Ex jerarca de Colonia Dignidad cumplía condena en el Hospital Penitenciario desde marzo de 2005:
Paul Schaefer muere a los 89 años de un paro cardíaco tras larga noche de agonía en la cárcel

Los restos del fundador de Villa Baviera -quien fue condenado por abusos sexuales a menores, entre otros delitos- eran velados anoche en la Funeraria del Hogar de Cristo, adonde llegó su hija adoptiva Rebeca.  

J. Pinochet, F. Aliaga y M. Osorio 

Las alarmas se prendieron cerca de las 16:00 horas del viernes en el hospital de la ex Penitenciaría. El interno y ex jerarca de Colonia Dignidad Paul Schaefer sufría una nueva descompensación.

Un equipo médico se instaló rápidamente en la habitación para realizar un informe. Tras unas horas, el resultado advertía que su condición era irreversible y que en cualquier momento fallecería.

El alerta movilizó a la plana mayor del Hospital Penitenciario, donde Schaefer cumplía condenas por violación y abuso de menores, tráficos de armas y torturas desde marzo de 2005, cuando fue capturado en Argentina.

Cerca de las 21 horas del viernes, el imputado perdió la conciencia, comenzando una larga agonía que terminó a las 7:20 de ayer.

Paul Schaefer falleció a los 89 años debido a una insuficiencia cardiaca global, cuya patología base era una estenosis aórtica severa de tipo terminal, según informó el médico Ángel Inca Tapia.

La hija adoptiva del imputado, Rebeca Schaefer, siempre estuvo al tanto de la situación de su padre, pero sólo llegó al hospital carcelario pasadas las 9:30 horas. La mujer fue acompañada por el abogado de su padre, José Luis Sotomayor, quien no prestó declaraciones.

En el centro de salud fueron recibidos por una asistente social de Gendarmería, cuya labor fue optimizar los trámites para retirar el cuerpo. Mientras realizaban esas actividades, el ministro en visita Jorge Zepeda ingresaba a la cárcel para constatar el deceso de Schaefer.

"Por ahora no tengo otro antecedente más que el que proporciona Gendarmería. Me van a hacer llegar las comunicaciones oficiales para resolver en todas las causas", comentó el magistrado, quien se alista a dictar el sobreseimiento de las causas en contra del jerarca alemán.

Votación en Villa Baviera

Los restos del jerarca alemán fueron retirados a las 19:00 horas de la ex Penitenciaría, debido a que su hija sólo consiguió durante la tarde el dinero -donado por un grupo musical evangélico- para velarlo en la Funeraria del Hogar de Cristo.

Esto, luego que los miembros de Colonia Dignidad rechazaran que su ex líder fuera enterrado en Parral. "Villa Baviera es más que un nombre y un apellido y no morirá junto a Paul Schaefer", afirmó Martín Mathussen (41), portavoz de la comunidad alemana, para confirmar que su cuerpo no será sepultado en los terrenos de ese predio germano, situado en la Región del Maule.

La decisión se adoptó tras una asamblea al mediodía de ayer con más de 100 miembros de las antiguas y nuevas generaciones de habitantes en uno de los salones de la Freihaus (casa de huéspedes que alberga la antigua pieza de Schaefer).

Allí, los principales argumentos expuestos por los lugareños apuntaron a proteger su creciente actividad turística, abandonar la estigmatización pública y olvidar un pasado doloroso. "La solución sería enterrarlo en Alemania, donde nació. Sería un alivio para todos. Fueron muchos años que no estuvo acá, y no nos dijo nada, ni pidió perdón", dijo Magdalena Baar, integrante de la nueva generación de colonos.

____________

''La muerte de Schaefer impide continuar la persecución penal. Sin embargo, todos sabemos que hay otra justicia que nunca termina, que es la justicia divina".
SEBASTIÁN PIÑERA
PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA

''Villa Baviera es más que un nombre y un apellido, y no morirá junto a Paul Schaefer".
MARTÍN MATHUSSEN
VOCERO DE COLONIA DIGNIDAD

''Creemos que la muerte de Paul Schaefer debe darle un impulso final para que exista justicia y reparación".
HERNÁN FERNÁNDEZ
ABOGADO DE LAS VÍCTIMAS

''Me da lo mismo, sentimentalmente hablando. En lo judicial, lo encuentro lamentable, porque es un tipo que es tomado preso en 2005 y estuvo apenas cinco años en la cárcel".
SALO LUNA
VÍCTIMA DE ABUSOS

 Hitos del caso

Paul Schaefer nació en Sieburg,

Alemania, el 4 de diciembre de 1921. De joven se unió a las Juventudes Hitlerianas, y durante la II Guerra Mundial sirvió como enfermero del ejército alemán en Francia.

1959: Schaefer crea en Sieburg la Misión Social Privada, institución

de ayuda a niños en riesgo social.

Al ser acusado de abuso sexual

a dos niños, huye del país junto a

sus colaboradores.

1961: Llega a Chile y funda la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, cerca de Parral.

1966: Ernest Wolfang Müller, un

joven que llegó a Chile junto a Schaefer, logra huir después de un tercer intento, y solicita refugio en un asilo

de ancianos. Acusa a Schaefer de ser autor de prácticas pedófilas.

1991: El ministro de Justicia Francisco Cumplido cancela la personalidad jurídica de la Sociedad, por instrucciones del Presidente Patricio Aylwin.

Se inician 25 procesos por delitos tributarios.

30 de noviembre de 1996: Schaefer es declarado prófugo de la justicia. Tiene una orden de detención

por abusos deshonestos contra

dos menores.

20 de mayo de 1997: Se inicia un amplio operativo policial al interior

de Villa Baviera, en busca de Paul Schaefer.

27 de julio de 1997: Los jóvenes

Salo Luna (chileno) y Tobías Müller (alemán) se fugan de la ex Colonia Dignidad y se refugian en la casa del embajador alemán en Santiago.

20 de octubre de 1997: Schaefer es declarado en rebeldía. Un mes después son allanadas tres propiedades de la ex Colonia en Parral, Santiago y Bulnes.

10 de marzo de 2005: Schaefer

es detenido en Argentina tras una investigación del programa Contacto de Canal 13. Dos días después es expulsadoa Chile.

24 de mayo de 2006: El ministro en visita Hernán González condena a Schaefer a 20 años de presidio como autor de 20 abusos deshonestos y cinco violaciones sodomíticas.

Los días de ocaso en prisión del otrora líder de Colonia Dignidad

Cada domingo, Rebeca del Carmen Schaefer, hija adoptiva del ex jerarca de la ex Colonia Dignidad, ingresaba al Hospital Penitenciario con revistas y diarios. Así, Paul Schaefer, tendido en su cama, intentaba informarse ayudado por una lupa. Eso, cuando su condición de lucidez se lo permitía. A veces, amanecía decaído y le costaba hablar. En esos días se comunicaba con los gendarmes que lo custodiaban, escribiendo en una pizarra. La soledad era la mejor aliada del otrora influyente líder del enclave alemán, pues sólo recibía las visitas semanales de su hija, de su abogado José Luis Sotomayor y muy a lo lejos de su ex colaborador Peter Schmidt.

También lo visitaba periódicamente el ministro Jorge Zepeda, quien intentó interrogarlo en todas las causas en su contra. Casi siempre se negaba a contestar. A veces, decía que iba a declarar, hilaba un par de ideas, pero terminaba diciendo que no oía lo que le preguntaban. Sólo una vez negó los hechos, en el caso del secuestro de Juan Maino. Otras veces, sólo hablaba en alemán, escondiendo su perfecto español.

Según trascendió, en una de las últimas visitas de Zepeda, Schaefer le preguntó cuántas causas le quedaban. Así pasaba sus días desde marzo de 2005 cuando fue detenido en Argentina y expulsado a Chile: en una pequeña pieza del segundo piso del edificio ubicado entre la ex Penitenciaría y la Cárcel de Alta Seguridad (CAS). En ese espacio tenía un televisor, que nunca utilizaba, y sobre su velador una Biblia que le regaló su hija.

Su deteriorada salud -producto de una hipertensión arterial y cardiopatía coronaria severa e insuficiencia cardíaca global- lo llevaba a tener crisis constantes que mantenían en vilo su futuro desde el año pasado. Así lo establecieron las últimas pericias del Servicio Médico Legal, solicitadas por el ministro Zepeda en agosto de 2009, las que sin embargo establecieron que Schaefer estaba mentalmente capacitado para enfrentar los procesos judiciales en su contra.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>En un círculo</b> <b>aparece</b> Paul Schaefer Schneider cuando integraba el ejército nazi.
En un círculo aparece Paul Schaefer Schneider cuando integraba el ejército nazi.
Foto:El Mercurio

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   El Tiempo
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Puzzle
   Imagen portada
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
Versión Digital

Ver versión animada
  • Revistas
    El Mercurio
  • Domingo
    El boom gastronómico en Londres.
    Alternativas  Académicas Ediciones Especiales