Muere Mirella Latorre, gran voz del radioteatro y estrella de los primeros días de la TV

A los 91 años y a causa de un infarto falleció ayer la conductora de "Buenas tardes Mirella". Será sepultada el martes 15 en el Parque del Recuerdo. La intención es que descanse junto a su marido, Augusto Olivares, muerto el 11 de septiembre de 1973 en La Moneda.  

SOLEDAD GUTIÉRREZ 

Estrella de los radioteatros. Figura de la primera teleserie chilena, "Los días jóvenes". Conductora de uno de los magazines más recordados de la TV local, "Buenas tardes Mirella". Hija del Premio Nacional de Literatura 1944, Mariano Latorre. Esposa del periodista Juan Emilio Pacull, con quien tuvo dos hijos. Casada en segundas nupcias con uno de los principales colaboradores de Salvador Allende, Augusto Olivares, quien se suicidó el 11 de septiembre de 1973 en La Moneda.

La biografía de Mirella Latorre es apasionante, y ayer a las 10:00 horas comenzó a ser leyenda: falleció debido a un infarto cardíaco en el Hospital del Salvador, donde había sido internada seis horas antes. Tenía 91 años y hace seis que sufría de demencia senil, pese a que su estado de salud en general era bueno. "No reconocía a la gente, pero estaba siempre muy alegre", relata Patricia Espejo, amiga cercana y directora ejecutiva de la Fundación Salvador Allende.

Latorre será despedida el martes 15 en el Cementerio Parque del Recuerdo: la espera se debe a que su hijo, Emilio, viajará desde Francia, y a que su nieta, Antonia, hará lo propio desde Canadá. Actualmente, Patricia Espejo hace gestiones para poder sepultarla en ese cementerio junto a su segundo esposo, Augusto Olivares.

Latorre estaba retirada de los medios desde 1987, cuando dejó de trabajar en la TV de Cuba, donde pasó gran parte del exilio. Pese a su lejanía, su fallecimiento impactó a quienes recuerdan su aporte a la época de gloria de la radiofonía y a la influencia que tuvo en los primeros días de la televisión. "Era la Primera Dama de los radioteatros. Después tuvo un paso muy notable a la TV. Conducía con mucho señorío, como siempre fue ella", rememora Javier Miranda.

En los años 40, Mirella Latorre alcanzó la fama al lado del otro gran nombre del radioteatro, Emilio Gaete, fallecido en agosto de 2009. Con sus voces recreaban historias de amores imposibles, que remataban con sonoros besos. Años después, ella reveló a Enrique Lafourcade que en realidad el efecto era del actor besando su propia mano, para darle mejor sonido. En radio, Latorre también hizo grandes papeles, como Leonora en una versión de "Adiós al Séptimo de Línea".

Bélgica Castro recuerda los cambios que marcó: "Mirella fue locutora en la misma época que yo. En esos tiempos, las mujeres sólo leíamos los avisos comerciales, pero ella fue capaz de transformarse en conductora de las noticias. Después yo me dediqué al Teatro Experimental y ella siguió con una carrera en la radio. Era la jovencita de la historia y tenía gran arrastre. Muchas veces, esos radioteatros terminaban con funciones repletas en salas".

Como figura de la radio, era lógico que pasara a la TV: el primer llamado fue de Canal 13, donde estuvo en la teleserie pionera, "Los días jóvenes", y en el programa "Pasado meridiano". En época de revolución feminista, Mirella Latorre puso su aporte como una mujer encantadora y dueña de su propio espacio en los medios. "Tuvo mucha relevancia, además que dio lugar a mujeres talentosas, como Isabel Allende y Raquel Correa", recuerda Eduardo Ravani, uno de los directores que trabajaron con ella. "Era una adelantada a su tiempo. Poseedora de un gran sentido de independencia, asustaba a muchos hombres, mas no a los que tuvimos la suerte de conocerla, admirarla y llorarla en estos momentos", comenta Leonardo Perucci, con quien compartió elenco.

Luego, la política llegó a su vida. Primero, quedó en una posición incómoda en el canal católico por el enfrentamiento público entre su marido, cabeza de Televisión Nacional, y el director ejecutivo de UC-TV, el sacerdote Raúl Hasbún. La conductora llegó a TVN y se crearon programas a su medida, como los exitosos "Almorzando con Mirella" y "Buenas tardes Mirella".

Gina Zuanic la reemplazó en Canal 13, pero dice que era "inalcanzable": "Yo no habría podido ser jamás ni la décima parte de Mirella Latorre. Creo que ha sido la mujer más encantadora, más entretenida. Tocaba la guitarra maravilloso, cantaba en francés...".

El 11 de septiembre de 1973 cambió la vida de la conductora. No supo que su esposo había muerto en La Moneda hasta un día después de los hechos. Se fue a Francia, primero, y luego a Cuba, donde destacó en radio y televisión. También grabó programas radiales sobre Chile con Leonardo Perucci y Mario Gómez López. En 1991 comenzó a volver al país. No volvió a figurar en público, aunque su nombre permaneció, convertido en referente de la radio y la TV.

En TV

En el sitio web de Canal 13 se puede ver el episodio dedicado a las mujeres en "TV o no TV", donde Latorre tiene una destacada participación. En TVN.cl también está su recuerdo en el programa "Tu historia es mi historia".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>Mirella Latorre</b> junto a sus amigos Hortensia Bussi y Salvador Allende.<br/><br/><br/>
Mirella Latorre junto a sus amigos Hortensia Bussi y Salvador Allende.



Foto:ARCHIVO FUNDACIÓN SALVADOR ALLENDE

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    Los colores de Casablanca.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales