Los Fabulosos Cadillacs pagaron su deuda

Anoche, en el Movistar Arena, la banda argentina hizo el concierto suspendido por el terremoto de febrero pasado y entra ahora a un indefinido receso.  

MARCELO CONTRERAS 

Un "Arenita" le dicen al Movistar Arena cuando corren el escenario hacia la cancha y la capacidad del recinto se reduce un tercio. Anoche la maniobra se quedó corta. Los Fabulosos Cadillacs llevaron al menos a 8 mil personas para saldar la tocata del 28 de febrero en el teatro Caupolicán, en vilo por el terremoto. Pero no sólo era cumplir con la fecha, sino que también fue el último show del "Satánico pop tour" tras la reagrupación en 2008, aderezada con un par de discos desabridos para esquivar los dardos que acusan a las reuniones de mero asunto de dinero. Aunque no hay confirmaciones, lo de anoche bien puede ser el epílogo del combo argentino, sin certezas sobre su futuro.

Si fue la despedida, Los Cadillacs concentraron su historia con algunas de sus mejores canciones interpretadas a tope. Abrieron con "Contrabando de amor" para continuar con "El león" y "Mi novia se cayó a un pozo ciego", el primer éxito que se anotaron en Chile hace más de 20 años, cuando encarnaban la réplica latina de los reyes del ska, Madness. En escena, mientras Vicentico se mantuvo apegado a su personaje del crooner latino con mirada entre somnolienta y displicente, Flavio corrió por todo el escenario y se lució como el gran bajista que es. Hizo un solo que mereció más volumen al cierre de "Vos sabés" imitando la pose de Pete Townshend, de The Who, cantando incluso un par de líneas de "Pinball wizard", un clásico de la banda británica. Más tarde, Flavio insistiría en su pasión por el rock inglés al tributar a The Clash versionando "Guns of Brixton".

Tampoco faltaron "Calaveras y diablitos", "Mal bicho" y "Matador", lejos las más coreadas, en un set de 23 temas. El público, donde había unos cuantos niños en los hombros de sus padres, vibró como suele reaccionar frente al conjunto argentino, convertido en la banda sonora de varias generaciones, sobre todo de estudiantes universitarios, donde históricamente Los Cadillacs arrasan. De ser lo de anoche el adiós, la despedida fue una fiesta.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:HAROLD CASTILLO


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    El edén de la ballena gris.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales