento que contienen principios activos como la vitamina C, estimulan el metabolismo y tienen un efecto antioxidante. Otro estimulante usado es el chocolate, que tiene una textura muy agradable y cuyos principales ingredientes (el cacao y la cafeína) estimulan el metabolismo y la eliminación de las grasas.

Anne Kirschfink, terapeuta floral y aromaterapeuta con casi dos décadas de experiencia, comenta que los componentes naturales son más afines con nuestro cuerpo (tienen menos efectos secundarios) y actúan en forma profunda. "Un aceite esencial como el de la rosa tiene más de 300 componentes químicos naturales que actúan conjuntamente y abarcan muchas áreas del organismo en una acción balanceada. Tienen influencias físicas (antiarrugas), emocionales (incentiva el amor universal), mental (relaja) y espirituales (amor como símbolo de la energía divina)".

Los expertos recomiendan dosificacarlos  en pocas gotas, por la alta concentración de los aceites esenciales -se necesitan 12 toneladas de pétalos de rosa para un litro de aceite esencial- y adviertan que los resultados de un tratamiento se perciben después de dos o tres aplicaciones.

Comentan, además, que el aceite esencial de zanahoria ayuda a desintoxicar el hígado, el riñón, regenera la piel; el aceite esencial de rosa damascena es un excelente antiaging; mientras que el aceite esencial de siempreviva combate las estrías. Pero antes de usarlos hay que informarse, porque ciertos aceites esenciales pueden provocar efectos no deseados. Hay que evitar su uso durante el embarazo y siempre diluirlos en aceite vegetal. Si se aplican en la piel sin un vehículo -como una crema neutra o aceite vegetal- pueden provocar irritaciones en la piel.

 En la casa

Para hacer su propia agua de rosas o lavanda: Junte 1/2 litro de agua destilada; 10 gotas de rosa (o geranio y lavanda) para limpiar la cara con un algodón en la noche. Esto relajará, limpiará y actuará como un poderoso antiarrugas y citofiláctico. Siempre mezclar y agitar bien antes de cada aplicación.

Por Alison Delplace..

   
Términos y Condiciones de la Información
© El Mercurio S.A.P.